Make your own free website on Tripod.com

"CAVILACION EN CLAVE DE TROCHA ANGOSTA BONAERENSE"

Por Alfredo Armando Aguirre

Nota previa: Esta comunicación fue elaborada para el emprendimiento cyberespacial " Proyectos literarios de inventiva e inventivasocial- en sus temas de convocatoria "Inventren II" y publicada conquista el titulo de : "Otras vías posibles"

Dijo alguno que en el cerebro tenemos un "holon" donde se van acomodando mientras andamos por el mundo de los vivos, los conocimientos que vamos recogiendo a lo largo del camino,y los nuevos conocimientos modifican los anteriores .Y allí quedan. Como para desmentir que no corre más aquello de "Me entra por un oido y me sale por el otro". En mi holon tengo almacenadas aquello que aprendí de Alfred Adler: " No hay diferencia entre sueño y vigilia". La personalidad es una sola tanto para receptar como para transmitir. Tambien tengo almacenado aquello, que leí en Alberto Rouges: "En nuestro acontecer espiritual: El pasado y el futuro, nacen y crecen junto. Coexisten y se compenetran recíprocamente". Esto viene a cuento para la cavilación que comparto con quienes tengan la deferencia de poner sus ojos sobre este mensaje.

Nacido en la Ensenada de Barragán hacia fines de los cuarenta, mi infancia de poblaba de trenes, de barcos y tranvías. Para empezar, los años primeros donde de forjan las personalidades, los pasé junto a la vía del tranvía 4, que corría a la vera del Canal Oeste. Andando el tiempo me enteré que esa era la primera línea de tranvías eléctricos que se había instalado en Sudamérica. La casa donde vivía estaba equidistante dos cuadras de las estaciones ferroviarias de dos líneas diferentes :Ensenada y Dock Central. Cuando me llevaban mis viejos o mi abuela en tren a Buenos Aires, al pasar por el recién inaugurado viaducto Sarandí, preguntaba por un edificio que se destacaba abajo y me decían: "Es la estación del Provincial". Otra vez iba a visitar a un tío que vivía en Melchor Romero (no se cómo lo hacia fuera del loquero..) y mi mamá me decia: "Esa es la vía del autorriel...". Yo preguntaba curioso y me decian que era un colectivo que andaba por la vía. Muchos años despues sacié mi curiosidad al respecto, al ver las fotos del famoso "autorriel" ( que Corría entre Melchor Romero y el centro de La Plata). Otra vez, jugando con mis primos cerca del Aeropuerto de La Plata, de pronto veiamos un tren de carga con su locomotora humeante que corría por una especie de zanja. Con el andar del tiempo me enteraría que ése era del acceso del Compañía General al Puerto de la Plata.

El Compañía General... el Provincial.....Esto me va adentrando a los trenes de trocha angosta. Y en particular a los trenes de trocha angosta de la Provincia de Buenos Aires. Te cuento por si no estás en los menesteres ferroviarios, que la trocha angosta es aquella de tiene un ancho de vía de un metro. Hay una trocha ancha como la del Roca que tiene 1,76 metros . Está la trocha media(que es la habitual en Europa y Estados Unidos) y que tiene 1,43 metrso. También estan las trochas de 0.75 metros como la de la "trochita" de Esquel y la Decauville como la de los trenes tipo zoologico o "República de los niños". Esto de la trocha tiene su miga para la cavilación en que me he sumido. En la Provincia de Buenos Aires los trazados iniciales y principales a partir de 1857 se hicieron en la trocha ancha. Sólo el Lacroze que llegó hasta 4 de Febrero en el Sur de Santa Fe, buscando Villa María, tenía trocha media. La trocha angosta, apareció apenas comenzado el siglo, casi como algo de segunda clase, en un territorio donde los grandes ferrocarriles ya estaban trazados. Con la perspectiva el tiempo, te puedo decir que aparecieron tarde y a poco de andar, hoy se puede percibir que estaban heridos de muerte. Pero los trenes fueron generando vidas y afectos. Tantos que hoy estamos comenzando su reconstruccion virtual que bien puede ser el prolegómeno de la reconstrucción real.

Para dar algún asidero, si hiciera falta a esta evocación/ invocación, te cuento que en la provincia de Buenos Aires hubo/hay cuatro ferrocarriles de trocha angosta. Uno, el que pertenecía al Central Norte, que está un poco alejado de lo nuestro. Este aún funciona y es el actual Belgrano que sale de Retiro y llega a Villa Rosa y de carga sigue para el Norte vía Rosario. Los ferrocarriles que aquí nos convocan son: a) El Compañía General: que salía de estación Buenos Aires, al lado de la cancha de Barracas Central, tenía una línea principal que ya en Gonzalez Catán tenía un ramal al Puerto La Plata, pasando por Canning.. Buchanan. De Catán seguía la línea hasta Villars y pocos kilómetros después se abría un ramal a Rosario y otro para el Oeste Hasta Patricios. El ramal a Rosario en Pergamino, recibía un ramal que venía de Vedia. El ramal que seguía al Oeste al llegar a Patricios se bifurcaba, por un lado seguía derecho hasta Victorino de la Plaza en la frontera con La Pampa y por el otro se desviaba a la derecha llegando hasta General Villegas, pasando por Carlos Tejedor. Luego estaba el Ferrocarril Midland, que salía desde Puente Alsina y llegaba hasta Carhué( Me acuerdo que en noviembre de 1972, habia ido a correr una carrera pedestre en Henderson. A la vuelta tomé el coche motor húngaro que tenía horario de llegada a las 2150 en Tapiales. Al llegar a Ordoqui, el coche motor se rompió. Desde allí, luego de un largo rato apareció una locomotora a vapor que nos fue remolcando. Llegamos al otro día a las 11 de la matina....

Y por fin estaba el Provincial. Era un ferrocarril construido por la Provincia de Buenos Aires a partir de 1907. Desde La Plata y con la lógica conexión al Puerto la Plata, el Provincial tenía un ramal hasta Avellaneda ,donde se erigió el edificio tipo colonial que hoy sirve de Museo; luego arrancaba una línea que iba hasta Carlos Beguerie (sitio al que me referiré más adelante) . Allí un ramal agarraba para el sur llegando hasta Azul y Olavarria, y otro para el Oeste pasando por Saladillo y Nueve de Julio, y terminando en la frontera de la Pampa en un punto, que poco se gastaron para bautizarlo como Mira Pampa. Al pasar por Pedro Gamen, le habían abierto un ramal a Pehuajó. En todos esos ramales cada quince kilómeteros promedio se erigió una estación. Y con cada estación se insinuó un pueblo. De mínima un almacén de ramos generales que seguro tenía cancha de bochas y en una de esas también una cancha de pelota. La vida cotidiana y campesina comenzaba a discurrir mas allá de los balances negativos. Tendría cerca de diez años, cuando pude consumar un mini sueño: Viajar en el Provincial. Llegué a usarlo en el ramal Avellaneda hasta poco antes de su clausura en 1976. Me acuerdo de comtemplar en el cartel de horarios, enla estación imponente que aún se conserva en La Plata, las palabras Mira Pampa( sitio que quisiera visitar antes de dejar este mundo) y la emoción de un dia al cruzarme con el tren que venia de allí( Si sos medio veterano recordarás que los trenes llevaban un cartelito diciendo el origen o el destino). Otra vez me crucé con un extraño trencito colorado, que andaba entre Avellaneda e Ingeniero Allen. Seria 1959. Después me enteré que eran unos coches motores suizos(por eso eran rojos) que había comprado ese singular personaje que era el gobernador Fresco, que lo hacia para darle el contramoquillo a otro personaje: el Presidente Justo, que había hecho comprar coches motores Ganz en Hungria. Después ya formalmente me entere que el Provincial había sido pasado a la Nación en 1951. Algún lenguaraz me había contado que era una maniobra de la gente del Ferrocarril del Estado( a partir de 1949, Belgrano) para quedarse con sus máquinas de vapor. En mi archivo tengo una foto de unas máquinas suecas marca Nohab en el momento que eran desembarcadas en el Puerto de la Plata. Colijo que esas eran la maquinas para el Provincial del cuento. El Compañia General fue comprado a los franceses en 1947, antes de la compra de los ferrocarriles ingleses y seguro que allí fue la compra del Midland. Hace muy poco me enteré en un sitio Internet dedicado al Provincial que en 1954, se habíoa constituido una empresa titulada Ferrocarril Nacional de la Pronicia de Buenos Aires, con estos tres ramales a los que me estoy refiriendo.

Tengo que referirme lamentablemente a un momento trágico para los que amamos los ferrocarriles: El genocida Plan Larkin. Este plan que lleva el nombre del general norteamericano que lo dirigió, fue entregado el gobierno argentino en febrero de 1962. Con la perspectiva del tiempo se aprecia que era el coronamiento de la ley 11.658 de Vialidad de 1932. Y la cosa era clara: para que se expandieran los caminos pavimentados y los automotores, el tren debia ser minimizado... Tanto el plan bidecenal de caminos 1934- 1954, como las clasuras de ramas previstas por el Plan Larkin, se cumplieron inexorablemente, y esa conjunción maléfica puede explicar muchas desgracias argentinas. Bueno el caso es que leyendo ese plan Larkin, uno se entera que antes de ese plan, los ferrocarriles de trocha angosta bonaerenses tenían su certificado de defunción extendido. Mas allá de las quijotadas la obra se consumó. Y hablando de quijotadas me acuerdo cuando se me ocurrió proponer como alternativa al "Cinturón Ecológico" que hoy ya vemos que es una bomdba de tiempo ecológica, que se hiciera correr un "Tren basurero" hasta los medanos de Victorino de la Plaza... Conocía ese raaml porque tuve un proyecto de novia alla por Mones Cazón... Una vez me fuí con unos amigos deportistas a visitar lo que quedaba de la trochita en General Vilegas. Me acuerdo que cuando los que ocupaban las casas nos miraron con caras de pocos amigos, mis amigos me dijeron: "Loco: rajemos de acá..". Ya en varias oportunidades he visitado a Carlos Beguerie. Beguerie es un testimonio de lo que fué y luego se apagó. Beguerie queda a mitad de camino de Monte y de Roque Perez. Por suerte el pavimento no llego allí. Si, por suerte (el camino pavimentado es aliado de las inundaciones en La Pampa Húmeda). Se ve que don Carlos Beguerie, como otros casos parecidos de su época, creyó que el pueblo que llevaba su nombre sería un emporio. Sorprende su trazado urbano,su arbolado, su capilla y hasta el mismísimo monumento a Don Carlos. Recorriendo sus calles y comtemplando sus ruinas, uno puede darse idea de que todo fue vida hasta aproximadamente 1960. Y aquí estamos. Intentanto recorrer imaginariamente lo que otros recorrieron realmente. Pero los Larkin y sus seguidores no nos han vencido. Aquí estamos soñando, convencidos que "la realidad es en gran medida lo que la hacemos ser".... ( Buenos Aires 25 de Junio de 2003)