Make your own free website on Tripod.com

A MODO DE NOTA PREVIA: Este artículo fué concebido a invitación , del cyberamigo Domingo Merlino del Centro Cultural Discépolo, para incluirlo en un libro colectivo en un libro sobre los "malditos" en la cultura y la política argentina, cuya presentación se efectuó en la Feria del Libro, que se realizó en Buenos Aires el día 24 de abril de 2004.

Vaya pues mi agradecimiento a Merlino, y a la gente del Centro Cultural, quienes sin conocerme personalmente me dieron cabida en su emprendimiento.

" GUNTHER RODOLFO KUSCH (1922 - 1979)

Por Alfredo Armando Aguirre

En este invierno austral de 2004, ya con las obras completas de Kusch en circulación (su primer tomo se publicó en el 2000, y el cuarto y ultimo el año pasado), muchos mas podrán entender, porque alguna vez Arturo Jauretche, le dijo a Kusch: "Usted es un escritor maldito".

No habría que ofenderse, si algun europeo llegase a calificarlo como un pensador germano - argentino, al modo que lo hacían con Fangio, identificándolo como italo - argentino.

Kusch nació en el seno de un matrimonio alemán, que a su nacimiento vivía en el barrio porteño de Colegiales, en la calle Teodoro García a pocos metros de la estación ferroviaria. Todo indica que hizo un viaje a Alemania con sus padres y regresó en 1924. Dos años despues su padre se suicidó, hecho que lo marcaría al punto de hacérselo decir a uno de sus personajes de sus obras teatrales. Hizo su kindergarten en el Cangallo Schule y toda su primaria en el Colegio alemán Humboldt, que estaba en la calle Monroe, y que finalizó en 1934. Interin, como consta en los registros de la Iglesia Evangélica de Buenos Aires de la calle Suipacha, su madre le hacia cumplir con todos los ritos de ese credo protestante, el último de los cuales cumplió cuando ya cursaba su secundario en el Colegio "Manuel Belgrano", que entonces estaba en la Avenida Santa Fe (en estos dias estan por demoler el edificio) y adonde habían sido tambien alumnos Jorge Luis Borges, Jaime Perriaux. Alvaro Yunque y Osvaldo Bayer. De alli salió Kusch bachiller rumbo a la Facultad de Ciencias Exactas de la universidad de Buenos Aires para estudiar ingeniería en 1939,pero hubo un cambio de rumbo que lo deposito en la Facultad de Filosofía y Letras en 1942.Me detengo en un dato y en una conjetura de sus estudios secundarios. El dato es que en el Primer año tuvo malas calificaciones en castellano, evidencia que Kusch no sólo hablaba en alemán sino que pensaba en ese idioma, diferenciándose así de pensadores argentinos como Saúl Taborda (a cuya obra todo indica Kusch no conocía, pese a sus coincidencias), Carlos Astrada (quien fuera uno de sus profesores y a quien citaría con cierta profusión en sus obras), los que habían estudiado en Alemania. La conjetura es la de si fue alumno de Ricardo Rojas o de uno de sus discípulos, en el "Manuel Belgrano" ya que el paso de Kusch coincide con los últimos los del autor de "Cuentos de la selva" como docente de ese instituto. Y esto viene a colación porque Kusch fue tambien alumno de la cátedra de Rojas en la Facultad, poco antes de que este fuera expulsado de la misma. Esto se liga hacia el momento o los estímulos que desde su prisma germánico protestante ligaron para el resto de su vida a Kusch, con la categoría de "lo americano", categoría desde la cual generaría los aportes que ponen tan nerviosos a conspicuos miembros de la clase media urbana portuaria "cientista" y occidentalizada, a la que Kusch anatematizaría a lo largo de toda su prédica.

En 1943, pronuncia la que sería su primera conferencia sobre Rilke (todo indica que su ciclo de conferencista se cerró su intervención en el Primer Congreso Nacional de Intelectuales, realizado en Buenos Aires, en octubre de 1978); y en 1945 escribe el que sería su primer articulo sobre Novalis. Eran los tiempos en que ganándose el sustento como traductor de alemán complementó la formación que recibía de las aulas con las obras que traducía. Martínez Estrada era uno de sus "clientes".

En 1946, inicia su llamativa por lo intensa, actividad laboral en la Caja de Jubilaciones Ferroviarias, carrera que sería dada por terminada abruptamente cuando fue cesanteado en marzo de 1976, de los cargos que ocupaba en la Universidad Nacional de Salta, donde venía realizando una intensa tarea académica desde el segundo semestre de 1973. Ese mismo 1946 inicia sus actividades sobre filosofía americana con una conferencia, pronunciada en el Centro de Estudiantes de Filosofía y no podemos dejar de preguntarnos si esa vocación estuvo influida por Rojas, por Canal Feijoó, a quien tanto cita, o por la "filosofía indoamericana", de Carlos Molina Massey, quien habia publicado el aún hoy casi desconocido libro "Señales en el Rumbo" a principios de 1943. Y en ese interrogarnos, tambien nos preguntamos si solo fue una coincidencia que esos años de inmersión en lo que luego denominaría "La América Profunda", la circunstancia que el embajador de Guatemala en Buenos Aires, fuese Miguel Angel Asturias, uno de los traductores del Popol Vuh, obra en que tanto abrevó Kusch para sus análisis.

Luego de su graduación como profesor de Filosofía en 1948, Kusch comenzaría a ejercer la docencia media, particularmente en el Colegio cooperativo Manuel Estrada del barrio de Constitución, donde ejerció hasta su traslado a Salta. Y tambien en estos primeros años realizó tareas de investigador en la Dirección de Psicología del Ministerio bonaerense de Educación en La Plata.

Su articulo en "Sur" sobre "Los dos momentos del meztizaje americano", de 1951 y sus artículos en "La Nación", darían cuerpo a su "Ciudad Mestiza" de 1952, a su vez anidado (al estilo de las "Marioshkas" rusas, característica esta del discurso kushiana) en su temprana consagración en 1953, con el título que permite columbrar su ideario: "La seducción de la Barbarie: análisis herético de un continente Mestizo". De ese mismo año seria su antológico artículo "Filosofía del tango" publicado en la revista "Espigas". Luego seguirían los artículos en "Contorno" en 1953 y 1954,así como el ensayo "Anotaciones para una estética de lo americano" de 1955, previa a la etapa teatral de; "Tango Misho", "Credo Rante", "Juan Moreira" y "La Muerte del Chacho".(Hubo otra obra teatral, dedicada a Discepolo: "Cafetín", la que recién ha sido publicada en sus Obras Completas).

Enfatizamos en su "Anotaciones...", porque a nuestro entender, alberga ese ensayo el núcleo del pensamiento americanista de Kusch. Toda su producción posterior, (incluidas sus alocuciones radiales de 1964 y 1965 en Radio Municipal y en Radio Nacional respectivamente: sus tareas en el Museo de Bernal, así como su etapa en el "Pridiliano Pueyrredón" iniciada en 1966, año de publicación de sus "De la mala vida porteña" y de "Indios porteños y dioses") podrían ser consideradas como desarrollos, agregados y perfeccionamientos de los contenidos de ese ensayo. Incluídos sus consagratorios: " América Profunda", "El pensamiento indígena y popular en Latinoamérica" y "La negación en el pensamiento popular"

Con ese bagaje inició sus viajes de investigación al Altiplano, donde verificaría lo que ya habia intuido, al advertir los sutiles y numinosos vasos comunicantes existentes entre las gentes de los arrabales porteños y los que en el Altiplano Boliviano, estaban allí "desde el origen". Allí acrisolaría las notas distintivas de un pensamiento arcaico(estrechamente emparentado con sus ancestros germánicos paganos): el silencio, la fagocitación y negación, a los que intentaría sintetizar en su categoría final del "estar siendo", la que abrevara en los "seres estando" de Canal Feijoó a su vez tributaria del fecundo paso de Keyserling por la Argentina en la década del 20.

El Kusch final de Salta, señalaba en sus disertaciones, consolidadas en su "Geocultura del hombre americano", que el "Corazón de América estaba en Bolivia y Paraguay", aserto que sería casi simultáneamente corroborado, por la poca difundida obra monumental "Lo irracional en la cultura" de Fernando Pages Larraya (¿Otro maldito?), finalizada en 1976, más publicada en 1982.

Sus recurrentes anatemas a las respuestas occidentalizantes de la clase media frente al "hedor" arcaico americano, le han ganado la reticencia y aun la difamación de esa clase media que aún fragmentada ideológicamente, se niega a reconocer que solo pudieron llenar el "patio de los objetos" de las estructuras urbanas formales desde las que vienen intentando exorcizar sin éxito el demonismo vegetal de las silentes mayorías indígenas y mestizas.

Tal vez Kusch, no haya llegado a ver lo que luego comenzamos a ver sus seguidores(los ortodoxos y los heterodoxos como nosotros), aunque creemos lo barruntó y nos ayudó a verlo.

Que el flujo vital (usando un marbete muy caro a José Imbelloni otro de los referentes de Kusch) de las crecientes y silentes mayorías indígenas y mestizas habría de romper el espejismo de hegemonía que por mas de un siglo habia creído imponer la clase media urbana portuaria creada sobre el libreto pergreñado por los Belgrano, Rivadavia, Sarmiento Alberdi y la milagrosa corte de sus acríticos émulos.

Buenos Aires, Sábado 17 de Julio de 2004)