Make your own free website on Tripod.com

A RAÍZ DEL ENCUENTRO NACIONAL DE MURGAS  SUARDI 2008

*** ( Mensaje inicialmente redactado por el Grupo Yahoo “Dale Murga”)

El mensaje de Ramiro de Guardianes, a raíz de este Encuentro Nacional de Murgas en Suardi 2008, me resulta lo suficientemente motivante, para hacer algún comentario. No puedo soslayar que, inciden también, mis propias vivencias en el lugar, la explosión de repercusiones que se percibe a poco que uno recorra los fotologs de murgueras y murgueros, y reflexiones que se van volcando como la del de la subsede Ciudadela de la “Triple Frontera”(o sea de “Cachengue y Sudor). Mas la calidad que al menos yo adjudico al posteo de Ramiro, se me hace determinante. Lo anterior permite inferir que me siento identificado con su mensaje. Tengo muchas reservas con la inteligibilidad del fenómeno murguero, al que prefiero vivenciar desde la emocionalidad. No obstante por vicios de mi “deformación académica”, sé que voy a caer en algo culturoso. Bueno al fin y al cabo, la contradicción forma parte de la condición humana, mal que les pese a muchos...

Por transitar por el circuito educativo formal del país, Ramiro, no podía menos, con su sensibilidad, aguzada por la misión que cumple con los hermanos de la Villa 31, que esbozar una llamativa e interesante clasificación sobre   los componentes de los murgones. Al modo de las rémoras (esos pequeños peces que van prendidos a los parásitos del tiburón), ahora a uno de resulta mas viable comentar esa clasificación o hacer otra. Es mas hasta se la puede tomar como referencia para insinuar algún complemento.

Después de un apagón de casi tres décadas, la murgueridad (como le dice Pupita), y como feliz derivado,  o subproducto de la vigencia democrática de la que disfrutamos, pese a todo, desde diciembre de 1983, vivencia una crecimiento exponencial con tendencias quánticas (perdón por esta “culturosidad”, y otras que se me deslicen, propias de intentar vanamente transmitir emocionalidad a través de la de por si limitante palabra escrita).

Tenemos(aramos dijo el mosquito)entre manos algo que es mas valioso aun de lo que muchos sentimos, si se lo mira desde las difusas fronteras que separan nuestros micromundos murgueros, del resto de la fluencia o flujo vital  argentino contemporánea.

Suardi 2008, pasa a ser un hito o mojón ineludible en este fenómeno de contención de la juventud argentina. Toda una muestra del potencial autogestivo de los murgones, susceptibles de ser considerados telúricas “tribus urbanas”.

Con raíces honda en los sectores pobres y empobrecidos del país, luego de navegar en corrientes profundas, la murgueridad asuma a la superficie y se encarna en cada uno de sus cultores y cultoras. Por su sensibilidad al contexto lo murguístico es dúctil, flexible y maleable. De allí a decir que es coherente con el tiempo que le toca vivir, suena como a perogrullada.

Todo lo que describe con minuciosidad Ramiro, es comprobable y se puede complementar con abordajes colectivos y transdisciplinario (no pongas palabras rebuscadas gil de goma…). No deja de llamarme la atención, la influencia de las Escuelas o Facultades de Arte. En Suardi ya el año pasado se notaba y ahora mas, la influencia de las universidades de Córdoba, Santa Fe y La Plata. Tal vez aquí (Buenos Aires y rlrededores) se perciban influjos de Filosofía y Letras, pero se me hacen mas diluidos. También asoman los intentos de asimilar lo murguistico a los educativo (Debo confesar que ello me causa algún resquemor). No obstante esos resquemores, forma ello parte de lo que Ramiro califica como “CLASEMEDIERO”, aunque el mismo Ramiro me dirá que él lo uso en otro sentido y lo reconozco. Ese término clasemediero, es la primera vez que lo leo, me parece muy fecundo, y muy ligado a Jauretche.

Volviendo a la clasificación de Ramiro, me hace acordar a un libro que leí allá por 1966, que se llamaba “Estrategias para sobrevivir en Buenos Aires”, del aun vivo Alfredo Moffat. Y al comentar este acontecer murguero no puedo soslayar el titulo de una obra de 1953, de uno de los autores que mas cultivo, Rodolfo Gunther Kusch, que titulo es: “LA SEDUCCION DE LA BARBARIE: ANALISIS HERETICO DE UN CONTENIENTE MEZTIZO”. Confieso que “revivo” el fenómeno murguero ayudado por las elaboraciones de Kusch, fallecido en 1979. Es por ello que esa fluencia o flujo vital predominantemente juvenil y crecientemente femenino, que tan atinadamente analiza Ramiro, con su vital dinamismo y su arraigo telurico, “fagocitara” todos los aportes, que se le vayan haciendo, desde las distintas maneras de ver el mundo, que portan las murgueras y los murgueros que participan intensamente de la movida. Cada uno hace su aporte desde los valores que lo sostiene, de los concientes y de los inconcientes. Verbalizándolos, o a través de sus sonidos y sus danzares. Por eso es importante haberle dado al evento de Suardi, la denominación de encuentro. Porque eso es. Un ámbito donde interrelacionarse desde valores aveces afines a veces diferentes. Tan importante han sido las deliberaciones de las Asambleas, como el Tam –Tam que se mantuvo casi ininterrumpidamente durante casi dos días y medio. Cada "matanza", cada intercambio de caricias y brindis. Todos quienes allí estuvimos, nos volvimos (en parte) con nuestras sensibilidades dinamizadas. Yo no he podido dejar de pensar como mantener y perfeccionar si fuera posible “el espíritu de Suardi”. Como hacerlo pervivir aun en casos que una estampida de los combustibles no lo haga viable físicamente posible el “encuentro” en ediciones venideras. O como hacer el encuentro en el mismo lugar en una forma mas desconcentrada (con subsedes en Suardi) y en las localidades vecinas. Pero eso es lo de menos. La movida murguera es imparable, porque tiene raíces que vienen de muy lejos en el tiempo. Lo importante es que cada una o uno lo viva auténticamente e inserto en esa extensión de cada uno o una que es su respectivo murgón, admitiendo en caso de discrepancia o simple mudanza; el “pase” de un murgon a otro. Que el espíritu del encuentro de Suardi, acompañe nuestras existencias y no dé soporte emocional a las carencias múltiples que caracterizan y caracterizarán nuestro tiempo argentino, continental y planetario

Buenos Aires; 22/08/2008 19:37:52