Make your own free website on Tripod.com

- HACIA UNA GEOPOLÍTICA ARGENTINA, DE LA UNIDAD NACIONAL EN DEMOCRACIA, DESDE LA PERSPECTIVA JUSTICIALISTA.

(HACIA UNA GEOPOLÍTICA QUE CONCILIE LA HORA DE LOS PUEBLOS CON LAS TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN)

Por el Licenciado Alfredo Armando Aguirre

Nota: Lo que sigue es el contenido de una disertacion, pronunciada en Buenos Aires, el 9 de diciembre de 1998

Ideas:

- El presente es un abordaje ( no el abordaje) desde la Doctrina Nacional, tal cual fue formalizada en el Capitulo Sexto del Decreto 13.378/54, del Poder Ejecutivo Nacional Argentino.

- El presente es un abordaje realizado acráticamente( desde fuera del poder), lo contrario sería " encráticamente".

- El presente es un abordaje monográfico, con la única representatividad de mi "individualidad consciente".

- El presente desarrollo enfatiza sobre los conceptos:

- de portadores de argentinidad

- de fluencia vital, de "continuun cultural" .

- " En esta tierra lo mejor que tenemos es el Pueblo"

- " No se vence con violencia, se vence con inteligencia( uso intensivo de la inteligencia, acopio de materia gris) y organización

- Adoctrinar es organizar.

- Crear sistemas periféricos para cabalgar sobre una evolución que la historia y la naturaleza tornan inexorable.

- Comunidad organizada. Gobierno. Estado y pueblo.(Complejidad creciente de los tres componentes).

- Desarrollo de un profundo nacionalismo cultural.

- Al sur, al mar y al frío.

- La ratificación por parte de nuestro Parlamento nacional, de la Convención de los Derechos del Mar de 1982,

---------------------------------------------------

- Lo que siguen son consideraciones, que aspiran a formular algunos pensamientos, que condensen el resultado de nuestras vivencias, nuestras investigaciones y nuestras reflexiones, acerca del destino argentino, al que nos sentimos vinculados por indestructibles vínculos.

Dentro de los limites físicos que hemos heredado de nuestros predecesores, somos alrededor de 35 millones de individualidades( alma y cuerpo, vocaciones esperanzas, necesidades y tendencias), portadoras de argentinidad.

Condicionados por la geografía y por la historia, esos 35 millones de portadores de argentinidad, vamos dando forma dinámica a la fluencia vital argentina, al continuun cultural, desde donde nos es posible proyectarnos a un futuro inexorablemente ligado al destino del Planeta Tierra, y particularmente a las Naciones y pueblos de América.

( Vale acotar, antes de continuar, que el concepto de "portadores de argentidad", esta relacionado con conceptos similares, tales como la "argentidad" , de Ricardo Rojas; "el espíritu de la tierra" de Scalabrini Ortiz; el " genius loci" de Astrada; lo "facúndico" de Saul Taborda; la "Argentina invisible", de Mallea, la "séptima soledad" de Martínez Estrada; los "seres estando" de Canal Feijoó, o el "estar siendo " de Rodolfo Kusch.)

- No resulta ocioso referirnos a la plataforma geográfica donde se asientan y proyectan esos portadores de argentinidad, así como sobre las distribución y organización de los mismos sobre esa base geográfica.

UN PLEXO DE PENSAMIENTOS.....

En la tarde del 17 de octubre de 1950, desde el balcón de la Casa Rosada el General Peron, enunció las veinte verdades del justicialismo, " para vivir felices según ellas o para morir felices en su defensa...." . En su discurso de retorno definitivo a la Argentina, el 21 de junio de 1973, manifestó : " Somos, lo que las veinte verdades dicen" .

En nuestro desarrollo, comenzamos por tomar una Verdad, la Veinte que dice: " En esta Tierra, lo mejor que tenemos es el Pueblo".

Se nos ocurre, desde una exégesis, de las posibles, de esta Verdad, que podemos obtener desenvolvimientos conceptuales concurrentes a nuestro propósito.

En la concepción justicialista, alguna vez se acuño el concepto que: Pueblo es lo que se siente Pueblo. Con personalidad social, con responsabilidad social y con organización social.

La felicidad del Pueblo, es una de las finalidades supremas de nuestra doctrina Nacional y la Organización libre del Pueblo un apotegma rector.

"En esta tierra", se comienza por aludir al patrimonio territorial de la Nación, Un patrimonio que se integra con la Argentina continental, con la Argentina Insular( incluidas nuestras irredentas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur), con nuestro Sector Antártico Argentino. Y con la Zona Económica Exclusiva sobre las que la comunidad internacional nos reconoce soberanía, sobre todo a partir de la entrada en vigencia de la Convención Sobre Derechos del Mar, que incluso da ciertos derechos ambientales al país más allá de las 200 millas marinas.

Y por encima de las tierras continentales, las islas, el sector antártico y los mares y ríos, esta El "Espacio aéreo", que prolonga nuestro asiento físico hacia los confines del universo.

Desde esa vasta plataforma territorial, transita la fluencia vital actual, gestada por el quehacer cotidiano de alrededor de 35 millones de personas, que dan sentido al "continuun cultural" de la argentinidad, y que por tal causa, son precisamente "portadores de argentinidad".

Estos portadores de argentinidad, orfebres permanentes( conscientes o no) de la cultura argentina, están asentados en su casi totalidad en la parte continental de la heredad territorial ,así como en la parte que nos corresponde de la Isla de Tierra del Fuego.

Vale acotar que el territorio argentino, permite distinguir por lo menos doscientas 200 regiones, desde el punto de vista de los recursos naturales y el desarrollo sustentable.

Casi el noventa por ciento de la población argentina( esos "portadores de argentinidad"), habita, en poco mas de mil seiscientos (1600) asentamientos humanos, de mas de seiscientos(600) habitantes. Junto con el Área Metropolitana de Buenos aires( que incluye al Gran la Plata), y que alberga alrededor de 12 millones de habitantes, hay otros cincuenticinco(55) asentamientos de mas de cincuenta mil habitantes( 50.000), y tenemos alrededor de 1.440, asentamientos en la franja que va de los 600 a los 20.000 habitantes.

Hay diferentes agregados, que se pueden distinguir, en los 35 millones de "portadores de argentinidad":

- Hay alrededor 22 millones en condiciones de votar;

- 14 millones integran la población económicamente activa;

- 4 millones son jubilados o pensionados;

- Alrededor de 10 millones están escolarizados; un millón de ellos en las universidades e institutos Terciarios.

- Hay alrededor de 25.000 escuelas primarias, y 7.000 escuelas secundarios.

- Incluso se puede agregar la existencia de alrededor de dos mil (2.000) circuitos postales fuera de la ciudad de Buenos Aires, como sugerentes unidades de planificación

Y en cada asentamiento humano, aun en los de menos a 600 habitantes, la vida de nuestra gente, discurre soportada, de acuerdo a las respectivas predisposiciones y actividades, en un denso tejido de lo que generalmente se llama, las instituciones de bien publico, a las que el justicialismo reconoció como "organizaciones libres del Pueblo". y ahora se han redescubierto como "Tercer Sector" u " ONGes".

Allí hay lugar para diferentes encuadres formales como las asociaciones civiles( particularmente los clubes sociales y deportivos), las mutualidades, las cooperativas, las cooperadoras escolares, policiales y hospitalarias, los centros de jubilados y pensionados, las asociaciones Profesionales de trabajadores( nuestros sindicatos), los colegios profesionales, las Cámaras de Comercio, los scouts o exploradores, las organizaciones del culto y las fundaciones. La lista no se agota.

No es un dato menor que estas instituciones tan enraizadas en nuestros pueblos y comarcas rurales, albergan en sus génesis histórica, principios de alto valor solidario como: "el juego limpio", "la cooperación libre", "los socorros mutuos" y el "siempre listos".

Cuando uno observa, la vida cotidiana en algún asentamiento pequeño o mediano, o en los barrios de las grandes ciudades, percibe que estas instituciones interactúan intensamente con los establecimientos escolares, particularmente los primarios y con los establecimientos hospitalarios y los policiales.

Va de suyo que todos ellos interactúan intensamente con la Municipalidad. Desde la Municipalidad y desde dependencias publicas como las escuelas(particularmente ) las primarias, las comisarías, los hospitales y también las sucursales de los bancos oficiales. empieza una relación, que se va haciendo mas distante, con las reparticiones publicas de nivel provincial y nacional, a medida que estan aumentan en jerarquia institucional.

A los efectos de encauzar, organizar o regular el quehacer de los portadores de argentinidad, encuadrados en mayor o menor grado en el plexo de las "organizaciones libres del Pueblo", se viene desplegando una compleja estructura de poderes públicos, acorde al sistema republicano, representativo y federal, adoptado desde 1853, y relegitimado por la Convención Nacional Constituyente de 1994, donde incluso se dio status constitucional a las autonomías municipal y universitarias, que se consideraban implícitos en el anterior texto constitucional.

Así en Argentina rige un esquema institucional, que conjuga los principios: representativo, republicano, y las autonomías provinciales, municipales y universitarias.

Así los 35 millones de portadores de argentinidad, ( y los que los sucedan) desde el ámbito territorial desde donde habitan o se proyectan, despliegan sus existencias teniendo como ineludibles referencias el plexo de instituciones de bien público y el complejo sistema de poderes públicos, arriba insinuado.

Cabe apuntar que como resultado, del alto valor que las familias argentinas, asignaron a la educación de sus hijos, se percibe un creciente enriquecimento de la calidad de gestión tanto de los poderes públicos, como de las instituciones de bien publico, consecuencia de la incorporación creciente de egresadas y egresados de universidades e institutos terciarios, a los cuadros de dichas entidades e instituciones, así como a los medios de comunicación social.

Y los actuales portadores, particularmente los mas veteranos, cuentan con la memoria viva, que es una parte del aporte cultural de las generaciones precedentes.

Y también está disponible(aunque parcialmente aprovechada) la memoria institucional que es la que nos viene del pasado y que aguarda su aprovechamiento en innumerables repositorios, archivos y bibliotecas públicos y privados.

Se nos ocurre que en el inventario del acervo argentino , que realizamos a vuela pluma, no se puede soslayar a los medios de comunicación social, tan imbricados en la vida de las comunidades. Nos referimos a los periódicos, a las propaladoras que aun subsisten, a las emisoras de amplitud y de frecuencia modulada, a los canales abiertos y de cable.

Y antes de adentrarnos en el diseño de escenarios futuros, para la fluencia vital argentina, no puedo dejar de soslayar un ingrediente, que es parte de nuestro acervo y que seguirá actuando como lastre, en la medida que no se generen actitudes colectivas de reconciliación y de aventar el trigo de la cizaña.

Me refiero a TODO lo sucedido en el país a partir de Setiembre de 1930, tanto bajo los gobiernos de facto, como de los gobiernos "pseudoconstitucionales" .

Porque debemos asumir, que por encima o por debajo de los gobiernos de facto o pseudoconsitucionales, los portadores de argentinidad siguieron desplegando ( con comprensibles distorsiones) "el continuun cultural Argentino". Inclusivo debieran asumirse tanto obras publicas , como legislación, de esos periodos que han incidido , inciden e incidirán sobre nuestro presente y nuestro futuro.

Ello es también aplicable a determinados productos intelectuales de ese pasado preñado de ilegitimidad, que a nuestro juicio son, pasibles de reconsideración en el marco de la plena vigencia del Estado de Derecho.

Abrevando en una NUEVA FILOSOFÍA DE LA VIDA que se pretende, SIMPLE, PRÁCTICA Y POPULAR, PROFUNDAMENTE CRISTIANA Y PROFUNDAMENTE HUMANA, va de suyo nuestra creencia, que el pleno desarrollo de la personalidad de los actuales y futuros portadores de argentinidad, solo será posible, bajo la permanencia en el tiempo del estado de Derecho, vigente desde diciembre de 1983.

Desde esta sucinta enunciación del potencial material argentino y de su calificado capital humano, podemos comenzar a visualizar el rol de la argentinidad, en este mundo "mundializado o globalizado".

Se nos ocurre que el aporte argentino en el presente y en el futuro de la especie humana, ha de realizarse, sobre un modelo de sociedad o de una utopía convocante.

Y en la opinión de nuestra "individualidad consciente", creemos que ese modelo y esa utopía convocante es el concepto de COMUNIDAD ORGANIZADA.

Porque nos parece, que solo mediante la búsqueda permanente del modelo argentino de "comunidad organizada", se puede CONDUCIR el destino argentino en el Planeta tierra.

Como estableció la Doctrina Nacional, en el documento en que nos basamos:

- La Comunidad organizada es el cuerpo y el alma de la Patria.

- El Cuerpo de la Patria son el gobierno, el Estado y las Organizaciones libres del Pueblo;

- el alma de la Patria es la doctrina Nacional.........

- Recordemos que la doctrina justicialista fue declarada por ley 14.184, de diciembre de 1952 Doctrina Nacional.

- Recordemos que para la Doctrina Nacional, doctrina Es: el conjunto de PRINCIPIOS GENERALES, cuya UNIDAD DE CONCEPCIÓN, promueve la UNIDAD DE ACCIÓN, base indispensable de la UNIDAD NACIONAL.

- Vale acotar que el Estado, en la concepción justicialista, es una herramienta de CONDUCCIÓN política. O sea que se equipara a Administración publica o a poderes PUBLICOS constituídos.

. La Verdad 19, estableció que constituimos un gobierno CENTRALIZADO, un Estado Organizado y un pueblo Libre" . Esta verdad que luego se precisó, apuntando que el Gobierno CONDUCE CENTRALIZADAMENTE , el Estado EJECUTA DESCENTRALIZAMENTE, y el PUEBLO produce libremente.( Recordar el concepto e organización libre del pueblo).

- Corresponde aquí vincular los apotegmas " Adoctrinar es organizar" con "Desarrollar un profundo nacionalismo cultural". Porque, debemos asumir, los peronistas y los demás compatriotas, que la doctrina Nacional, es patrimonio de la cultura nacional y no solo de los peronistas. Y que por ende cualquiera sea la conformación de un modelo argentino para un proyecto nacional, no puede alejarse de los principios generales de la doctrina Nacional, ni del concepto de comunidad organizada.

Ademas lo que distingue al justicialismo, es el concepto de CONDUCCIÓN. E Independientemente de fuertes liderazgos como el de Carlos Menem, la consigna es la Conducción Institucional y no la gregaria.

Entonces, ante una pluralidad argentina en la que la vida de cada uno de nosotros se vincula con las entidades de bien publico y las instituciones estatales, solo es concebible en plenitud democrática, una UNIDAD DE ACCIÓN, emergente de una UNIDAD DE CONCEPCIÓN, que sólo se puede lograr con ADOCTRINAMIENTO PERMANENTE.

Ya vimos que esto se relaciona con la búsqueda afanosa y permanente de la UNIDAD NACIONAL ARGENTINA.

Para considerar todo esquema de adoctrinamiento permanente, es necesario, asumir, que en forma inorgánica, preceptos doctrinarios, recorren la fluencia vital argentina. No es por casualidad, como esa fluencia se pronuncia en términos electorales.

Para evitar cualquier tentación omnicomprensiva y por añadidura totalitaria, los esquemas deben estar preponderantemente direccionados a los afiliados y simpatizantes peronistas, y particularmente a los que integran o aspiren a integrar el horizonte directivo tanto en las entidades de bien publico, como en los estamentos estatales.

El sistema representativo, republicano con autonomías federales, municipales y universitarias, así como con libertad de asociación, solo puede funcionar homogéneamente (es decir con unidad de concepción), si hay un adecuado adoctrinamiento.

Sólo mediante la organización que genera el adoctrinamiento se puede conducir.

Resulta ilusorio, querer anular, la sempiterna lucha por el poder o la preminencia, en cuanto invariante de la condicion humana, pero esa lucha se atenua, si los protagonistas actúan encuadrados por una misma unidad de concepción.

Y considerada la Doctrina Nacional, como un componente de la cultura argentina, va de suyo que al resto de nuestros compatriotas podemos vincularnos en forma fecunda, a través de valores compartidos, como los que forman ya parte de nuestro acervo y de allí la consigna onmicomprensiva del "profundo nacionalismo cultural".

Hoy que tanto se habla de las Tecnologías de la Información(emblematizadas por Internet) y del advenimiento de la sociedad del conocimiento y la información. Solo podemos agregar en función de nuestro desarrollo, que dichas tecnologías son maleables para nuestra objetivos. Y nos recuerdan aquello de : " no se vence con violencia, se vence con inteligencia y organización". Aquello del uso intensivo de la inteligencia o del " acopio de materia gris".

Es decir adoctrinamiento permanente para los peronista y desarrollo de un profundo nacionalismo cultural para todos los argentinos, insertos sin reservas en la América Profunda.

Desde esa homogeneidad cultural argentinista( que en modo alguno enherva nuestro rico pluralismo multidimensional), podemos proyectarnos a la vida planetaria.

Sin embargo hay un mandato especifico que nos retrotrae a nuestra tierra y a las responsabilidades emergentes.

Así nos introducimos en aquella consigna, lanzada en Viedma por el presidente Alfonsín, hacia abril de 1986, que nos parece de alto valor prospectivo, y engarzada en precedentes históricos del propio peronismo, como fueron la Declaración de la soberanía del Mar epicontinetal argentino, la política sobre el sector antártico y la provincialización de las provincias patagónicas: Nos referimos a:

"Al Sur, al Mar y al frío".

Los "portadores de argentinidad", potenciados por el adoctrinamiento permanente y por el desarrollo nacionalismo cultural, deben asumir la consigna de marchar, sobretodo en términos conceptuales, al sur al Mar y al Frío.

La dimensión argentina patagónica y atlantártica, es el desafío aun no asumido por la fluencia vital argentina, mas alla de la solitarias voces pioneras. Es la que permite el juego grande en la mundializacion.

Consideraciones análogas, nos merece la proyección argentina, sobre el espacio aéreo y sideral, que está sobre nuestras tierras y mares. La brevedad de la mención, no amengua su similar dimensión estratégica y geopolítica.

No debieran tampoco soslayarse los derechos que nos asisten en el empleo soberano del ya saturado espectro radioelectrico.

En plenitud democrática, con adoctrinamiento permanente y el desarrollo de un profundo argentinismo cultural. Con una fe inquebrantable en la misteriosa creatividad de nuestra gente, estaremos siendo una Argentina socialmente justa, economicamente libre y políticamente soberana.