Make your own free website on Tripod.com

“NUEVA ESPERANZA DEL SUR”

Por  Alfredo Armando Aguirre

http://choloar.tripod.com/choloar.html

 

 

Es curioso lo que puede motivar a emitir una comunicación como la presente, mas hay hechos fortuitos que pueden dar sentido a una cuestión que uno viene  considerando desde hace largo tiempo atrás.

Lo concreto es que lo que desencadena las consideraciones que paso a compartir, es un comentario que al pasar me hizo un amigo semanas atrás, según el cual se estaba por fundar un nuevo pueblo en la provincia de La Pampa en las márgenes del río Colorado.

Hoy (6 de diciembre de 2005), leo en un diario electrónico de esa Provincia, que el gobernador hace referencia a la fundación de un nuevo pueblo.

No tengo informaciones específicas sobre el proyecto, pero ello no es óbice para que empalme los proyectos previos para colonizar el río Colorado y el ejercicio de imaginación que resulta posible como una contribución puntual a la pandémicas problemáticas argentinas.

Ya desde la expedición de Bathurst de 1834, ordenada por Rosas, pasando por los estudios realizados por Cipolleti y por la universidad de la Plata, instados por Rafael Hernández, se empezó a tomar conciencia del valor de esas tierras para la colonización agrícola y el poblamiento. Se construyó la presa de salto Andersen en el marco del Plan de Gobierno 1947- 1951 , las provincias de Buenos Aires y La Pampa constituyeron sus respectivos entes o corporaciones de fomento y las provincias regadas por ese curso de agua han constituido el Comité Interjurisdiccional del río Colorado. Previamente, Dago Holmberg y el político pampeano Ismael Amit, habían propuesto entre otros esa zona, para el asiento de un futuro Distrito Federal Argentino.

Fue justamente en ocasión de los debates parlamentarios que condujeron a la sanción de la Ley Nacional que dispuso el traslado de la Capital Federal Argentina, a las márgenes del río Negro inferior, que un Senador, hizo incorporar al diario de Sesiones, un trabajo de zonificación ecológica realizado oportunamente por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria.

En dicho meduloso trabajo, queda demostrada la capacidad de las áreas regables del Río Colorado para recibir y sustentar nuevos asentamientos poblacionales. Esos asentamientos son lo que se identifican con El Zauzalito, Casa de Piedra, Bajo de los Baguales y Tapera de Avendaño.

 

La principal línea de prédica de nuestras inquietudes comunitarias, es la de promover la desconcentración demográfica argentina, visualizada como una manera efectiva de  incrementar la calidad de vida de nuestra población mas careciente.

Sin pretender agotar el menú de soluciones conducentes a dicho objetivo, nos resulta altamente motivante en orden a nuestra inquietud, circunscribirnos al diseño, del esbozo de cómo podría fundarse un asentamiento humano, en la zona de la represa de Casa de Piedra, uno de los sitios susceptibles de colonización y poblamiento.

 

Una manera de definir un objeto, es paradógicamente, decir lo que no es ese objeto.

Así, debo explicitar que estoy pensando en la creación de una red de asentamientos poblacionales productivamente autosostenibles o autosustentables. Dicho de otro modo: no estamos concibiendo el surgimiento  de emprendimientos productivos destinados a la exportación o al abastecimiento de los grandes centros urbanos del país.

Esta diferenciación, resulta relevante en nuestra óptica, habida cuenta como han fracasado muchos de los emprendimientos, varios de ellos basados en el desarrollo de sistemas de producción para la exportación o el  abastecimiento de los grandes centros urbanos.

Si ya resulta por demás complejo montar canales de comercialización para grandes centros urbanos argentinos, que ya se encuentran atendidos en cuanto a abastecimiento; de suma complejidad resulta toda operación de exportación.

Lo que aquí se propone , a nivel de esbozo, es que la población que vaya a habitar la nueva red de asentamientos, se autosustente de la  asegurada capacidad productiva de tierras bajo riego. Piensese que se trata al menos en Casa de Piedra de 12.000 hectáreas. Que en etapas ulteriores se pueda escalar a los niveles que aquí soslayamos, es algo que escapa al alcance de nuestro desarrollo.

Porque aquí estamos pensando en un perfil de población careciente, marginada y pionera.

En este tipo de comunicación apostamos al concepto de esbozo, tal cual se emplea en la arquitectura, dejando para los trabajos colectivos y transdisciplinarios, la “ingeniería de detalle”.

Estamos pensando: en “colonias penales”; en escuelas albergues agrotécnicas y de actividades practicas ( Economía doméstica); en colonias geriátricas; en colonias de menores y adolescentes integradas a sus respectivos núcleos familiares; en campamentos de entidades de bien publico y universidades nacionales. La lista se puede ampliar, pero debe explicitarse que estas entidades deben funcionar en red, para captar toda la sinergia  que generan.

Si bien es posible que un sistema como el que se propone generar se autorregule, existe una realidad institucional - jurisdiccional que no se puede negar y por ende, debe admitirse la existencia de una instancia de coordinación y planeamiento, pues todo el sistema debe tener una suerte de plan regulador dotado de máxima flexibilidad.

No obstante priorizar al esbozo frente a la planificación puntillosa, la experiencia demuestra como ciertos detalles instrumentales, resultan decisivos a la hora de las “afectividades conducentes”.

Esto puede ilustrarse en el caso de lo que nosotros denominamos “colonización penal”. Este rubro comprende cárceles de encauzados para ambos sexos, “correccionales abiertos” y Patronato de liberados. A ello se agrega el albergue, la asistencia social integral, la laborterapia productiva y la educación del grupo familiar de los presos. Y todo esto resulta inconcebible sin los juzgados federales y ordinarios y sus respectivos ministerios públicos de fiscalía y defensa, así como las agencias públicas penitenciarias respectivas.

Atento el  perfil socioeconómico y cultural de los grupos familiares de los encausados: además de la asistencia social integral se entiende que escuelas agrotécnicas albergues y de actividades practicas, serian una herramienta idónea para capacitar a todo el grupo familiar para realizar actividades productivas de autosustento.

Concurrentes con estas actividades, se podría admitir las actividades de entidades de bien público, fundaciones y universidades, que presenten a la instancia de coordinación del sistema, programas detallados de las actividades a realizar para insertarse en el sistema, incluidas sus fuentes de financiamiento que admite la cooperación técnica internacional.

Consideraciones similares podríamos hacer para los hogares de menores y adolescentes, integrados a sus grupos familiares; asi como de jubilados y pensionados.

Nuestra experiencia con grupos familiares carecientes ( Resulta tal vez innecesario consignar la correlación positiva entre estos grupos y la población carcelaria), es que los mismos presentan problemáticas tan complejas, que solo son procesables, con un abordaje integral, de instituciones tipo “patronato”, aunque este concepto pueda resultar poco digerible para ciertos sectores. Ese abordaje integral comporta dar a cada integrante del grupo familiar: alojamiento, vestuario, alimentación, educación, asistencia sanitaria y laborterapia productiva. Por eso así como no puede soslayarse la noción de “patronato”, tampoco debe soslayarse la de “taller protegido". Claro esta todo ello tamizado por conceptos mas personalizantes como los de “esfuerzo propio y ayuda mutua” y “animación sociocultural”.A esa personalización conducente a la dignificación de los involucrados, debe acompañarse la voluntariedad, como prerrequisito para participar de cualquier actividad del esquema que se esboza en el presente desarrollo.

Va de suyo el sitio que hay para estas tareas de promoción comunitaria  para el voluntariado juvenil, como el que encuadra el movimiento scoutista o la mayoría de las organizaciones del culto( actividades misionales).

Surge de su propio peso, el tema del tipo de recursos con que debe financiarse un tipo de emprendimientos como el que aquí se esboza.

En realidad solo se trata de redireccionamiento  geográfico de partidas del presupuesto nacional y provincial y una intensa tarea de movilización y coordinación. Es decir no se trata de nuevos recursos sino de la asignación en un área geográfica circunscripta, de recursos que de un modo u otro deberían asignarse. Realizado en forma progresiva, el mismo autosustento  productivo y la adecuada movilización y publicidad, irían atenuando el costo inicial y generando otras alternativas, como serian el turismo y la comercialización incipiente extra zona.

Reiteramos que preferimos el esbozo a la ingeniería de detalle. Cualquiera que haya trabajado  en la organización del más mínimo evento, sabe lo difícil que resulta compatibilizar intereses y voluntades.

Esos innegables obstáculos, inherentes a la condición humana no debieran amenguar el estimulo que supone generar una mística pionera que beneficiaria a muchos de nuestros prójimos mas postergados. Si pudiéramos materializar una utopía como la que denominamos “Nueva Esperanza del Sur”, tal vez podríamos animarnos a más cosas por el estilo

(Buenos Aires, 6 de diciembre de 2005)