Make your own free website on Tripod.com

 

“DE LA FLUENCIA VITAL ARGENTINA Y DEL PROFUNDO ARGENTINISMO CULTURAL”

Alfredo Armando Aguirre * Alfredo A. Aguirre * Alfredo Aguirre

 

 

http://choloar.tripod.com/choloar.html

 

 

Cuando como en nuestro caso, se adscribe a los abordajes conceptuales tipo “holístico”, donde lo caótico y lo ordenado coexisten; donde la causa es efecto y el efecto es causa, y donde la parte esta en el todo y el todo en la parte; uno encuentra algo complicado abocarse a un aspecto de la realidad indesglosable del contexto global y cambiante.

Así donde “hasta el pelo más delgado/ hace su sombra en el suelo”, uno puede imaginar un acontecer como una suerte de gema de enésimas (que no es lo mismo que infinitas) facetas; y luego, escoger en función de los propios intereses y/o preferencias una faceta de ese acontecer global, procurando no olvidar la pertenencia de esa faceta a ese contexto. Y quien dice faceta, dice variable o dimensión

El tema de la presente comunicación intentará ser el de la fluencia o flujo vital argentinos y el del desarrollo del “profundo  “argentinismo” cultural”.

Partiendo de supuestos como  que “la realidad es producto de la imaginación”, o como que “tan sólo podemos ver afuera lo que tenemos dentro”, se diluyen los límites que pudiera haber entre una visión desapasionada y aséptica del acontecer argentino, y una imagen deseable para una realidad futura para ese acontecer. Dicho de otra manera la prognosis estará inmersa en el diagnóstico.

Si bien, asumimos deliberadamente el transito por lo monográfico, nuestra comunicación (que es conducta), no nos exime de formular impresiones sobre el acontecer en general, ya que de otro modo se tornaría imposible la comunicación.

Así las cosas, comienzo por afirmar que la masa de interacciones que se vienen generando entre los que habitaron y habitan, lo que los mapas identifican como Republica Argentina, configura un acontecer del que solo tenemos visiones parciales y distorsionadas. De allí colegimos que seria un aporte interesante, contribuir a contar con visiones más planares del acontecer argentino pasado y presente, con miras de extraer conclusiones de provecho para el futuro.

No es de ahora nuestra opinión acerca  que no contamos con diagnósticos exhaustivos de la cuestión argentina. Pareciera que ello es atribuible a que los ejercicios interpretativos quedaron sujetos a las disputas políticas e ideológicas en medio del cual eran formulados esos diagnósticos. La imparcialidad es nada más que una  loable expresión de deseos.

Como que somos inescindibles del contexto en que nos toca desplegar nuestra parábola existencial- un adulto del año 2006 del calendario gregoriano- vivenciamos con intensidad la traumática irrupción del fenómeno conocido como TICs, emblematizado por la Internet. Estas herramientas, han trastocado los modos de trabajo intelectual a niveles quánticos. Ello es aplicable en mayor medida a los espíritus inquietos. Resulta conmocionante la catarata de nociones que uno puede absorber, así como el flujo de informaciones a través del empleo creativo y entusiasta de estas tecnologías. Todo ello en una actitud de interconectividad. No solo podemos absorber más nociones, sino que podemos comunicar mejor nuestras elaboraciones.

Aun con innegables restricciones, las Tecnologías de la Información y la Comunicación, abren espacios de democratización de la información, e inducen nuevas alternativas para el aprendizaje y la investigación. Quien disfruta de esta otrora inexistente posibilidad, no puede menos que propiciar que sus ventajas se extiendan a la mayor cantidad de personas. En el reporte de la UNESCO, recientemente publicado sobre “Las sociedades del conocimiento”, hay un énfasis hacia la cuestión de la “brecha cognitiva”, que ultrapasa a la mas promocionada noción de la “brecha digital”.

Quienes como nuestro caso, veníamos en las épocas “Pre-TICs” con una intensa actividad investigativa, nos hemos subido a estos portentos tecnológicos y, reiteramos, ello nos permite ampliar a niveles muy superiores tanto la masa de informaciones como el bagaje conceptual, para estudiar y/ o operar sobre las realidades con las que nos sentimos comprometidos.

No sin antes reconocer, que las consideraciones previas son aplicables a cualquier franja del acontecer humano,”nuestro acaecer” es el argentino. Desde el mismo nos aventuramos a la globalización o mundialización, insita en las TICs. Y hacemos una apropiación crítica y, en la medida de nuestras capacidades, de todo lo que ello comporta.

Todo ello reafirma nuestras impresiones “pre -TICs” en el sentido a que hay visiones alternativas de la Argentina, a las que han venido irradiando, ciertos sectores académicos, culturales y empresarios insertos en determinados cenáculos e instituciones asentados en unos pocos barrios de la ciudad de Buenos Aires, y en algunos distritos residenciales del llamado Gran Buenos Aires, incluido el fenómeno de los countries y condominios (fenómeno que se ha hecho visible en la ultima década).

Mas allá de las concepciones de esos sectores (muy vinculados ellos a los localizados en el llamado “Primer” mundo), las que se irradian por los medios de comunicación de mayor impacto; más allá de ese plexo de afectos y intereses, coexisten traumáticamente “otras Argentinas”.

A hacer más visibles a esas “Argentinas” va también la presente comunicación

Y en nuestra óptica no podría ser de otra manera, porque para remontar un cuadro de situación que catalogamos como indeseable en función de las potencialidades del capital humano y los recursos naturales con que cuenta el país de los argentinos, es ineludible hacer una suerte de “inventario” de ese potencial humano y material, que nos permita formular propuestas alternativas para hacer un aporte contribuyente al sustantivo incremento de la calidad de vida de los argentinos, así como para contribuir a paliar la situaciones de inequidad que atraviesan el Planeta Tierra.

 

Somos de lo que postulamos una suerte de reivindicación de lo que se conoce como “perogrulladas”. Se nos hace que el hábito de dar por supuestos, a la hora del análisis, algunos conocimientos, de traduce a la larga en la poca sustentabilidad de los resultados obtenidos. En alguna medida el empleo de los algoritmos para el desarrollo computacional, puede ser interpretado también como una revalorización de las perogrulladas. Así nos parece relevante consignar en un abordaje de tipo holístico como el presente, realizado a comienzos del año 2006, repito de calendario gregoriano, que somos alrededor de 6.400 millones los habitantes de la nave Tierra, 38 de los cuales, transcurren sus parábolas existenciales en el sector identificado en los mapas como Republica Argentina. Ello genera una masa de interacciones de diferente intensidad y calidad tanto entre los aproximadamente 38 millones de argentinos, como entre los 38 millones y el resto de los tripulantes de la nave Tierra. Y al decir interacción, creemos que lo global afecta a lo local y viceversa. Y esa masa casi inimaginable de interacciones no se da sobre  una suerte de “base cero” sino insertas en las interacciones precedentes, es decir en las respectivas culturas, de donde cada tripulante de la nave Tierra ha nacido y se ha criado. Por eso, si cultura como sostuvo Romano Guardini “Es todo lo que el hombre hace crea y conforma”, ello también es aplicable en tempo pasado y proyectable en tiempo futuro, habida cuenta de las invariantes de la condición humana. Cada uno de nosotros esta siendo, influido de lo que hicieron, crearon y conformaron los que lo precedieron en sus respectivos entornos próximos y aun lejanos;  y es explicita o implícitamente, influyente de lo que acontecerá a los que lo precedan. Y ello es válido, sin desmedro de la libertad asumida como uno de los motores básicos de la aventura humana.

Por lo inmediatamente precedente creemos que cada argentino o argentina, cualquiera sea la franja etaria, capacidad psicofísica, nivel socioeconómico, grado de instrucción formal alcanzado, o sitio de residencia, esta en capacidad y aptitud, si así lo quiere de hacer algún aporte a la fluencia vital argentina. Va de suyo que quienes no hagan aporte o participen, se considera que  tácitamente, permiten el desarrollo de las voluntades que participan. Se participa en la saga humana en general y la argentina en particular por el mero hecho de existir.

Nos parece adecuado, en orden a los propósitos explícitos de la comunicación en curso, recordar algo expresado por Hernán Benítez, en su “Aristocracia frente a la Revolución”, de 1953. Allí decía que: “Tan cual sea la noción de persona que se tenga, tal será la noción de sociedad o estado que se poseerá”: A tal efecto adoptamos una noción de persona, que es una conjunción de notas relevantes tomadas de quienes nos precedieron en la elaboración de conceptos sobre el hombre. Así: Persona es el animal lógico, que se comunica cooperativa y/o conflictivamente, para satisfacer sus necesidades inserto en su geocultura. Eso seriamos cada uno de nosotros; unidades psicofísicas interrelacionándonos desde nuestros respectivos hábitats y desde nuestras respectivas trayectorias. La manera y el lugar donde cada existencia se individua, invita a tomar con precaución, las generalizaciones, como por ejemplo las formalizadas por las estadísticas. La precaución no implica el soslayo ni la descalificación de estas.

Las distintas escuelas psicológicas concuerdan lo definitorio que resultan los primeros cinco o seis años de vida en cada parábola personal. Aunque la concordancia no es tanta, algunos arriesgan hasta condicionamientos conductuales de tipo genético. Lo que resulta ostensible es la influencia de la cultura portadora del grupo primario de cada párvulo en su formación. Esa impronta cultural fundacional,  resistirá la educación formal posterior. Y a esa influencia definitoria del grupo primario familiar, se sumará la del entorno geográfico inmediato: el barrio, el pueblo, la comarca rural. En esos ámbitos geográficos, el niño o la niña se irán socializando en las entidades de bien publico, en los establecimientos educacionales y  por los medios de comunicación.

Se nos dirá que este proceso es universal y que las reacciones de los individuos son similares atentos las invariantes de la condición humana. Así es, pero lo que acentúa las diferencias propias de cada personalidad es la influencia del entorno, de aquello que Rodolfo Kusch (1922-1979) denominó como “geocultura”.

Esa geocultura comporta aspectos de lo que otrora se denominaba “geografía física”, paisaje incluido y de  la que también  otrora se denominaba “geografía humana”. La literatura, con sus códigos abiertos de creación sintetiza la expresión: “Cada comarca en la tierra tiene un rasgo prominente”. Y así cada barrio, pequeña población o comarca rural, imprimen unas características comunes a sus habitantes. Características que son de casi imposible ponderación en términos de la” ciencia experimental matemáticamente formalizada” (Juan Bernardo Pichon Riviere dixit- 1971) y que no implican la anulación de las irrepetibles individualidades, pero que resultan palpables para el observador de la vida cotidiana de los argentinos.

A esos perfiles que caracterizan barrios, pequeñas y medianas poblaciones, y comarcas rurales, y mas aun dentro de ellos a las instituciones educativas y a las entidades de bien publico, se les suele denominar en idioma ingles como “belonging”, algo así como “sentimiento de pertenencia” o de comunidad. Y así partiendo del  grupo primario familiar se engarzan  en el respectivo barrio, pueblo o comarca, a través de las instituciones educativas y las entidades de bien publico, los sentimientos de pertenencia de cada persona, que le dan una suerte de matriz cultural que lo acompaña a lo largo de su existencia permanezca o no en el sitio inicial de residencia. A esta postura básica, algunos le han denominado “comunidad”, otros “lo familístico”, otros anticipadamente lo folklórico (folk).  De alguna manera se ha hecho patente este tipo de fenómenos ante lo urbano y lo contractual: Y en forma confrontativa: Lo familístico Versus lo contractual, lo folklórico frente a lo urbano. No obstante nos da la impresión( y aclaramos que empleamos en termino “impresión”, como el resultado de las conclusiones que sobre la temática que venimos desenvolviendo en esta comunicación hemos llegado a esta altura de nuestra parábola vital), que tales confrontaciones, no son mas que conclusiones académicas, ya que en el acontecer se percibe mas bien una suerte de compenetración de esas polaridades, y de otras tan relevantes como las expresadas, no exentas de las cuotas de cooperación y/o de conflicto que acompañan toda conducta humana.

Circunscrito a la fluencia o flujo vital argentino pasados y en curso- sin olvidar las interrelaciones con los contextos continentales y planetarios, así como sus influencias inerciales previas- vale comentar que el proceso de formación del estado Nacional argentino a partir de 1810-1813 -1816, fue generando una actitud de pertenencia nacional en la que están subsumidas con intensidad creciente a medida que se acercan a los respetivos habitats, las distintas pertenencias. Con  ese plexo de pertenencias incluidas, los argentinos contemporáneos afrontan el fenómeno de globalización/mundialización en curso.

En un trabajo reciente (“Por una desconcentración demográfica argentina”), algunos de cuyos contenidos se repiten y/o se amplían en el presente, hemos aludido  a la noción de “visibilidad” y sus posibilidades, las que estimamos muy sugerentes. En ese sentido, se pueden hacer “visibles”, estudios y registros hechos en el pasado remoto y reciente (aunque Pre- TICs) por observadores de la realidad argentina: Dicha visibilidad incluye ya sea la resignificación a la luz de nuevas herramientas de análisis otrora no disponibles, ya sea el conocimiento por nuevas camadas de estudiosos que no habían tenido acceso a dichos documentos, por una viscosa circulación de la información o por conocimientos a destiempo.

En ese trabajo que mencionamos, nos referíamos a una posibilidad que abren las TICs y en particular los motores de búsqueda, tipo Google. En uno de los sitios Web, donde se ofrecen cuentas de correo electrónico gratuita, existe un vínculo (link) que lleva a los periódicos argentinos que han habilitado su propio sitio. Atento cada ciudad importante en términos demográficos tiene su periódico, normalmente de larga trayectoria, y dado que esos medios brindan información de su región de influencia; en la actualidad es posible a bajísimo costo, tener un panorama actualizado del acontecer de gran parte de los asentamientos humanos de la Argentina y sus respectivas comarcas. Reiteramos que el procesamiento de esa información, da una visión distinta del país, de la que se viene abrevando en los grandes medios de comunicación de la ciudad de Buenos Aires y aun de las grandes ciudades argentinas que siguen sus pautas de difusión de  contenidos.

En lo que hace a los contenidos  provenientes del pasado argentino; se perciben también visiones distintas de la Argentina. Lo curioso es que ello proviene de obras de calificados observadores, quedando la impresión que se ha realizado una difusión inadecuada de esa obra a través del sistema educativo formal.

Como en las perspectivas hologramáticas, según las cuales el todo esta en la parte, los ejemplos amplifican su potencial aclarativo, vamos a  mencionar a obras y autores que nos permiten tomar conciencia del flujo vital argentino precedente a 1880, consignando más adelante porque escogimos esa fecha. Así el “Facundo” de Sarmiento(1845), “Una Excursión a los Indios Ranqueles”, de Mansilla (1871); “El Martín Fierro( 1872 y 1879), la producción folletinesca de Eduardo Gutiérrez(“Juan Moreira”(1879); “La ciudad indiana” de Juan Agustín García”(1900), “El País de la Selva”,de Ricardo Rojas(1905) y “La guerra gaucha”,de Leopoldo Lugones(1906), todas estas obras nos traen impresiones de un tiempo donde aun no se habían desplegado en plenitud el paradigma occidentalizador  post – hasburgués preconizado por epígonos como Manuel Belgrano, Bernardino Rivadavia, Domingo Faustino Sarmiento, Juan Bautista Alberdi y sus seguidores.

Del listado no exhaustivo de las obras mencionadas, nos produce cierta perplejidad, cierto desconocimiento de la riqueza de sus contenidos, algo así como solo se hubiera recogido de ellos la belleza formal de sus expresiones. Tal vez pueda suponerse que al haberse impartido en los niveles primarios y secundarios del sistema educativo formal, la edad de los educandos comportaba limitaciones en su comprensión. Tal vez pueda hipotizarse que durante un tiempo las ciencias de la conducta o de la cultura, encandiladas por las posibilidades de la “ciencia experimental matemáticamente formalizada”, las descalificaran considerándolos como meros “ensayos”.Lo concreto es que ha habido excepciones a la corriente principal(mainstream), como son los casos de las obras de Carlos Astrada, Bernardo de Canal Feijoó, Saúl Taborda,  José Imbelloni, Ezequiel Martínez Estrada,  Carlos Molina Massey, Rodolfo Gunther Kusch, Fernando Pages Larraya, entre otros, que de algún modo construyeron un enlace entre aquellos autores y la Argentina que consolido su fisonomía formal a partir de 1880.

Estudios como los realizados por Ataulfo Pérez Aznar y Juan Alvarez (“Las guerras civiles argentinas”), confirman que a partir de 1880, disminuyó la intensidad y la virulencia de las luchas intestinas, casualmente con los cruentos combates  librados en distintos puntos de la ciudad de Buenos Aires, que según Saldías, dejaron 4.000 muertos y 10.000 heridos. Sobre ese luctuoso suceso, se basó la “federalización” de Buenos Aires, y a partir de allí su puso en marcha sin obstáculos mayores,  la partitura que adelantara Belgrano desde el Consulado en 1794 y predicaran los ingleses desde Montevideo, mediante su boletín “La Cruz del Sur”, es decir el plexo de ideas de la Revolución industrial inglesa, la emancipación norteamericana y la Revolución Francesa. Era el orden mundial monitoreado por Inglaterra, abriendo una etapa argentina, que concluiría con el inicio de la  Primera Guerra Mundial en 1914, a cuya finalización cuatro años después seguiría el entonces no percibido comienzo del depotenciamiento ingles.

Para el análisis del acontecer argentino, este “momento (1880-1914), representa una suerte de punto de inflexión, insoslayable a la hora de la interpretación. Es posible que las realizaciones materiales del periodo, induzcan a la sobrevaloración de la etapa. Por ejemplo nos impresiona el salto que implica que la red ferroviaria trepara desde los 2.500 kilómetros al comienzo del periodo  mencionado a los 33.500 kilómetros al final del mismo. Algo similar impresiona en cuanto a los edificios públicos construidos en ese periodo, que se conservan en las grandes ciudades del país, o al inicio en esa época ya sea de fundaciones de pueblos y ciudades, o de algunas entidades señeras de bien público, como muchos clubes deportivos. A partir de 1980 con el centenario de la fundación del Club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, y de 1982, con el centenario de la fundación de la Plata, se vienen sucediendo a nuestros días, las celebraciones de las trayectorias seculares de poblaciones e instituciones. Esas creaciones coincidieron con la llegada inducida de migraciones  provenientes de Europa y Cercano y Medio Oriente (cuya magnitud  consta sintetizada en la obra de Warren “Emancipación económica americana”), y la implantación de industrias ligadas a los “frutos del país”, que esta cronicada sucintamente en la obra de Antonio Vaquer “Historia de la Ingeniería Argentina”,  publicada en 1968. Ese pasado, acaeció cuando nacían los bisabuelos o tatarabuelos de la actual generación argentina adulta. Dato no menor para ponderar como ese acaecer, se proyecta a nuestro acontecer actual habida cuenta como las “memorias “ familiares, cuentan en la formación de nuestras respectivas personalidades.

Mas no sólo las “memorias” familiares se proyectan a nuestro presente, sino también la inercia de realizaciones publicas y privadas, y los marcos legales pertinentes. Muchos de los proyectos esbozados en esa época, se implementaron luego. Y esa implementación se realizó conflictivamente, sea por las interrupciones al estado de derecho acaecidas a partir de 1930, que se prolongarían hasta 1983; como la representada por la abrupta sustitución del sistema ferroviario, implantado por los intereses ingleses por el sistema automotor alentado por los intereses norteamericanos. Sustitución que en nuestra opinión ha causado graves perjuicios estructurales y profundas deseconomías en el funcionamiento de la Argentina como sociedad diferenciada en el marco de las naciones estados del planeta.

Es dable comprobar que la red de asentamientos urbanas perfilada entre 1880 y 1914 a través de los enlaces ferroviarios y telegráficos y en menor medida, de la actualmente desaprovechada navegación de cabotaje marítimo y fluvial, se proyectaría a nuestros días, con las incorporaciones tecnológicas del caso, inclusive las traumáticas como fuera, la ya comentada del minimización ferrocarril y la navegación de cabotaje  por el complejo automotor- camino y aeropuerto  pavimentado. Así al telégrafo se agregarían la telefonía, la radiodifusión, la televisión y sus respectivas actualizaciones, hasta llegar a la Internet y la telefonía celular. El esquema se ha mantenido, solo que con ostensibles desequilibrios demográficos, el más evidente el del Área Metropolitana de Buenos Aires. Ese acontecer irregular ha sido acompañado por las políticas públicas implementadas aun en medio de las irregularidades del estado de derecho experimentadas hasta 1983. Más estas consideraciones hacen a la materialidad y a las instalaciones fijas.

Sobre esas instalaciones o mediante algunas de ellas, discurrían los aspectos espirituales  o culturales de la vida cotidiana de las personas. No obstante que cada  existencia humana concreta tiene una duración limitada, las mismas son ultrapasadas por las influencias culturales recibidas y los legados aportados respectivamente. Así volviendo al emblemático 1880, debemos perogrullescamente recordar que a esa fecha habían transcurrido tres siglos desde la segunda fundación de Buenos Aires. La primera fundación estable española (Santiago del Estero) databa de 1553.El poco conocido Molina Massey, citado mas arriba, apunta un hecho que en su momento parecía casi anecdótico, pero que a la luz de nuevos esquemas analíticos, resulta sugerente. Juan de Garay era vasco y los que lo acompañaban eran mestizos hijos de españolas e indias guaraníes. Reforzando esta líneas interpretativas a la que  adscribimos, en el libro colectivo “Folklore”, publicado en 1959, que dirigía José Imbelloni, estudioso italiano que hizo gran parte de su trayectoria académica en Argentina, expresa (reproduciendo una conferencia suya de 1942), que el “flujo vital indio” era mayoritario y que la presencia española estaba reducida espacialmente.

Debemos recordar, tal cual menciona Pages Larraya en “La última noche de la Araucania”, que las luchas entre las etnias aborígenes y los huincas, recién finalizaron hacia 1883. En medio de esas luchas se había producido entonces, un mestizaje entre los españoles y las indias de las distintas etnias precolombinas que estaban aquí desde el origen y que habrían de aportar su impronta cultural a los hijos que parían y criaban.

También Imbelloni, hace alusión a otro componente de la argentinidad, cual es el aporte de la africanidad negra, que en forma de esclavitud comenzó a ingresar a tierras argentinas desde principios del siglo 17. Los africanos habrían de miscegenizarse con blancos, y con indios. Sobre esa base de mestizos, mulatos y zambos, dominados por una minoría española que hacia gala de heterodoxia frente a lo imperante en la metrópolis, habría de llegar con la influencia borbónica, las ideas del iluminismo, reiteramos institucionalizadas en la Creación del Consulado de Buenos Aires en 1794, y encarnadas en el primer titular de esa repartición Manuel Belgrano. Con ese cambio de paradigma, cuyos acontecimientos referentes, reiteramos fueron la Revolución Industrial inglesa, la emancipación Norteamericana y la Revolución francesa, se iniciaría con Belgrano y se intensificaría con Rivadavia, Sarmiento y Alberdi como referentes, una corriente de “occidentalización “de estas tierras, que habría de generar un polo que evidenciaría una actitud de confrontación, o rectificación aunque tardaría mucho tiempo en formalizarse como actitud explicita. Esa confrontación ya acompañaría las primeras décadas de la emancipación argentina y solo encontraría un sosiego-  fruto de la contundente victoria miliar de un bando sobre otro- en 1880,  mas encontraría un episodio previo, la batalla de Caseros en 1852, conducentes a la solución de 1880.

Ello se concretaba en la adopción de una Constitución, tomando como referencia el texto norteamericano y el suizo, y plasmando en la misma un proyecto de país: El que claramente habían señalado Rivadavia, Sarmiento y Alberdi, estos dos últimos protagonistas de los acontecimientos, e insinuado por Belgrano. Este Proyecto, quería hacer de la Argentina una suerte de Estados Unidos y de ciertos países de Europa (Francia, Gran bretaña y Alemania).  Para ello necesitaban población proveniente de esos países y capitales también de allí provenientes. No tenían empacho sobre todo Alberdi y Sarmiento,  de proponer hacer un cambio de población, para terminar con el “coloniaje”, como ellos estigmatizaban la influencia española. En su imaginario, la influencia aborigen no contaba y menos la africana. Es muy sintomática la manera que Sarmiento finaliza su libro “Conflicto y Armonía de Razas en América”.Termina diciendo en ese libro de 1883:”Seamos Estados Unidos” (De Norteamérica, se entiende...). Pero el tipo de inmigración que propugnaron no vino a la Argentina. Llegó otro tipo de inmigración, que hoy con otras herramientas de análisis disponibles, podemos encuadrar como la compuesta por los “perdidosos” de los procesos de formación de los estados Nacionales y de las conformaciones imperiales. Llegaron minorías desplazadas portadoras de lo que hoy se conoce como culturas “arcaicas”. Tan arcaicas como las que ya  venían conformando las mayorías de mestizos, mulatos y zambos. Tan distantes como ellos de los intentos de “occidentalización “que los seguidores de los referentes intentaban y aun intentan imponer desde el sistema educativo y los medios de comunicación. Es  ese fenómeno el que nos hace calificar a las “Argentinas” como un “crisol de arcaicidades”.

Así, hoy resulta claro que se crearía una convivencia traumática entre los que mayoritariamente integraban mayoritario polo arcaico “transoccidental” y el minoritario, más poderoso polo “occidentalizador”. Por debajo de las luchas políticas  no exentas de picos de violencia ha sido esta convivencia traumática, la que ha caracterizado el devenir argentino y amenguado sus posibilidades en orden a la calidad de vida.

Esto que a vuela pluma venimos desplegando, apunta a la necesidad de hacer “visible” en toda su dimensión esa fluencia o flujo vital  real de la Argentina. Visión que entendemos tarda en hacerse carne en quienes de buena voluntad y/o por inercia se sitúan en el polo “intraoccidental”, aun en medio de fuertes y a veces insalvables diferencias ideológicas, pero que aun en su condición de minorías, dominan los aparatos públicos y privados  de la Argentina “formal”, aparatos en transe acelerado de burocratización y ensimismamiento o encapsulamiento.

Por lo que venimos enunciando panorámicamente y con todas las limitaciones inherentes a la comunicación monográfica,  hemos procurado esbozar a muy grandes trazos, lo que nosotros consideramos la fluencia o el flujo vital argentino. En el mismo que intenta ser abarcativo de la diversidad y plural y étnica, así como de  la sinergia que generan  alrededor de 38  millones de personas interactuando, queda implícita una suerte de postura político ideológica, habida cuenta la reticencia de los minoritarios sectores “occidentalizantes” de admitir que hay otras cosmovisiones cuantitativamente superiores que procesan sus problemáticas cotidianas desde otros valores.

Hacer “visibles” a las otras maneras de vivir que hay en la Argentina, en una de las maneras de “desarrollar el profundo argentinismo cultural”, que es el juicio de valor que da sustento a esta comunicación. Demás esta decir que no somos originales en la formulación. La propuesta de “desarrollar un profundo nacionalismo cultural”, fue formulada por el presidente Juan Domingo Perón, en su mensaje al Parlamento del 1ero. de Mayo de 1974, poco antes de su fallecimiento. Nosotros casi irreverentemente, nos hemos permitido sustituir el termino “nacionalismo” por el termino “argentinismo", lo  que no cambia el sentido asignado por Perón al concepto. Sin embargo en nuestra trayectoria hemos conocido a más de una persona que se autoproclama enfáticamente como “nacionalista” y su innegable sentimiento nacional esta acompañado por un sesgo totalitario que no compartimos en modo alguno. Nuestra propuesta es que  la libre fluencia de la argentinidad debe operarse en la plena vigencia del sistema republicano, representativo y federal que consagra la Constitución argentina vigente. La fluencia vital, irá siendo la que  las personas, vayan elaborando a través de sus grupos familiares en intenso contacto con las entidades de bien publico, y ha de ser la linfa nutricia argentinista, que  aporte contenidos a las distintas convenciones Constituyentes, al Parlamento Nacional, a los las Legislaturas Provinciales, a los Concejos Deliberantes Municipales y a las Asambleas de las universidades estatales.

 

Por ello  hacer “visible” a la fluencia vital argentina es desarrollar un profundo  argentinismo cultural. Una manera participativa, creativa y descentralizada de procesar desde nuestros barrios metropolitanos, desde nuestras pequeñas y medianas poblaciones,  desde las comarcas rurales, aquella triple crisis ecológica, alimentaria y energética planetaria que denunciara la carta de Machu Picchu de 1977, y que tomara jerarquía  en las preocupaciones de los organismos internacionales con la Agenda XXI de la conferencia de Rió de Janeiro de 1992. 

Ante una fluencia vital caracterizada por la diversidad, la contradicción, la complejidad, la incertidumbre, la imprecisión y el descontrol, resulta hasta enfermiza toda puntillosa planificación. Lo que sí resulta racional es actuar informado responsablemente y solidariamente  en los respectivos hábitats y alentar creativamente las medidas de coordinación y enlace que posibilitan una optimización creativa de lo existente conducente a una calidad de vida que sea compatible con el “lugar en el mundo” que a cada uno le toque en suerte y que sea sostenible en el tiempo no solo para la propia existencia, sino para las  generaciones venideras

Redactado entre el 24/01/2006 y el 02/02/2006