Make your own free website on Tripod.com

CONCEPTOS DE ECONOMÍA DOMÉSTICA, CASERA U HOGAREÑA

 

NOTA PRELIMINAR  

Lo que sigue se trata de un conjunto de artículos, publicados entre 1991 y 1998 en los que el autor desarrolla los conceptos de Economía Doméstica u hogareña, como herramienta para abordar los problemas de subsistencia cotidiana que se vienen planteando en la Argentina como consecuencia de la substancial, rápida y traumática transformación que se viene desencadenando a escala planetaria. Como los artículos, forman parte del mismo desarrollo, aparecen reiteraciones, ya que en algún modo, el artículo posterior, contiene para el o de los anteriores.

Los mismos fueron presentados al Congreso Mundial de Desarrollo Local, que tuvo lugar en Canadá en 1998.

 

“EL RETORNO DE "LO CASERO"

 

Por el Licenciado: Alfredo Armando Aguirre.

 

La inmensa mayoría de los abuelos y aun de los padres de quienes pasamos los cuarenta; no poseían la instrucción que brindan los secundarios, los profesorados y las universidades. En el mejor de los casos, primario completo y gracias: Eso si, eran poseedores de una cultura, de la de hoy carecemos, salvo paradójicas excepciones. Ellos tenían su huerta. Su gallinero. Sabían hacer conservas y embutidos. Amasaban y cocinaban su pan. Confeccionaban, y remendaban la mayor parte de sus vestimentas. Llegó luego, lo que se conoce como sociedad industrial. .La gente comenzó a trabajar en fábricas y oficinas. Se creyó, y en un lapso fue cierto, que los sueldos y salarios alcanzaban para vivir. Que todos tuvieran un trabajo fijo; se daba casi por descontado. Las producciones "caseras" fueron reemplazadas por las producciones a escala y aquel tiempo donde todo era hecho en casa, pasa a ser nostalgia.

Pero hubo un momento; en que esa civilización industrial (que solo llegó deformada a la Argentina y en especial a su interior) comenzó a tambalear, y ello fue por principios de la década del setenta: Hubo como siempre voces pioneras como Schumacher; que en su libro "Lo pequeño es hermoso" de 1973, mostraba las bondades de lo que pasaría a denominarse.

"tecnología apropiada”; que en otras palabras, era la reivindicación de lo que nosotros conocíamos como "lo casero"

A países como el nuestro, la "noche" de la crisis se nos vino a mediados de 1982 Cuando las pasiones se aquieten; se reconocerá que el Mensaje de Parque Norte del presidente Alfonsín en el verano de 1986; certificó la entrada a pleno de lo que se conoce como sociedad postindustrial.

El estilo de vida de la sociedad industrial hizo perder la cultura de

"lo casero": Ello solo subsistió, curiosamente en algunas áreas rurales marginales.

Los nuevos tiempos sugieren el reaprendizaje de las tecnologías apropiadas.

Más como la transmisión de generación a generación se perdió, urge propagar la cultura de "lo casero " a través del sistema educativo

Recientemente nos hemos enterado vía "LA REFORMA" de experiencias como el curso para docentes de técnicas agropecuarias que tuvo lugar en Ojeda. O la invocación "...pampeanos a las abejas" formulada por el profesor

Norberto Martín desde Alta Italia.

De mis amigos Gloria Ortiz, Marito Monti v Juan Enrique Romero, he conocido experiencias como las piscicultura; la cría de pavos con leche caprina; la elaboración de abonos naturales (composit); la obtención de energía a través de la fermentación del estiércol, o la alconafta a partir del maíz o sorgo sacarino.

Quedan aun en las viejas bibliotecas, aquellos almanaques o cartillas del Ministerio de Agricultura, donde se daban consejos para las huertas y granjas familiares. Todas esas experiencias del pasado o las actuales a escala reducida, debieran ser empleadas para un Programa General de Economía Domestica, a encarar desde la esfera institucional que corresponda.

En nuestra óptica; este retorno sistemático a lo casero, habría de pasar por el sistema educativo. En cada escuela primaria, los comedores existentes o a crearse deberían abastecerse total y/o parcialmente con los productos de las huertas y/o granja de las respectivas escuelas, operadas por los maestros; alumnos y padres organizados en cooperadoras: Sabemos que esto se hace con éxito en muchos lugares; mas debe hacerse en todos los sitios. La producción de estas huertas y/o granjas no debería exceder lo necesario para el comedor al que abastece. Intentar comercializar sistemáticamente dichas producciones sería contraproducente.

Al difundirse estas prácticas de Economía Doméstica mediante el sistema educativo; se aseguraría. que los niños y sus padres" trasladen" la modalidad aprendida a sus propios hogares. Resulta obvio apuntar; las acciones de refuerzo de esta tarea: que podrían efectuar los medios de comunicación.

Sé que la modalidad aquí propugnada encuentra detractores ideológicos.

Sin prejuicio de ello y respetando la disidencia, creo que el retorno a "lo casero" es una alternativa para recuperar la calidad de vida de numerosas familias argentinas que viven fuera de las megalópolis del país.

 

* PUBLICADO EN "LA REFORMA" DE GENERAL PICO ", DEL 2 DE MAYO DE 1991

 

 

“ECONOMÍA DOMESTICA Y VIDA COTIDIANA"

Por el Lic. Alfredo Armando Aguirre 1era. Parte

 

No hace falta realizar sesudos estudios para darse cuenta que se están produciendo rápidos cambios en nuestros estilos de vida cotidianos. Esa víscera tan sensible como es el bolsillo; nos esta indicando que los esfuerzos por ganarnos el diario sustento son distintos a los de pocos años atrás

En el presente ensayo, tengo la explícita intención, de invitar a quienes lo lean, a considerar modalidades alternativas de subsistencia para mantener, y si es posible mejorar la calidad de vida de nuestras familias.

En LA REFORMA del 2/5/91 se publicó una colaboración nuestra, titulada: "EI retorno de lo casero". No aspira este desarrollo más que a profundizar en la misma dirección que aquel.

No nos cansamos de reiterar en las colaboraciones por este medio que el mundo y el país experimentan un rápido, profundo y traumático transito desde un estado de cosas hacia otro estado de cosas. No se puede afirmar con certeza si el escenario hacia donde vamos será mejor que el actual o que los pasados. Pero el transito aparece como inexorable y si, se puede afirmar que ser distinto. Claro que la inmensa mayoría de la gente, se ve compelida a afrontar este futuro, con el bagaje de experiencias vitales que los mismos y sus predecesores inmediatos han acumulado en el pasado.

Más aunque parezca perogrullesco, el mundo de ayer es distinto al mundo de hoy, y la distancia temporal no es de veinte o treinta años para atrás, sino de no mas de cinco años.

Es en este traumático interregno, donde se refuerza el sentido de responsabilidad social de los estudiosos, en el sentido de tratar de entender cómo puede ser el nuevo estado de cosas hacia el que inexorablemente marchamos, y divulgar esos estudios para que la mayor cantidad de gente posible pueda procesar adecuadamente sus respectivas problemáticas individuales y familiares.

-Se coincide en afirmar que el mundo de nuestros días esta signado por dos características: el ajuste estructural y la "Post guerra fría".

Se entiende por ajuste estructural, al conjunto de medidas de privatización, desregulación y desmonopolización destinadas a dar plena vigencia al mercado y la competencia como asignadores de recursos.

La "Post guerra fría", la " gladnost”, la "perestroika" y la caída del muro de Berlín; simbolizan la finalización del enfrentamiento del mundo occidental, liderado por los Estados Unidos, y el mundo comunista liderado por la Unión Soviética. La disolución de la Unión Soviética interpretable como un triunfo del mundo occidental, ha revigorizado al sistema de la democracia representativa, como paradigma político.

El mismo, junto a la economía de mercado, parecieran ser los parámetros a partir de los cuales, habrá de procesarse de ahora en mas la problemática de los países de la tierra.

Mas la vigencia de una economía de mercado, tardara en extender sus beneficios a todos los rincones de la tierra. El concepto es obviamente aplicable a nuestra querida Argentina. Nuestra experiencia propia y los estudios realizados, nos sugieren que por largos periodos, una franja importante de población quedara fuera del alcance de los beneficios de la economía de mercado. Incluso en muchos casos los beneficios llegaran parcialmente y habrá que acudir a otras metodologías para la subsistencia.

Esta situación de carencia, podría resolverse paulatinamente, si se promoviese el retorno de un concepto que parecía casi archivado en el rincón de los recuerdos: me refiero a la Economía Doméstica.

Quizás este concepto, poco les diga a los menores de cuarenta años; y sobre todo a los de esa franja etaria que viven en las grandes ciudades.

Sin embargo, hubo un tiempo en que en los hogares, y en especial, los mas humildes; se criaban aves de corral; se hacían embutidos y conservas; se tejía y confeccionaba la ropa, se horneaba el pan, y así en forma semejante, las familias casi se autoabastecían.

Luego llegó la sociedad industrial (en realidad en la mayoría de las localidades argentinas solo llegó fragmentaria y casi caricaturescamente).

Ello suponía: que casi toda la población económicamente activa; tuviera un empleo estable en el comercio, los servicios o la industria. Otro supuesto era que las remuneraciones que se percibían por esos empleos alcanzasen para mantener con decoro a las respectivas familias. En una medida importante, esto se cumplió durante décadas, para una inmensa mayoría de los hogares urbanos argentinos. Subsistió en las áreas rurales esa manera de resolver los problemas a lo "casero"' ‘, y nunca llegó a haber empleos fijos para todos. Pero estos grupos, que nunca dejaron de ser numerosos, se consideraban marginales.

El grueso de la población se fue adaptando a las pautas de consumo de la sociedad industrial (algunos la llamaron "American way of life"), y fue abandonada la "cultura de lo casero. Dicha cultura incluso, fue estimulada en su tiempo desde el sistema educativo y reparticiones oficiales como el Ministerio de Agricultura. En esas viejas bibliotecas, que aun hoy subsisten casi heroicamente, pueden encontrarse las viejas cartillas y almanaques del Ministerio de Agricultura donde se difundían los métodos de Economía. Doméstica. Aún subsiste como vestigio de esa ‚poca un Profesorado de Economía Doméstica en la Capital Federal.

Un destacado educacionista como Próspero Allemandri, propiciaba hacia 1949, bondades pedagógicas practicas de la economía hogareña.

Lo concreto es que las distintas mutaciones que se operan en el mundo y en el país, sugieren conceptos como el de Economía Doméstica. (Continúa)

 

“ECONOMÍA DOMESTICA Y VIDA COTIDIANA"

Por el Lic. Alfredo Armando Aguirre 2da. y última parte

 

La gente es lo suficientemente perspicaz, como para advertir las mudanzas a que nos venimos refiriendo. Y viene procediendo en consecuencia.

Inclusive, los gobiernos argentinos con obvias limitaciones de recursos tratan de hacer lo suyo. En las etapas previas a estos tiempos se comenzó a operar oficialmente, con el concepto de "desarrollo de la comunidad”; luego se incorporó el concepto de "promoción social”. Junto con la restauración de la democracia en 1983, apareció el concepto de "seguridad alimentaria”, ejercido a través del Programa Alimentario Nacional (P.A.N.). La actual Administración nacional comenzó a operar con el

Bono Solidario, que rápidamente mudó a las Políticas Sociales Comunitarias (PO. SO. CO), y se viene implementando el Programa Federal de Solidaridad. A nivel teórico comenzaron a barajarse conceptos como: "desarrollo local”, "agrópolis”, "pequeños emprendimientos productivos" o micro emprendimientos.

Todos estos aportes (la nómina no es exhaustiva) teóricos o prácticos son válidos, pero insuficientes. EI sentido que aquí asignamos a la economía política, es parecido pero distinto y complementario de cualquier iniciativa pública o privada que apunte a contribuir a resolver los problemas de subsistencia cotidiana de las familias.

Apostamos al sistema educativo y a los medios de comunicación como promotores de la Economía Doméstica.

Tomemos como ejemplo, Administración Publica Nacional. Aún racionalizada, quedan en su órbita: Radio Nacional, Argentina Televisora Color; Agencia Noticiosa Télam; Boletín Oficial de la República Argentina, el Profesorado

Nacional de Economía Doméstica (Actual Superior de Actividades Prácticas); un área de perfeccionamiento docente; el Consejo Nacional Educación Técnica (ahora: responsable de la enseñanza agropecuaria y el Instituto de Investigación y Desarrollo Pesquero.

También quedan en centros de documentación oficiales, vestigios de ‚pocas anteriores, valiosas publicaciones sobre esquemas prácticos y sencillos sobre el tema que nos ocupa. Un enlace institucional adecuado y estable entre estas u otras instancias podrían generar contenidos alusivos a difundirse por los medios de comunicación oficiales a los que seguramente se sumarán voluntariamente los medios privados de comunicación.

Mediante una adecuada movilización y coordinación de las reparticiones arriba mencionadas, y sin más costo que el que habitualmente tienen; ello podría generar una alternativa eficiente de promoción de la Economía Doméstica.

En términos parecidos podríamos referirnos a los Gobiernos Provinciales y Municipales. Hoy día prácticamente no quedan escuelas primarias en jurisdicción nacional. Casi todas están en jurisdicción provincial.

A nuestro entender, la escuela primaria, seria un componente ineludible de cualquier sistema que se vertebre para promocionar la Economía Doméstica. Los docentes, ya jubilados, saben; a lo que me estoy refiriendo: A aquellas huertas escolares; que subsisten en algunos lugares, y que supo promover el desaparecido Consejo Nacional de Educación.

El niño que aprenda la cultura de la Economía Doméstica, la propagar en sus hogares. La cooperadora, ese complemento obligado de la escuela, es el ámbito ideal, para que los padres también participen en la promoción de la Economía Domestica. Y en este aspecto quiero ser claro. La escuela primaria, con el concurso de la cooperadora debe propagar la cultura de la Economía Domestica para que los educandos la lleven a sus respectivas familias. Que la huerta escolar sirva para atender el funcionamiento del comedor escolar, es un objetivo complementario. No quisiera que se confunda la tarea educativa para fortalecer las economías hogareñas, consolidando la organización social del país; con algunos intentos de sesgo colectivista, que son intentos embozados de granjas colectivas

Por suerte, como insinuábamos mas arriba, están proliferando iniciativas parecidas a lo que aquí alentamos.

De puro racional que pretender ser uno, pareciera conveniente que existiera un programa, directiva u orientación en la materia.

Sin embargo, nos inclinamos por compatibilizar la promoción de la economía doméstica, con la desregulación, la privatización y la desmonopolización, que en resumen buscan la primacía del mercado y la competencia.

La implementación progresiva de la Economía Doméstica, debería estar signada por la creatividad y la descentralización.

Cada familia vive en un entorno geográfico que determina sus las posibilidades y las limitaciones. No hay sitio sin posibilidades, el problema es, cuando se busca la precisa posibilidad, allí donde esa no es posible. No es lo mismo la Economía Doméstica en una megalópolis que en un pequeño pueblo en la Mesopotamia, que en el Oeste Pampeano.

Hay un aspecto de este tipo de economía, tal cual la concebimos que debe diferenciarse de otras modalidades parecidas. La producción de la economía doméstica esta destinada preponderantemente al consumo de cada familia.

A título de ejemplo, si hay excedente, el mismo puede compartirse los vecinos o amigos; y si hay sobrante, pueden alimentarse aves de corral o ganado menor como, cerdos y cabras.

Esto implica que al menos al principio, no contempla procesos de comercialización que resultan muy complejos y desvirtúan la prioridad del autoabastecimiento familiar.

Vale consignar que trasladar el concepto de Economía Domestica desde ‚pocas pasadas al presente, implica nuevas dimensiones. Por un lado el tiempo ha hecho casi desaparecer la cultura de "lo casero”, y por ello

Es necesario aprenderlo. Lo positivo es que el nivel de instrucción de la población, es sumamente superior al que tenía en anteriores épocas. Ello implica que la gente esta en mejor aptitud para percibir e implementar la Economía Domestica.

También resulta un factor de estímulo, el grado de desarrollo tecnológico alcanzado. Con tecnología apropiada y con gente instruida las posibilidades de la economía domestica se potencian. Queda pues planteado el tema, como una herramienta para afrontar asechanzas futuras sobre los niveles de vida.

Sé que el presente desarrollo, puede despertar objeciones ideológicas. Pero entre la ideología y los problemas concretos de la gente, me quedo con la gente. Si alguno de los que nos honren leyendo esta colaboración, cree en la Economía Domestica, le sugiero que haga una fotocopia de la misma y se lo mande al amigo que pueda interesarle. Persuadido a esta altura de mi existencia, que la gente siempre es más importante que los gobiernos, inclusive que el mejor de estos, confío en que la Economía Doméstica, gestada por el sentido común, ser una herramienta poderosa para los tiempos que nos esperan (11/XI/92).

 

*** PUBLICADO EN "LA REFORMA “, DE GENERAL PICO LOS DÍAS 24 Y 30 DE

NOVIEMBRE DE 1992

 

“ECONOMÍA DOMÉSTICA Y EMPLEOS PRODUCTIVOS"

Por el Licenciado Alfredo Armando Aguirre

 

Creo que es un objetivo deseable para cualquier país, que toda la población “económicamente activa", tenga empleos productivos. Vale aclarar que cuando decimos población "económicamente activa", no estamos considerando, por diversos motivos, a los adolescentes, a los ancianos y a los discapacitados. Y cuando decimos que esos empleos deben ser "productivos", aludirnos a que los mismos deben constituir esfuerzos físicos y/o intelectuales destinados a la obtención de bienes y servicios.

El objetivo enunciado de propósitos tan sublimes es de difícil consecución, en nuestro país y en cualquier otro lugar del Planeta Tierra.

Sin embargo, no serán vanas, las especulaciones que se realicen para analizar de que manera de ahora en más, ese objetivo puede ser alcanzado. Uno siente la tentación de hacer una larga enunciación de antecedentes de como se intentó "crear trabajo"' en la Argentina. Mas la mutación de circunstancias mundiales, son tan substanciales que por un largo tiempo deberíamos pensar en dejar de lado las herramientas a las que se acudió para generar puestos de trabajo: la sustitución de importaciones industriales y el empleo público.

Estas dos alternativas se emplearon conjuntamente a partir de los años Treinta. Es decir por más de medio siglo. Seria injusto afirmar que las mismas no hicieron aporte alguno al progreso del país. Pero ambas se agotaron, mal que les pese a quienes habían venido beneficiándose con ellas en desmedro de los NO beneficiados por sus alcances.

¿Como hacer, pues, en estos días, para que la población "económicamente activa" del país tenga; empleos productivos y con remuneraciones suficientes para vivir con dignidad?

Esta es quizás la pregunta, que debería movilizar el pensamiento de los argentinos adultos contemporáneos.

Pensar que se trata de generar empleos productivos y por añadidura con remuneraciones adecuadas a alrededor de doce (12) millones de personas.

Por nuestras vivencias, investigaciones, y reflexiones sobre la cuestión argentina, somos de la opinión de que dicho objetivo fundamental, tal como esta explicitado es inalcanzable en el corto y en el mediano plazo.

Ello no obsta, para que el mismo, sea el marco de referencia, que oriente las búsquedas posibles que se planteen.

Las políticas publicas económicas que se vienen aplicando desde aproximadamente mediados de 1975 (el rodrigazo), vienen reduciendo los empleos industriales por un lado y el empleo publico por el otro.

Tal cual evoluciona el cuadro de situación económica del país, en este otoño de 1993, uno puede pensar que tales tendencias estarían llegando a sus límites. El sector privado, particularmente la industria mantendría sus actuales niveles de ocupación, y el sector público habría racionalizado ya todo el personal posible, sin altos costos sociales.

Esto supone un panorama angustiante, tanto para los desafectados del sector industrial, como para los del sector público, como así también para las nuevas camadas que entran en la etapa económicamente activa y encuentran dificultades para obtener empleos productivos, aspirando que los mismos sean adecuadamente remunerados.

Como se podrá apreciar, la cuestión planteada hace al futuro de todos.

Es una problemática de tal complejidad, que requiere una honda tarea de reflexión colectiva. Por suerte la plena vigencia de las instituciones de la Democracia republicana permite el procesamiento participativo de esta crucial cuestión.

Por nuestra parte, y como un aporte a la solución de esta cuestión, creemos que el concepto de Economía Domestica puede ser solución parcial para muchas de las familias que si no se enfrentan YA con el problema de la subsistencia, pronto se verán compelidos a hacerlo.

No esta en nuestro pensamiento, considerar a la Economía Doméstica como la única solución, pero en nuestra opinión puede dar respuestas concretas, que no dependen más que del propio esfuerzo de los directamente involucrados.

La Economía Domestica será un complemento para los que tienen un empleo privado o público; mas ser el modo de subsistencia de quienes hayan perdido su empleo o no hayan conseguido el primero. Antes de cualquier otra consideración quisiéramos dejar en claro una dificultad que NO presenta la Economía Doméstica, frente a otras alternativas que es el caso de los promocionados "micro emprendimientos productivos". Lo producido por la Economía Domestica no se comercializa. La Economía Doméstica no entra en ningún mercado. Sus actividades están destinadas al consumo de la familia o las personas que las realicen. Esta característica de autoconsumo despeja una incógnita de toda actividad productiva como es la "colocación" de la producción. Aun el mínimo proceso de comercialización requiere alguna complejidad que aumenta con la búsqueda de mercados más amplios.

Nuestra experiencia, es que el gran "cuello de botella" de las pequeñas y las medianas industrias, son los sistemas de comercialización y mercadeo.

Durante mucho tiempo hemos escuchado exhortaciones oficiales a la producción para la exportación. Y podemos asegurar que una operación de comercio exterior es sumamente compleja. Es decir que exportar (o importar) requiere una compleja estructura de comercialización, además de volúmenes de producción y control de calidad. Por otra parte, si resulta difícil conquistar un mercado local o interno, en mayor medida, lo es entrar en un mercado externo. Pero dejemos el comercio exterior o el interior de grandes volúmenes para las estructuras de producción y comercialización, que las hay y muy aptas en el país.

Recordemos, por lo expresado precedentemente que muchas personas, no tendrán al menos por el momento inserción laboral en esas estructuras o quizás la tengan parcialmente.

Es en este dilatado ámbito, donde cobra valor el concepto de Economía Doméstica.

Porque no todos tienen porque haber leído nuestros trabajos sobre el particular, vale recordar que tal concepto comprende actividades tales como: la huerta familiar, la cría de animales domésticos, la elaboración de pan y pastas, la elaboración de dulces, conservas y embutidos.

La confección, remiendo y zurcido de ropas y calzados, y actividades como la puericultura y prevención de la salud.

Promover los beneficios de la Economía Doméstica, implica acciones sistemáticas, asistematicas y parasistematicas del sistema educativo y de los medios de comunicación. Resulta sumamente auspicioso saber que en el ambiente argentino, hay iniciativas públicas y privadas, orientadas en el sentido que aquí propiciamos. Lo que se trata es de darles más cobertura. La primera impresión, es que las medianas y pequeñas localidades y las zonas rurales son más proclives a la propagación de la Economía Doméstica. Ello no obsta para que haya modalidades posibles en las áreas metropolitanas, donde los volúmenes de carencias son abrumadores.

Estas características, sugieren que es mas fácil, Economía Doméstica mediante, capear los tiempos críticos, fuera de las grandes metrópolis que dentro de ellas. . Ello debería ser muy aleccionador en función de posibles migraciones internas. El "mito" del empleo bien remunerado en la fabrica de la gran ciudad, se terminó. Tras esa quimera que supo tener mucho de cierto, muchos abandonaron las duras faenas rurales y la vida algo monótona de los pequeños pueblos. Hoy día el interior argentino cuenta con adelantos tecnológicos impensables otrora, y la población en general, esta por lejos mucho más capacitada que las anteriores generaciones que con su esfuerzo apoyaron esta elevación cultural actual.

Por ello con el conocimiento tecnológico disponible y con gente capacitada, estamos persuadidos que la Economía Doméstica, puede paliar las necesidades básicas presentes y futuras de muchas familias argentinas.

No buscan estas líneas descalificar otros caminos, tras el mismo objetivo, sino explicitar uno, el que más hemos estudiado y que es el que en nuestra opinión, pone gran parte de la solución de la problemática de la subsistencia de cada uno en sus propias manos

(Lobería, 13 y 14 de marzo de 1993).

, .

* PUBLICADO EN "LA REFORMA", DE GENERAL PICO EL 14 DE ABRIL DE 1993

 

 

“ECONOMÍA DOMESTICA, PREVENCION SOCIAL, TECNOLOGÍA APROPIADA Y

AUTOEMPLEO”

Por el Licenciado Alfredo Armando Aguirre 1era. parte

 

Soy de los que creen, que los estudiosos tienen una función social que cumplir, cual es la de compartir con sus semejantes el fruto de su labor intelectual.

Es por eso que desde hace un tiempo, he comenzado a efectuar consideraciones sobre el substancial cambio que se viene operando en el planeta que habitamos y acerca de los caminos para remontar las difíciles situaciones que se nos van planteando a las actuales generaciones argentinas.

Se caracteriza a la actual situación, como la de la "Postguerra fría", donde ha habido un perdidoso: el Bloque Soviético y un vencedor: El Bloque Occidental liderado por los Estados Unidos de Norteamérica. Los paradigmas ideológicos del Bloque Occidental (Estados Unidos y el resto de los integrantes del Grupo de los Siete, G.7) son la democracia representativa

y republicana, y la economía de mercado. Atento a este nuevo cuadro de situación mundial se han enfatizado las tendencias preexistentes en Occidente acerca de la necesidad de un AJUSTE ESTRUCTURAL, para dejar atrás las tendencias intervencionistas que emergieron como respuestas a la Gran Depresión de los Años Treinta, y que llevaron a la mayoría de los gobiernos de países no socialistas a fuertes intervenciones del Estado.

A estas tendencias no pudo escapar la Argentina, siempre sensible, a lo largo de su historia, de los acontecimientos de las sucesivas potencias rectoras del orbe.

Sin embargo, nuestro país como consecuencia de su proceso de formación como Estado Nacional, ya había incorporado la intervención estatal en diversas áreas, razón por la cual, las tendencias intervencionistas de los años Treinta, su sumaron a intervenciones preexistentes, con lo cual no es aventurado afirmar que en el quinquenio precedente, se han comenzado a remover situaciones que databan del momento mismo de la sanción de la Constitución Nacional de 1853. Esta persistencia en el tiempo, ha sedimentado en la memoria colectiva, y es a nuestro juicio, una de las causales profundas de las resistencias que en algunos calificados sectores y personalidades, desencadena la marcha hacia una economía de mercado, que en nuestro caso argentino, transita por los caminos de la privatización, la desmonopolización y la desregulación.

Mas junto con estos de por sí trascendentes cambios y obviamente interconectados con ellos, asistimos a un cambio de las modalidades productivas, de empleo y subsistencia, que conducen a un nuevo modelo de organización social, del que no se puede decir con exactitud como ser, pero se puede arriesgar que ser bastante distinto al prevaleciente hasta ahora.

El modelo que se va diluyendo traumáticamente ante nuestra cotidianidad, es el que conoce como "sociedad industrial". Una de sus características es la del divorcio de las funciones de producción y de consumo. Antes que el modelo fuera tomado como tal, era común que la gente produjera una parte importante de los productos que consumía, sobre todo ayudado por su marco familiar, que era numeroso. Esas pautas de "prosumidores", se mantuvieron en las áreas rurales, hasta los abuelos de la actual generación adulta. Eran los tiempos de la economía hogareña o doméstica, donde casi todos los alimentos se producían y/o se manufacturaban caseramente. Donde se cosía y remendaba la ropa y aún el calzado, así como otras tareas complementarias. A primera vista, esta conducta, parecía espontánea o fruto de la necesidad, más profundizando el análisis de la ‚poca, se percibe que existían deliberadas políticas públicas que alentaban ese tipo de economía. Hay abundante material sobre esta actitud, y al respecto puede consultarse el "Almanaque del Ministerio de Agricultura", que se publicaba anualmente entre 1925 y

1954, y que aún puede encontrarse en muchas viejas bibliotecas de nuestros pueblos.

Pero hubo un momento, que en la Argentina, como reflejo de la situación mundial, comenzó a imponerse el empleo en las fábricas, en las oficinas privadas y se acentuó ostensiblemente el empleo público .La mecanización agrícola se tradujo en menores demandas de mano de obra para las faenas rurales. Y así, durante más de medio siglo, el modelo fue tomado como referencia valida. Y entre otras consecuencias, se fueron abandonado aquellas practicas de la economía hogareña o doméstica .En realidad el empleo nunca llegó a alcanzar para todos, ni los sueldos alcanzaban para altos niveles de vida, pero lo concreto es que la gente lo tomó como modelo de vida. Para ser mas preciso, lo sigue tomando. Y en nuestra humana, apasionada y por supuesto falible opinión, nos parece que esas expectativas, podrían llevar a grandes frustraciones en el futuro inmediato, como ya lo están haciendo en nuestro presente.

Ya se ha comprobado como terminó la utopía socialista del pleno empleo industrial. El grupo de los Siete (G.7), en su última reunión tuvo como punto principal de su agenda el desempleo. Es decir, que en el presente y por lo menos en el mediano plazo, la economía de mercado tampoco asegura el pleno empleo industrial. Sobre este supuesto es que entendemos que la implantación de la economía de mercado, cuyos supuestos compartimos, debe complementarse ineludiblemente, con modalidades alternativas, como aquella de la Economía Doméstica, hoy mucho mas viable que antaño, por el exponencial desarrollo de la ciencia y de la tecnología, y por sobre todo por los niveles de capacitación que el sistema educativo a otorgado a las actuales generaciones argentinas, lo que las pone en capacidad y aptitud para aplicar los frutos del desarrollo científico tecnológico.

Y aquí, ha de hacerse hincapié‚ en el concepto de "Tecnología Apropiada". Dado que no toda tecnología es aplicable a la Economía Doméstica. Una difusión adecuada de tecnologías apropiadas para la Economía Doméstica, tiene como marco de referencia un modelo de sociedad signada por la creatividad, por la descentralización y por la creatividad.

 

ECONOMÍA DOMÉSTICA, PREVENCION SOCIAL

TECNOLOGÍA APROPIADA Y AUTOEMPLEO

Por el Licenciado Alfredo Armando Aguirre IIda. y Ultima parte

 

Para viabilizar tal modelo ha de tenerse en cuenta la actual configuración de la estructura económica, social y demográfica del país, caracterizada por una concentración de población en lo que se conoce como Pampa Húmeda y particularmente en el Área Metropolitana de Buenos Aires. Cabe recordar que las otras dos grandes concentraciones demográficas del país: el Gran

Rosario y el Gran Córdoba, se encuentran en la Pampa Húmeda, y si sumamos núcleos como Santa Fe-Paraná, Mar del Plata y Bahía Blanca, estaremos de acuerdo en señalar dicha concentración.

De todos modos el problema de concentración, radica en el Área metropolitana de Buenos Aires, ya unido al Gran La Plata. Por cada diez personas que hay en dicha Área, sólo hay UNA en el Gran Rosario, que es la segunda concentración humana del país. Las carencias del Área Metropolitana de Buenos Aires, traducen a nivel argentino, una característica del Planeta: la pobreza metropolitana del Tercer Mundo. Sin embargo, lo que diferencia al Área Metropolitana de Buenos Aires, de sus colegas del Planeta, es que la misma esta dentro de un país con una dotación de recursos naturales, con potencial para revertir esa situación.

Con este panorama, cuya gravedad es inocultable, se presentan dos grandes líneas de acción, al menos a nivel conceptual: Evitar las migraciones hacia el Área y alentar las Migraciones desde el Área hacia al Interior.

Atento el fracaso de las actitudes intervencionistas, aparece el desafío de resolver este problema, en el contexto de una economía de mercado, y en el marco institucional, de la plena vigencia del sistema Representativo,

Republicano y Federal.

Aunque la tarea parece agobiante con su sola enunciación, hay un elemento determinante: la gente no es tonta. Percibe que algo hay que hacer, tal vez con mayor certeza que algunos dirigentes. Y por ello va dando respuestas en esa dirección y va compartiendo aquellas políticas públicas, que desde varias instancias, van apuntando en similar sentido. Porque en esta, como en otras cuestiones, sólo tendrá vigencia lo que siente raíces en la gente común, que es la que en última instancia, decide los rumbos que asume una sociedad, ante un desafío mayúsculo, como el que nos toca enfrentar.

Nuevamente, ante la posibilidad concreta de propagar la cultura aparece la educación, la que hoy día se prolonga con límites difusos en los medios de comunicación.

Nuestra opinión sobre esta cuestión, en el actual estado de nuestros conocimientos, es que resultaría más viable detener las migraciones desde el interior argentino hacia el Área Metropolitana de Buenos Aires, y las otras metrópolis menores, frente a la alternativa de generar migraciones desde el Área Metropolitana de Buenos Aires, hacia medianas y pequeñas poblaciones o zonas rurales del interior.

Además debo confesar, que tengo mas claros los efectos de la "refuncionalización" o "reciclaje "de las practicas de Economía Doméstica u hogareña, en pequeñas y medianas localidades o en zonas rurales, que en las áreas metropolitanas argentinas, particularmente en la porteña, donde se imponen políticas públicas directas de seguridad o emergencia alimentaria.

Hay en esta opinión, un concepto que deseo explicitar, y es el de la "rerruralización" del país. "Rerruralizar" no consiste tanto en postular ingenuamente que la gente se vaya al campo, sino generar alternativas de vida autosustentada en las medianas y pequeñas localidades del país.

Los números de Código Postal, nos permiten visualizar alrededor de cinco mil trescientos (5.300), puntos donde existe algún asentamiento humano. En muchos de ellos paradójicamente hay servicios subutilizados por los que migraron en busca de aquel empleo en la fábrica u oficina (estatal o privada).Hay espacio de bajo costo para la construcción y para la economía Doméstica, y sobretodo, hay una no percibida ALTA CALIDAD DE VIDA, que ya se ha perdido en las megalópolis

Además con las posibilidades que brindan la informática y las telecomunicaciones, y sobre todo la combinación de ambas (telemática o teleinformática), ya no hay diferencia en cuanto a las posibilidades de elevación cultural, entretenimientos y actualización, que otrora hacia que algunos espíritus inquietos, se quejaran de la "CHATURA" de sus pueblos, y que fuera el impulso de tantas idas, y la causa de tantas frustraciones.

¿Que se podría sugerir, en un contexto de no injerencia estatal, para inducir una "rerruralización" del país? Ante todo no nos parece que debe de operarse una ausencia de acción estatal, sino que esta debe ser supletoria, de fomento, no de protagonismo que en nuestro caso debe pasar por las organizaciones de la comunidad o entidades de bien público.

Por otra parte esta el sistema educativo, que es una responsabilidad preponderantemente estatal, y no puede prescindirse de las escuelas, en este concepto de "rerruralización", cuya herramienta operativa pasa por la Economía Doméstica.

 

Nos parece que los docentes, y particularmente los docentes primarios, son los mejores agentes de extensión de la Economía Doméstica. Lo vienen demostrando en el Programa PROHUERTA, como ya se demostró en los programas similares que por décadas aplicó el Consejo Nacional de Educación. Pocos saben de la existencia de un Profesorado Nacional de Actividades prácticas, sucesor del Profesorado Nacional de Economía Doméstica, en Capital Federal, dicho sea de paso una excelente oportunidad para jóvenes con vocación de servicio y de docencia. No digamos el perfeccionamiento, sino la Actualización docente en Economía Doméstica, debería preceder toda acción sobre el particular. Y aquí habría lugar para la actividad privada, que ya viene aquilatando desde décadas, experiencias en la materia sea vía cursos intensivos en vacaciones, como en la modalidades "a distancia".

Para quienes no lo sepan, las Universidades, también están habilitadas legalmente para realizar actualización y perfeccionamiento docente. De ese modo casi imperceptiblemente va surgiendo el concepto de "red", que pareciera ir constituyéndose, en una alternativa, a las omnicomprensivas y puntillosas planificaciones estatales, que tan magros resultados han dado. A gruesos trazos, una "red", es una aglutinación de voluntades en torno a inquietudes comunes. Esto se practicó primero en actividades psicológicas y luego en temas ecológicos. Si no existe ya, con otro nombre, se trataría de ir animando una Red para la promoción de la Economía Doméstica, la que por su propio dinamismo iría creciendo y reestructurándose permanentemente...

Hace muchos años llegó a nuestras manos un libro de Harold Lashwell, titulado "Psicopatología y Política". En el mismo aprendí el concepto de prevención social. Atento al cuadro de situación probable de la Argentina, enmarcado en el inexorable proceso de globalización, parece conveniente considerar la posibilidad de desplegar una "Tecnología Apropiada", para que las practicas de la Economía Domestica, convenientemente difundidas, por una docencia debidamente actualizada y con el concurso de los medios de comunicación, comiencen a insinuar un perfil de "rerruralización" de la Argentina, que actúe como elemento de "prevención social" y apunte a una alta calidad de vida, en un futuro de anhelamos lo mas cercano posible.(26 de Diciembre de 1993).

Publicado en "La Reforma" de General Pico, el 7 y 8 de enero de 1994,

Nros. 22.576 y 22.577.

 

 

“RERRURALIZACION PARA ARGENTINA. (UN ESCENARIO FUTURO) "

 

Por el Lic. Alfredo Armando AGUIRRE 1ERA. PARTE

 

El derecho constitucional de publicar las ideas por la prensa, que merced a la gentileza de LA REFORMA, vengo ejerciendo desde hace largo tiempo, lleva implícito la posibilidad de ejercer el derecho a imaginar como puede ser mejor la sociedad a la que pertenecemos.

Profundamente enamorado, física y metafísicamente de la gente y de las cosas de la Argentina vengo formulando propuestas para que mis Compatriotas y semejantes puedan progresar todo lo que sea posible.

Con el paso del tiempo voy percatándome que no es fácil convertir las propuestas en realizaciones públicas o privadas, sobre todo si se las formula desde posturas independientes, desde la simple condición ciudadana. No obstante, como he percibido, que eso es lo que le ha venido sucediendo a los que aquí y en todas partes, me han precedido en este tipo de actitudes, creo que vale la pena insistir en compartir aquellas inquietudes que hagan a una mejor calidad de vida, como ahora se dice, para no cerrarse en actitudes egoístas que no condicen con el ideal de solidaridad que creo tenemos el algún rincón de cada uno de nosotros.

El paso del tiempo, nos va demostrando que convertir las propuestas propias en decisiones ajenas, sean estas públicas o privadas, no es algo fácil y de rápido efecto Hace mas de dos décadas que vengo imaginado una sociedad signada por la participación, por la creatividad y por la descentralización.

El concepto de Proyecto Nacional, que llegó a mi conocimiento hacia fines de 1971, me resulto altamente fecundo para buscar un mejor futuro argentino

Por aquello "que uno es hijo de su tiempo " por esas horas, pensaba sin caer en extremos colectivistas, que los gobiernos tenían demasiado que ver con los destinos personales de la gente. El Estado me parecía una formidable herramienta de progreso racional, y hasta me resultaba risueño oír a los escépticos de dichas recetas Claro, que con el tiempo fui aprendiendo " en vivo y en directo “, que una cosas son los conceptos formulados desde la asepsia académica o en la soledad de algún gabinete de estudio, como un producto racional, y otra cosa es poner un concepto en la vida de relación, donde una persona es un micromundo de razón y pasiones entremezcladas. Allí, uno va comprendiendo que lo que se conoce como sociedad, no es más que los razonamientos y las pasiones de esos miles millones de " micro mundos " intercomunicándose entre sí.

De esa interacción de seres humanos que caracteriza a todo agrupamiento social, hay una lucha por la preeminencia por organizar a ese agrupamiento en esa lucha por la preeminencia, para la que parece que algunos pocos están vocacionados, es lo que se conoce como política y como fruto de la evolución humana, en los últimos siglos se va afianzando, no sin grandes esfuerzos una lucha por la preeminencia caracterizada por la deliberación, que eso es la democracia.

Tras una larga marcha hacia la democracia, que estimamos se inicia en la Asamblea de 1813, la Argentina, goza de una estabilidad democrática desde Diciembre de 1983.

Esta década de vigencia ininterrumpida del sistema republicano, representativo y federal, es tan inédita que merece desarrollos que escapan a los propósitos específicos de este .Mas rescatamos que lo que aquí proponemos supone como marco institucional la continuidad de esta estabilidad democrática, única modalidad que visualizamos capaz de perfeccionar el sistema y depurarlo de las miserabilidades que no son imputables al sistema sino a la humana posibilidad de la abyección.

Mas estos tiempos no son de teorizaciones sino de respuestas rápidas y concretas. El mundo y el país de nuestros días, es sumamente distinto al de las décadas precedentes, y cuando decimos distintos, es que distintas deben ser las respuestas colectivas e individuales para resolver las problemáticas que plantea el diario vivir .No se trata de tirar todo por la ventana, como se hizo con anteriores experiencias, sino de esbozar estrategias personales de adaptación a las nuevas circunstancias, que mal que les pese a muchos tienen visos de irreversibilidad y de inexorabilidad.

Por esa suerte de desencanto arriba expresado, acerca de las posibilidades del Estado de dar respuestas a estas necesidades concretas que se multiplican y desbordan la capacidad de respuesta del Estado sea Nacional , Provincial o Municipalidad, nos parece que las respuestas deben provenir desde cada uno de nosotros individualmente o a través‚s de asociaciones muy ligadas a nuestra cotidianidad, como puede ser la cooperadora, el club , el Municipio, el templo de cualquier credo, la mutualidad, la cooperativa, o cualquier ámbito donde un grupo de hombre y mujeres desarrollen su instinto de sociabilidad, traducido en el derecho de asociarse con fines útiles.

Pero para ir adentrándonos en " las efectividades conducentes " hay que basar los conceptos enunciados y las propuestas a enunciar, sobre datos fehacientes y lo mas imparciales posibles .En este punto debemos acudir a las estadísticas .Para ello hay que transitar entre los que sostienen que: " Los números gobiernan el mundo " y los que opinan que los números son aburridos en los desarrollos periodísticos. Vamos pues a enumerar un conjunto de datos que estimo deben tenerse en cuenta, para estudiar la problemática argentina y sus posibles caminos de solución. A efectos prácticos los iremos numerando, para luego citarlos cuando sea procedente:

Dato Nº 1: La población argentina, según el Censo practicado el 15 de Mayo de 1991 ascendía a: 32.608.687 habitantes. De mantenerse la tasa de crecimiento de la población, de la década anterior, podría estimarse que la población a julio de 1994 pasa ligeramente los 34 millones de habitantes. No obstante, la mayoría de los datos poblacionales que consignaremos están referidos al Censo de 1991 .A efectos comparativos vale consignar que los habitantes de la Provincia de la Pampa en esa misma fecha era de 258.224 habitantes.

Dato Nº 2: De esos 32,6 millones de argentinos, 29,2 millones (alrededor del 89 por ciento) habitan en 1618 ciudades o pueblos de más de quinientos habitantes. (Continua en segunda parte).

“RERRURALIZACION PARA ARGENTINA. (UN ESCENARIO FUTURO) "

Por el Lic. Alfredo Armando AGUIRRE 2da. Parte

 Dato Nº 3: Esos 1618 asentamientos humanos se desagregan en: uno de 11,3 millones de habitantes, 2 (El Gran Córdoba y el Gran Rosario) de poco mas de un millón de habitantes cada uno, 4 asentamientos (El Gran Mendoza, el Gran La Plata, el Gran San Miguel de Tucumán y Mar del Plata), de entre medio millón de habitantes y poco menos de un millón cada uno; 19 asentamientos de entre cien mil habitantes y menos de medio millón (los más populosos: el Gran Santa Fe, el Gran Salta,

el Gran San Juan, el Gran Resistencia, Santiago del Estero / La banda , Corrientes, Bahía Blanca y Neuquén / Cipolleti); 28 asentamientos o ciudades de entre cincuenta mil habitantes y menos de cien mil; ciento ochenta y cuatro (184) pueblos de entre diez mil y cincuenta mil habitantes; quinientas cuarenta y siete (547) poblaciones, de entre dos mil y menos de diez mil habitantes; trescientos cincuenta y nueve pueblos (359) de entre mil y menos de dos mil habitantes, y cuatrocientos setenta y cuatro poblaciones (474) de mas de quinientos habitantes y menos de mil habitantes.

Dato Nº 4: Según datos de 1991 hay en nuestro país: 9.693 jardines de infantes a los que concurren alrededor de 914.000 niños que son atendidos por alrededor de 49.000 docentes; hay 24.511 escuelas primarias a las que concurren alrededor de 5.900.000 alumnos y son atendidos por alrededor de 310.000. docentes; y hay 6.511 establecimientos secundarios a los que concurren alrededor de 2.200.000 alumnos y que son atendidos por alrededor de 285.000 docentes. Asimismo hay 1.209 establecimientos terciarios a los que concurren alrededor de 260.000 alumnos y, 62 universidades (con sus correspondientes facultades)

a los que concurren alrededor de 815.000 alumnos.

Dato Nº 5: Hacia 1993, había tres millones doscientos mil (3.220.029) jubilados y pensionados nacionales.

Es una proverbial característica de la Argentina, su desequilibrio demográfico. Ello es parte explicable a que las condiciones de habitabilidad y de sustento no son parejas en todo el territorio.

No obstante ese factor, hay distorsiones que son resultado de nuestro desarrollo histórico .Ya hacia fines del siglo pasado, comenzaban a alzarse voces de alerta acerca de la concentración que se insinuaba sobre la ciudad de Buenos Aires. Ello ha pasado a ser una constante de todas las épocas y pese a las diversas medidas que se fueron adoptando, la distorsión se incrementó .Se da la paradoja que en Buenos Aires y su conurbano (que ahora se lo conoce como Área Metropolitana de Buenos Aires) las demandas superan con creces a las instalaciones públicas que se fueron erigiendo, mientras que en el interior hay una ostensible subutilización de lo mucho que se ha venido haciendo.

Así, el costo de funcionamiento del conurbano bonaerense y de las otras áreas metropolitanas, que la siguen a considerable distancia es muy gravoso en todos los parámetros de medida por saturación, mientras que el costo de funcionamiento de los asentamientos restantes es también gravoso por subutilización o inutilización.

El ostensible, cambio de parámetros que se opera en el mundo y que obviamente se aplica al país de nuestros días, se torna propicio para incrementar una tendencia que ya se insinúa de desconcentración demográfica. Lo que sucede es que las magnitudes son de una envergadura que los mismos crecimientos vegetativos del Área Metropolitana de Buenos Aires, mantendrán la actual situación en el caso que cesaran abruptamente las migraciones desde el interior .Hay en una primera aproximación dos líneas conceptuales de desconcentración: Una es desalentar las migraciones desde las pequeñas y medianas localidades y de zonas rurales hacia las áreas metropolitanas, la otra consiste en alentar las migraciones desde las áreas metropolitanas hacia las medianas y pequeñas localidades y zonas rurales. Pareciera lógico no desalentar ninguna de ellas, aunque a nuestro juicio pareciera más factible el desaliento de las migraciones hacia las metrópolis, sobre todo por que la gente ya se percato por las experiencias de quienes los precedieron en el intento que la quimera de “la gran ciudad con empleos fijos y bien remunerados " ya se terminó.

Por lo que manifestamos mas arriba, tenemos algunas dudas sobre lo que puedan hacer los gobiernos es este tema .Dichas dudas, no descartan acciones puntuales especificas de acompañamiento o aliento de dichas actitudes, que deben surgir que las propias convicciones personales.

Nos adelantamos a decir que el rol del sistema educativo oficial y de sus medios de comunicación propios puede desempeñar un efecto disparador de gran poder movilizador.

Además se trataría también de aprovechar obras o servicios públicos que fueron incorporados al acervo argentino en las décadas precedentes.

Juegan también un rol de ayuda la desconcentración, las políticas de integración con los países fronterizos, pero a nuestro juicio el rol protagónico esta destinado a la tecnología disponible y la gente con capacidades para aplicarla.

Primeros fueron los caminos pavimentados, luego fueron los aeropuertos pavimentados que posibilitaron la utilización de aviones de turbina , luego fueron la proliferación de estaciones de radio de amplitud modulada y teledifusoras de aire, luego la instalación del Discado Directo Nacional que cubre mas de mil doscientos asentamientos humanos que albergan el 84 por ciento de la población, luego aparecieron las antenas parabólicas y los cables y radiodifusoras de frecuencia modulada, en esta incorporación de elementos aparecieron las computadoras personales y su posibilidad de utilizar el discado directo nacional preexistente, así como el empleo de la telefonía celular que se esta instalando por estos días con lo cual cualquier punto de la geografía argentina podrá aprovechar en toda su plenitud, los beneficios de lo que se conoce como las tecnologías de la información. Esta infraestructura, como otras que por razones de brevedad omitimos, sumada a las camadas crecientes de egresados de las universidades y secundarios que también se habían intensificado en las décadas precedentes, nos permiten imaginar escenarios futuros, propicios para una alta calidad de vida con nuevos estilos de desarrollo personal y satisfacción de las necesidades de la existencia.

Todo este hipotético quehacer, ha de desarrollarse en un marco donde las modalidades de empleo, sufren grandes modificaciones.

(Continúa en tercera parte y última parte)

 “RERRURALIZACION PARA ARGENTINA. (UN ESCENARIO FUTURO) "

Por el Lic. Alfredo Armando AGUIRRE 3era. y última parte

 

Pareciera que dichas modalidades no alcanzaran para todos, por lo menos en el mediano plazo y ello es una oportunidad para transitar caminos alternativos. Venimos sosteniendo que lo que se conocía como economía doméstica u hogareña, que conocieron en detalle los abuelos de la actual generación adulta, es el complemento indispensable para la instauración a pleno de una economía de mercado .Hay economistas que ven con gran esperanza el futuro exportador del país y nosotros tenemos alguna reserva acerca de ese futuro exportador y apostamos al complemento de la economía doméstica u hogareña que puede dar respuestas especificas hasta que llegue ese momento donde la economía de mercado, motorizada por una agresiva corriente exportadora, pueda dar plena capacidad de empleo.

Un concepto que va ganando terreno por su fecundidad operativa, es el de "RED”. A trazos gruesos una "red" se podría poner en marcha a través de una acción como podría ser esta colaboración, si se decide su publicación. En realidad lo que venimos planteando se viene aplicando en múltiples expresiones de distinto alcance. Tal vez del Programa PRO

HUERTA del INTA, sea lo que mas divulgación tiene .Cualquiera sea la forma en que se vayan constituyendo redes de economía doméstica u hogareña, mayores serán las posibilidades de alentar a los que ya intuyen que deben tomar rumbos distintos a los conocidos para su desarrollo personal y familiar.

Nuestro aporte a este proceso, es llamar la atención de algunas hipótesis de trabajo, que nos parecen fecundas. Allí aparece el concepto de RERRURALIZACION. No pretendemos inventar nada sino conjugar el viejo concepto de Economía Domestica con nuevos conceptos como " Desarrollo local " o "Agrópolis “. Incluso algunos estudiosos arriesgan la magnitud ideal de habitantes para cada ciudad de los diez mil habitantes.

Este fenómeno del deterioro de las grandes metrópolis, moviliza muchas corrientes intelectuales en el mundo .Esta preocupación se acentúa por la pobreza extrema de las megalópolis del Tercer Mundo.

Desde la perspectiva de la rerruralización, nos detendremos en el DATO Nº 3, arriba enunciado. Allí constatamos que de los 1618 asentamientos consignados, hay mil trescientos ochenta (1380) en el rango entre los quinientos y menos de diez mil habitantes. Luego por debajo de esas magnitudes quedan más de tres millones y medio de habitantes.

El Censo los toma como población dispersa, pero nuestras vivencias atesoran visitas a numerosísimas poblaciones que tienen menos de quinientos habitantes, pero que son núcleos urbanos en capacidad para incorporarse a lo que aquí proponemos .Un análisis minucioso sobre los códigos postales nos dar una cantidad aproximada de núcleos urbanos de la Argentina .Cualquiera sea esa cifra, la misma es susceptible de incorporación al esquema que visualizamos para los 1380 centros ya identificados, sobre todo teniendo en cuenta la posibilidad ya en curso de la telefonía celular.

Esta propuesta de "rerruralización " esta enmarcada por un modelo cuyas características principales son: la descentralización, la participación y la creatividad .Aquí la descentralización es casi equivalente a desconcentración. Sin embargo descentralización. , significa el abandono de la uniformidad o de las recetas globales. Sobre la base de estudios realizados por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria y la Ex Secretaría de Ordenamiento Ambiental, el Ex Ente para el Traslado de la

Capital, reelaboró un esquema de regionalización exhaustiva del país, con criterios ambientalistas. Allí se identificaron doscientas (200) unidades ambientales .Dichas unidades, dan una idea de la diversificación de los recursos naturales del país, así como de su explotación actual y previsible. Es un indicador más de que cada comarca, debe explotar los recursos y las habilidades que posee en cada sitio y no "importar" recetas de otras unidades o aspirar a cosas inalcanzables, soslayando lo que se tiene a mano, como ha sucedido tantas veces.

La participación es un concepto muy ligado a la voluntariedad han de participar todos los que quieran Y normalmente, uno constata que los que participan no son todos .A este respecto, para no caer en las falsas expectativas del "participacionismo" hay que trabajar con los que están dispuestos. Y para ello es necesaria crear canales para detectar ese potencial de voluntarios. A veces se los encuentra en las situaciones casi impensadas. Cuando se produjo la demolición del Albergue Warnes, en la

Capital Federal, hubo quienes ante la posibilidad de la relocalización en otro sitio de la urbe, prefirieron pedir que le solventen la mudanza a los sitios del interior de donde se habían venido encandilado por las "luces de la gran ciudad ".Mas atrás hablamos de las instituciones de bien publico. las mismas son ejemplos concretos de voluntariedad.

En los pueblos, sugeridos para la rerruralización, estas instituciones están en aptitud para procesar el desafío, para lo que programas de fortalecimiento institucional, como podrían ser cursos para su dirigencia, serían muy funcionales a lo que aquí se pone a consideración

La creatividad esta muy ligada a la participación y a las consideraciones que hemos hecho sobre ella. Las instituciones de bien público (clubes, cooperadoras, cooperativas, mutuales) albergan en sus respectivas memorias institucionales, incontables ejemplos de creatividad, que para el caso no es mas que hacer mucho con pocos recursos y con gran ingenio y fuerza de voluntad .La creatividad, supone una optimización creativa de lo existente y no la construcción de nuevos centros urbanos con su equipamiento correspondiente, propuesta que sería un desatino atento a las carencias existentes. Nuestra memoria no puede abarcar la cantidad de cuadros de estación ferroviarias, de pueblos casi "fantasmas" donde dejó de pasar el tren de pasajeros o donde directamente sacaron la vía en sus cercanías hay siempre una escuela rural obviamente desaprovechada.

Y estas escuelas rurales de un potencial desaprovechado, las hemos visto en nuestras permanentes travesías por el país de los argentinos.

La Ley Federal de Educación, Nº 24.195, sancionada por el Parlamento Argentino en 1993, demuestra que hay conciencia del valor de la educación para las etapas que vienen .Con esa norma de suyo trascendente (a nuestro juicio tanto como la Reforma Constitucional en curso)

Pero la ley tendrá tanto efecto, como el impulso que le den: los docentes, las cooperadoras escolares y los medios de comunicación social.

Aquí vamos a citar el Dato Nº 4 particularmente a las alrededor de veinticuatro mil quinientas (24.500) escuelas primarias que contienen a alrededor de seis millones de alumnos mediante el concurso de poco mas de trescientos mil maestros .Podríamos extender las consideraciones al los preprimarios y a los secundarios, pero ya hemos visto como terminan las planificaciones puntillosas .Las escuelas, en tandem con las cooperadoras pueden ser las unidades básicas de la economía domestica u hogareña que dé soporte real a la rerruralización .De allí el valor estratégico del concepto de actualización y perfeccionamiento docente de aquellos 300.000 maestros. Allí el valor de la telemática y de los medios de comunicación. Las alternativas son sobrecogedoras .Por ejemplo, en pocos días mas una emisora de Frecuencia Modulada de la Capital Federal, comienza un curso a distancia de actualización y perfeccionamiento docente.

Hay tecnología para hacerlo en cualquier punto del país.

Si la educación propaga la cultura, los adalides de un nuevo estilo de vida, volverán a ser los maestros como lo fueron cuando lo concibió Sarmiento para construir una nueva Argentina.

Las cooperadoras escolares, que todos sabemos como funcionan en nuestros pequeños pueblos, serán el eslabón con el resto del tejido comunitario y con los gobiernos Municipales que en este esquema de descentralización pasan a tener el desafío de desplegar todas las atribuciones que la legislación les reconoce.

No pretendo ser novedoso en lo que hasta aquí he venido expresando.

Cosas similares ya se han dicho y se expresan en diversos foros .Inclusive en esta colaboración hemos condensado tanto conceptos ya expresados en este medio, como en otros desarrollos profesionales .Hoy son tiempos del "trabajo en red”. No creo que estas líneas, pongan en marcha una red de "rerruralización .Tengo en indicio que dicha red esta en conformación y obviamente tiene muchas centros emisores y receptores. Trabajar de esta manera tiene también sus objetores .Son los que tienen algo que perder en las posiciones que detentan, aunque sus "cotos de caza ", se hagan a costa del deterioro de la calidad de vida de sus congéneres más cercanos.

Tal vez este trabajo se sume a una red existente, el mismo será una evidencia mas del rol de los medios de comunicación en la propagación de esta nueva cultura del empleo y la subsistencia .Tal vez alguien (un docente por ejemplo) saque una fotocopia y se la mande a otra persona.

Tal vez este trabajo sirva para estimular a quienes piensan del mismo modo, pero no se animan .Por supuesto que estas líneas, que no están acabadas, son seguramente susceptibles de enriquecimiento, tanto por nuestros nuevos aportes, como por los que se pueden generar desde un abordaje colectivo y transdisciplinario . He querido, pues hacer una suerte de resumen de mi posición como estudioso comprometido con la comunidad a la que pertenezco.

Los tiempos que vienen serán seguramente durísimos para nuestras respectivas existencias personales .En esquemas como el de la rerruralización argentina tengo cifradas todas las esperanzas de un mañana mejor.

(Buenos Aires 1ero. de Agosto de 1994)

NOTA: PUBLICADO EN "LA REFORMA" DE GENERAL PICO, NROS. 22.790, 22.791 Y

22.792, LOS DÍAS 15,16 Y 17 DE AGOSTO DE 1994

- - - - - - - - - - - - - - -- - - - -- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -- ++++

"REINGENIERIA SOCIAL Y TECNOLOGÍA APROPIADA " (Herramientas para tiempos críticos)

Por el Licenciado Alfredo Armando Aguirre

Lamento haber acertado en los pronósticos, que desde estas páginas amigas venía formulando acerca de los difíciles tiempos, que ya flagelan al grueso de la población argentina.

No tenían estos pronósticos nada de original, sino que no hacían más que reproducir en forma resumida, diversos documentos producidos por organismos internacionales a partir aproximadamente de 1985.

En ellos el elemento más preocupante era la pobreza extrema de las megalópolis del Tercer Mundo, o sea que había lugar para el Área Metropolitana de Buenos Aires y otras metrópolis menores como el Gran Córdoba y el Gran Rosario.

Claro que la Guerra Fría no había terminado y el Grupo de los 7, no se había consolidado. Con el símbolo de la caída del muro de Berlín, previa "perestroika", quedo claro que empezaba el tiempo de la globalización.

Y en este escenario de globalización, sin Guerra Fría de por medio, se aceleraron las propuestas de privatización, de desregulación y desmonopolización, que desde tiempo atrás, apuntaban a desmontar las estructuras de fuerte intervención estatal que se habían erigido en el mundo como respuesta a la Gran Depresión de los años Treinta. Se trataba en suma de restaurar los principios de la economía de mercado y la competencia.

A este proceso no escapó nuestro país, el que sumaba un elemento propio de su configuración como Estado - Nación. Resulta que desde la sanción de la Constitución de 1853, el Estado había tenido una fuerte presencia en la generación de empleos y en la resolución de los problemas de la gente, motivo por lo cual, lo que paso con las políticas publicas de intervención a partir de los años 30, no fue más que la intensificación de una tendencia ya existente. Vale acotar que entre el Decreto de control de cambios de 1931 y las Leyes Nacionales de Reforma del Estado y de Emergencia Económica de fines de 1989, y por encima de todas las vicisitudes institucionales, hubo una fuerte, aunque desordenada presencia del Estado en las actividades sociales, la que sumada a las tendencias preexistentes, generó en el grueso de la población, la expectativa que los gobiernos podrían resolverle los problemas a la gente.

Esta creencia era, y es tan arraigada, que explica el poco eco que tuvieron las propuestas del Congreso Nacional de la Productividad y el Bienestar Social, del verano de 1955, así como el "Rodrigazo" de 1975. Con la perspectiva del tiempo, que se pueden considerar como ingredientes de los golpes de estado de 1955 y 1976, las resistencias a todo cambio que implicara el desmontaje de estructuras estatales que ya por entonces demostraban su ineficiencia, para resolver problemas globales, aunque se los solucionaran a grandes grupos.

Claro que todo ello es pasado, y este presente, lo venimos caracterizando como un escenario que sorprende al grueso de nuestra población sin herramientas para afrontarlo con posibilidades de éxito.

Y esa situación traumática, no se debe tanto a la escasez de recursos, que la hay, como de la propensión a querer resolver las problemáticas actuales del desempleo y la pobreza, con las recetas que fueron eficaces en el pasado, y que están instaladas en la memoria colectiva.

En este contexto, volvemos a reiterar que es imprescindible emprender caminos no convencionales y creativos. Y no se trata de inventar nuevas metodologías, sino acudir a otras que estaban disponibles, pero que el estado de cosas anterior, las había tornado innecesarias o se aplicaban a escala reducida, o quedaban reducidas a propuestas de algún círculo académico o intelectual.

El concepto de "Ingeniería Social", ya existía en las ciencias sociales como algo que tenía que ver con la solución concreta de los problemas sociales. Ya estaba en uso en otras latitudes, donde la pobreza es parte de lo cotidiano desde que se tiene memoria.

Cuando comenzó a visualizarse que el orden emergente de la Segunda Guerra

Mundial, protocolizado por los acuerdos de Bretton Woods, empezaban a resquebrajarse, se acuño el concepto de "tecnología apropiada" o "adecuada".

Se trataba de descalificar la aplicación masiva de recetas técnicas, frente a la aplicación a cada caso de la solución técnica correspondiente. Era evidente que ciertas tecnologías que eran aplicables a los países mas desarrollados, eran contraproducentes para países que no habían alcanzado estadios de alta industrialización.

De factura reciente, es el concepto de "reingeniería", surgido de la crisis y la recesión que primero afectó a las potencias industrializadas, y habrá que determinar porque tardó en instalarse en nuestra tierra.

A trazos gruesos, reingeniería alude a la necesidad de nuevos diseños para afrontar los nuevos desafíos que imponen nuevas maneras de gestión en las empresas y en las organizaciones.

No es osado derivar de la "ingeniería social" a la " reingeniería social", y de allí resulta procedente postular que esa "reingeniería social" ha de implementarse con "tecnologías apropiadas".

Y desde esta plataforma conceptual, volvemos a reiterar nuestras propuestas de "neorruralización" o "rerruralización" de la Argentina. Nuestro país esta demográficamente estructurado en 1610 asentamientos humanos que albergan al noventa por ciento de la población. En nuestro esquema resultan sugerentes los alrededor de 1450 asentamientos humanos de entre 500 y 10.000 habitantes.

Señalamos la vulnerabilidad del Área Metropolitana de Buenos Aires y en mucha menor medida de los "grandes "Córdoba, Rosario. Tucumán y Resistencia, donde sólo caben políticas públicas de seguridad o emergencia alimentaria, que ya están en curso de aplicación.

Más en el resto de los asentamientos, caben acciones de fomento de prácticas como la Economía Domestica u hogareña o "casera". En ese sentido el Plan PROHUERTA del INTA, parece algo bastante coincidente con la neorruralización que propugnamos.

Dicha neorruralización debe ser signada por la descentralización por la creatividad y por la participación. Creemos que las 24.500 escuelas primarias y sus consiguientes cooperadoras, son el componente básico de todo en todo este esquema, esbozado con todas las limitaciones de un tratamiento monográfico. La cooperadora escolar es el vaso comunicante con el resto del tejido de las instituciones de bien público que por suerte ha aquilatado la evolución argentina. Y ese tejido comunitario, necesariamente se enlaza con el

Municipio, que es a nuestro juicio la instancia de la organización estatal, que debe asumir un rol activo, en tanto que los Gobiernos Nacionales y provinciales debieran seguir replegándose hacia funciones minimizadas ejercidas con eficiencia.

 El concepto de tecnología apropiada, se conjuga por el empleo creativo de las tecnologías de la información disponibles, ya sea el empleo de la radiodifusión y la televisión, de la radioaficion y el empleo de las líneas telefónicas o la red celular o el satélite, para hacer conectividad con las computadoras.

Así el fortalecimiento institucional de los docentes, líderes naturales, y de los dirigentes de las instituciones de bien público, debería hacerse a través de modalidades de educación o capacitación a distancia, creando "aulas virtuales", allí donde haga falta.

La emergencia presente, conmina a la creatividad, debe asumirse, que los tiempos pasados no vuelven, que vamos inexorablemente hacia una nueva forma de organización económica y social, bajo los parámetros de la democracia republicana y representativa, y de la economía de mercado y competencia.

Es probable que las modalidades de empleo, de producción y de subsistencia no sean las mismas y quienes como el autor de estas líneas están persuadidos de tal irreversibilidad, no pueden menos que advertir a quienes accedan a su producción intelectual, que es posible un nuevo modelo de sociedad con paradigmas como la economía doméstica, la neorruralización, la capacitación, el fortalecimiento institucional y el uso intensivo de las "tecnologías de la información". (12 de agosto de 1995)

NOTA: PUBLICADO EN "LA REFORMA", DE GENERAL PICO, PROVINCIA DE LA PAMPA

EL 22 DE AGOSTO DE 1955, NUM. 23.158

 

"NEORRURALIZACIÓN Y TECNOLOGÍAS ADECUADAS" (HACIA UNA REINGENIERIA DE ARGENTINA)

Por el Lic. Alfredo Armando Aguirre PRIMERA PARTE

Sostenido por una honda motivación interna, y embargado de fuertes sentimientos de solidaridad y fervor patriótico, comienzo a desarrollar la presente colaboración. Anhelo, que los eventuales lectores de la misma lo hagan con similares sentimientos.

Merced a la deferencia de esta p giba amiga, puedo ejercer el derecho constitucional de publicar mis ideas por la prensa, y desde el ejercicio de ese derecho, desplegar mi necesidad de manifestar como puede mejorarse la comunidad nacional a la que estoy irrescindiblemente ligado.

Me pregunto, a menudo, si no me estoy reiterando en las colaboraciones de los ‚últimos años, mas albergo la expectativa, de referirme a los mismos temas desde enfoques diferentes, y que quienes no leyeron estos desarrollos en otras oportunidades, me honren con su lectura en esta. Aunque sea remanido, vale consignar que estamos viviendo un nuevo tiempo humano. Un tiempo muy distinto, muy diferente, a los que nos había tocado vivir a los argentinos ya adultos o ancianos. Incluso de los tiempos que les tocaron vivir a nuestros predecesores en el camino de la vida.

Para quienes tienen que hacer frente a los cotidianos desafíos que plantea esta nueva situación, de poco vale consignar que hubo quienes entrevieron anticipadamente este presente, y de que esto es parecido en todos los rincones del

Planeta Tierra. A Cada uno le importa AQUÍ y AHORA, como

abordar este presente y el futuro que le sigue, de la mejor manera posible.

Podrán parecer obviedades, pero es mejor hacer explícitos todos los supuestos de este desarrollo, que insinuarlos.

Este presente y lo que sigue, es muy diferente, según la edad que se posea; según el lugar de la Argentina en que se viva y según el grado de instrucción formal o informal que se posea.

Mi supuesto es que los argentinos que están en mejor posición para adaptarse a este presente, son los menores de treinta años, que vivan fuera de las megalópolis y que hayan alcanzado el mayor grado de instrucción posible.

Esto no implica que no existan alternativas para los compatriotas encasillables en las otras posiciones, sino que conmina a tratamientos diferenciados de la cuestión. Por supuesto que esto es lo que los científicos sociales denominan "variables de base", es siempre modificable por la personalidad y las vocaciones de cada uno de nosotros. Hace más de tres décadas que recorro la Argentina. Física e intelectualmente. Cuando no visito pueblos. Leo información sobre ellos y reviso exhaustivamente la cartografía disponible. Quieren las circunstancias que viva en la ciudad de Buenos Aires, y tenga a mi disposición toda la información accesible en sus bibliotecas, dicho sea de paso un subproducto del centralismo porteño.

Para mi la Argentina no es una abstracción. Hay par metros para acercarse a la realidad argentina. Por ejemplo: Existen alrededor de mil seiscientos diez (1610) asentamientos humanos de más de quinientos (500) habitantes; existen mil doscientos cincuenta (1250) asentamientos urbanos que ya poseen el Discado directo Nacional. Y en términos postales, fuera de la ciudad de Buenos Aires, el país esta dividido en mil novecientos noventa y ocho (1998) circuitos postales.

Cada número de código postal no representa necesariamente una ciudad o localidad, sino una región o circuito postal.

Incluso existe una regionalización ecológico- ambiental, elaborada por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, que divide al país en doscientas (200) regiones.

Hay alrededor de mil setecientas (1700) Municipalidades y alrededor de 24.500(veinticuatro mil quinientas) escuelas primarias.

Para no aburrir con más guarismos, continuaremos mas adelante agregando datos que estimo de interés para el presente desarrollo.

Los hombres somos hijo de la cultura en que nos toca vivir.

Cultura, en su acepción más amplia, es todo lo que el hombre, hace, crea o conforma. La cultura argentina pues, es todo los que los hombres que viven y vivieron en el territorio argentino, hicieron, hacen, crearon, crean, conformaron y conforman. Y esa continuidad cultural argentina, es una rica cantera donde abrevar en busca de experiencias, susceptibles de aplicación en función de futuro. Ello sin desconocer, el enriquecimiento que a ese acervo cultural, le dan los aportes recientes del desarrollo científico tecnológico de los países de avanzada, como así también lo hicieron en el pasado para conformar la fluencia vital argentina, que hemos heredado para abordar este presente distinto.

De esta fluencia vital argentina, a los fines de este desarrollo, procede comenzar por enfatizar en dos aspectos.

Por un lado, un capital humano, muy calificado por el sistema educativo y, por el otro el denso tejido de entidades de bien público (últimamente redescubiertas como " organizaciones no gubernamentales", ONG). Vale acotar que cuando nos referimos

a las entidades no gubernamentales, nos estamos refiriendo a nuestros clubes, a nuestras cooperadoras, a nuestras cooperativas, a nuestras mutuales, a nuestras bibliotecas populares, a nuestro bomberos voluntarios, a nuestros scouts

o exploradores. (CONTINUA EN SEGUNDA PARTE)

"NEORRURALIZACIÓN Y TECNOLOGÍAS ADECUADAS" (HACIA UNA REINGENIERIA DE ARGENTINA)

Por el Lic. Alfredo Armando Aguirre SEGUNDA PARTE

 

En lo que hace a nuestro capital humano, vale consignar que entre 1943 y la actualidad, la cantidad de alumnos universitarios aumento entre quince y dieciocho veces. Si quisiéramos hacer más impactante el guarismo, podríamos

también afirmar que la población universitaria aumento el mil quinientos por ciento!

Esta referencia a la población universitaria, apunta al coronamiento del sistema educativo, y es una muestra de todo un sistema que por estos tiempos comprende a alrededor de diez millones de argentinos.

Con el reinicio del estado de derecho democrático en 1983, comenzó a hacerse evidente, como estas camadas de personas calificadas con estudios universitarios o terciarios, empezaron a cubrir las posiciones de conducción de los poderes públicos. Este fenómeno, inédito en la evolución del país, también‚ se viene verificando, en las empresas privadas, así como en las instituciones de bien público. Y ello implica un mejoramiento cualitativo sumamente significativo, en la calidad de las decisiones que se adopten en los poderes públicos, en las empresas y en las instituciones de bien público.

Mas arriba apuntábamos que se ha producido un redescubrimiento de las instituciones de bien público. Ello ocurrió en algunos foros mundiales, donde por lo que se percibe, no se conocía a fondo la rica experiencia argentina, que por lo mínimo tiene un siglo. Las mismas primero fueron identificadas como entidades de bien público o fuerzas vivas, en el primer periodo del Justicialismo, se las denomino "organizaciones libres del pueblo", más luego organizaciones de la comunidad o asociaciones intermedias.

Pero esta revalorización, comenzó cuando entidades como el Banco Mundial, acuñaron el concepto de "bien relación".

Dicho de otro modo, se comenzó a considerar a las instituciones de bien público, ahora rebautizadas como ONGs, como un insumo productivo o como un bien económico. Claro que aquí en la Argentina, ya se las había incorporado como parte del paisaje cotidiano.

Esta nueva reconsideración, tal vez sería procedente, tomarla en cuenta, ya que para los tiempos que ya se vinieron, es un recurso más y muy valioso, que está a nuestro alcance, y al que el capital humano que ahora disponemos, y que no se disponía al comienzo de estas entidades, puedan conjugarse en pro de una alta calidad de vida.

Pero de nada valdría esta elucubración, si la misma solo reflejara nuestras opiniones. En la realidad este accionar calificado de las entidades de bien público, motoriza la vida de cada pueblo, aunque ello no lo reflejen, ni los estudios de campo, ni los grandes medios de comunicación porteños.

Mas arriba señalamos que existen en la Argentina, alrededor de 1610 asentamientos humanos de más de quinientos habitantes. Cincuenta y seis de ellos tiene entre cincuenta mil y doce millones de almas. Intentemos una breve clasificación a fines aclaratorios, tomando esos 1610 asentamientos. Tenemos: por un lado al Área Metropolitana de

Buenos Aires, incluido el Gran La Plata; luego al Gran Rosario, la ciudad de Córdoba, el Gran Mendoza, la ciudad de

Tucumán, Resistencia - Corrientes y Mar del Plata; el tercer grupo serian los asentamientos de más de cincuenta mil habitantes no incluidos en los dos grupos anteriores, entre los que se cuenta casi todas las capitales de provincia; luego tendríamos alrededor de mil quinientos cuarenta (1540) asentamientos humanos desde 500 hasta cincuenta mil habitantes.

Todo ello conforma el 90 por ciento de la población del país, que a la fecha oscila en 35 millones de habitantes. En el diez por ciento restante, se cuentan muchas poblaciones que no son población que vive en los campos, sino en asentamientos menores, muchos de ellos a la vera de estaciones ferroviarias.

Con la vivencia, del fracaso de las planificaciones puntillosas y omnicomprensivas, y asumiendo la modestia de sólo compartir algunas concepciones, de como podría rediseñarse la vida comunitaria, a partir de la reingeniería, que cada uno puede desplegar, si así lo decide, en la soberana autonomía de su voluntad, me atrevo a hacer las siguientes consideraciones:

Creo más viable, mantener y perfeccionar la calidad de vida en los asentamientos menores a cincuenta mil habitantes, incluidas las áreas rurales, que intentarlo en los asentamientos humanos de cifras superiores a los cincuenta mil habitantes, y sobre todo en el Área Metropolitana de Buenos Aires.

En mi opinión, el deterioro de la calidad de vida en el Área Metropolitana de Buenos Aires, es irreversible. Y pese a los esfuerzos que se hacen, existen condicionantes que neutralizan cualquier solución de fondo compatible con el sistema democrático. A veces pienso, que las acciones de desconcentración del Área Metropolitana de Buenos Aires, pasan mas por las actitudes personales, de quienes deciden irse a vivir al interior, o retornar a él, que por cualquier política publica de migraciones internas. Lo concreto es que, las migraciones hacia el Área Metropolitana de Buenos Aires, se han desacelerado ostensiblemente. habida cuenta de la experiencias negativas, que se trasmiten por diálogos personales, entre amigos y/ o parientes. (CONTINUA EN TERCERA

Y ULTIMA PARTE)

 "NEORRURALIZACIÓN Y TECNOLOGÍAS ADECUADAS" (HACIA UNA REINGENIERIA DE ARGENTINA)

Por el Lic. Alfredo Armando Aguirre TERCERA Y ÚLTIMA PARTE

 

Mas para columbrar las posibilidades que ofrece, esto que provisoriamente, hemos identificado como "neorruralización" de la Argentina, pasemos a hacer una sucintas descripción de una población argentina, de menos de cincuenta mil habitantes.

En cada una de ellas hay una Municipalidad, uno o dos clubes como mínimo, escuelas primarias con su correspondiente cooperadora, suele haber también‚n cooperadora de la comisaría policial, una biblioteca popular, una mutual(a veces los clubes lo son), una cooperativa. No en todas las poblaciones, pero en la mayoría ya hay una escuela secundaria. En muchas hay cuerpos de bomberos Voluntarios. Y los scouts están en las de más población de esta franja... Todos sabemos que

Municipalidad, escuelas y entidades de bien público, están en interrelación permanente, con sus cuotas de cooperación y de conflictos. Como la vida misma.

Casi suena ingenuo, postular el perfeccionamiento continuo del funcionamiento interno y de las interrelaciones entre Municipio, Escuelas e Instituciones de bien público. Sin embargo este postulado, puede resultar novedoso para más de un analista de las cuestiones sociales, sobre todo por la falta de estudios sistemáticos sobre estas realidades, que son parte de nuestra cotidianidad.

Mas las instituciones están animadas por personas. Y ese perfeccionamiento continuo, significa el de las personas responsables de las Municipalidades, de las Escuelas y de las instituciones. Y aquí aparecen conceptos como

"fortalecimiento institucional" y " actualización y perfeccionamiento docente". El primero es aplicable, tanto a los Municipios, como a las instituciones de bien público, por lo que en el caso de las cooperadoras escolares, habría acciones en beneficio de cada comunidad educativa, tanto del lado del perfeccionamiento docente, como del fortalecimiento institucional.

Nos parece que las acciones de fortalecimiento institucional y de actualización y perfeccionamiento docente, son las herramientas más eficientes, para mejorar la calidad de vida de una población, a través de la mejoras de la calidad de las decisiones cotidianas. Además se supone que pueden ser de bajo costo.

Con esquemas, de perfeccionamiento de los funcionamientos de las municipalidades, las Escuelas y las entidades de bien público, como de las relaciones entre ellos, cada población, puede abordar este nuevo tiempo humano, que se conoce como sociedad del conocimiento y la información. En ella el conocimiento y/o la información, pasa a ser un insumo estratégico. Y esa información, o ya esta en la biblioteca popular, o está disponible en el canal de cable. O en las radios locales de Frecuencia modulada, que ya proliferan en nuestros pueblos, o en la ya conocida, pero siempre vigente posibilidad de la radiodifusión de onda corta.

Y todo ello, puede ser posible, decisión mediante de cada uno, porque en estas poblaciones de menos de cincuenta mil habitantes, se cuenta con un elemento, que parece esfumarse en la megalópolis: EL TIEMPO. Pareciera que cuando más chica es una población, más tiempo disponen sus pobladores.

La calidad de vida es un concepto surgido de las grandes ciudades, al verificar el deterioro integral de su hábitat.

Por ello, es algo no percibido en las pequeñas poblaciones.

Pero así como ha de revalorarse a las instituciones de bien público, seria adecuado considerar la posibilidad de darse cuenta de que la calidad de vida, es un bien imperceptible por lo cotidiano, pero bien al fin.

Con tiempo y con información, puede comenzarse a, comprender, que se cuenta con los elementos, para un nuevo estilo de vida, que satisfaga las necesidades básicas de la vida. Todos hemos escuchado y vivenciado lo que " le falta" a nuestros pueblos. En este desarrollo, estamos hablando de sus recursos. Además, las carencias, son propias de la etapa de la humanidad, que termina traumáticamente, y que es lo que se denominó sociedad industrial: Con tiempo y con información, es posible satisfacer necesidades como la alimentación y el vestuario, que antes de conocían como Economía doméstica,

Hogareña o "Casera". La telemática (cuyo emblema por hoy es INTERNET), posibilitar vía discado directo nacional, vía telefonía celular, romper con el aislamiento, que pesaba como un castigo en las pequeñas poblaciones. Hoy el aislamiento y la soledad, se perciben más en las megalópolis.

Alguien podrá recordarme lo de " pueblo chico, infierno grande", de Payro, o aquel Peyton Place (La Caldera del diablo). Más esas son posibilidades latentes en toda relación humana.

Voy finalizando. Vuelvo a reiterar, que vislumbro mas soluciones por el lado del perfeccionamiento de la calidad de vida de las pequeñas poblaciones, que por el lado de las megalópolis. Esto no significa ni idealizar a los pequeños pueblos, ni diabolizar a las grandes urbes, sino un ‚énfasis.

De todos modos reitero, que los condicionantes para "achicar" las megalópolis, son de muy difícil remoción y que quien se sienta atosigado por el deterioro de la calidad de vida de las mismas, puede comenzar a meditar la decisión, siempre difícil, de rumbear hacia alguna de esas pequeñas comunidades, cuyas posibilidades, hemos intentado insinuar en

el presente desarrollo. (13 de mayo de 1996)

Nota: Publicado en "La Reforma", de General Pico, Provincia de La Pampa, los días 27, 28 y 29 de mayo de 1996, Nros.

23.434, 23.435 y 23.436.

 

“CONOZCO OTRO PAÍS..." (Por la "reinvención" de Argentina)

 

Por el Licenciado Alfredo Armando Aguirre

Si comparto con los eventuales lectores de esta página amiga, las consideraciones que siguen, es porque sé que existe otra Argentina. Una Argentina que está más cerca de nuestras vidas concretas cotidianas, que de lo que irradian los cenáculos periodísticos, académicos y políticos desde la ciudad de Buenos Aires, muchas veces haciéndose ecos de lo que se irradia desde los cenáculos de las grandes metrópolis del planeta.

Agradezco a quien fuera, que me impulsó a recorrer físicamente el país hace alrededor de cuarenta años. Desde entonces no he parado de hacerlo, en la medida de mis posibilidades. Esas vivencias, me han ayudado a descubrir los entresijos de detalles que muchas veces se escapan de las cartas geográficas y náuticas, las estadísticas, las historias y las crónicas. Vivencias, investigaciones y meditaciones, han enriquecido mis conocimientos sobre la " fluencia vital argentina", sus potenciales y sus limitaciones. Antes de continuar, quiero dejar aclarado que lo que va entre comillas, son pensamientos de otros autores.

La Argentina, resulta del entrecruzamiento de las conductas de cada uno de nosotros con alguna significación para otros (técnicamente algunos le llaman interacciones), desplegadas a lo largo del tiempo, en este espacio que conocemos como Argentina. Estamos muy influenciados por las conductas de quienes nos precedieron en nuestro paso por la vida. Estamos en claro de la influencia de nuestro entorno familiar, pero también han hecho los suyos, nuestros maestros, y también los medios de comunicación.

Seamos conscientes o no, muchas de estas cosas están incorporadas a nuestra vida cotidiana. Y se puede caer en una simplificación, cuando nos referimos a la Argentina y a los argentinos. Somos una " fluencia vital ", una continuidad cultural, un proceso al que de un modo u otro hacemos aportes, aún cuando resulte muy difícil ponderar el peso de nuestros aportes a la vida concreta de los otros y aún de la nuestra.

Pero hay momentos en la vida de las personas y de los grupos a los que pertenecen, que hay como una suerte de rupturas, de cortes. Si la vida es siempre cambio, hay ocasiones en que la velocidad de los cambios es tal, que el cambio pasa a ser sinónimo de ruptura, aunque sean las mismas personas las que padezcan o generen esos cambios tan radicales.

Eso es lo que esta pasando de un tiempo a esta parte. En el mundo y en el país. Sin pensar en situaciones estáticas, y partiendo de la visión del mundo de los adultos contemporáneos, parecía hasta hace un tiempo que nuestras existencias, como las de por lo menos las tres generaciones que nos precedieron, estaban en una suerte de " piloto automático". Todo discurría dentro de ciertos parámetros, mas allá de los cuales, no era posible que sucediesen cosas. Hasta alguno dentro de esas generaciones, podía llegar a opinar que, las cosas de antes eran mejores, lo cierto es que los cambios exponenciales producidos en los tiempos que corren, nos hacen caer en cuenta a poco de considerar la cuestión, que se ha producido un quiebre entre lo anterior y lo actual, de tal envergadura como para que pensemos que estamos viviendo en una nueva era humana.

Pero, da la casualidad que nosotros, todavía estamos en circulación, y tal vez por algun tiempo más, y entonces debemos hacer un reacomodamiento de nuestras cargas vivenciales, para seguir aventurándonos a la vida. ¿Significan estas substanciales mutaciones que debemos arrojar todo lo adquirido en nuestro pasado por la borda? ¿Implica el nuevo tiempo, que debemos dejar de lado todo lo aportado por las generaciones que nos precedieron?

En mi opinión, se ha generado una nueva oportunidad de reacomodar nuestras cargas, procurando extraer todas las enseñanzas posibles de las etapas anteriores de nuestra existencia personal, como de los aportes de las generaciones precedentes.

Todo pareciera indicar que el mundo empezó a cambiar, con la Perestroika, la Guerra de las Galaxias y la caída del muro de Berlín. Al anuncio de la Perestroika (indicador que la Unión Soviética comenzaba su desaparición) le correspondió en Argentina, el Decreto de Desmonopolización, suscrito por el Presidente Alfonsin, a propuesta del entonces Ministro Terragno.

La caída del muro de Berlín, coincidió con la asunción del Presidente Menem y desde allí comenzó toda una politica pública, destinada a adaptarse a las nuevas circunstancias mundiales. A esta actitud se la bautizó como "Menemtroika”.

Por la conjunción de circunstancias mundiales y locales, va quedando en claro que, con la Menemtroika, se cierra algo abruptamente, una etapa de la vida argentina que tal vez pueda rastrearse en las Presidencias de Sarmiento o Avellaneda, y particularmente en los Trabajos del coronel Olascoaga, todo ellos vinculados con " las Campañas al Desierto".

Es nuestra opinión que entre esos acontecimientos y 1914, con el estallido de la Gran Guerra (Primera Guerra mundial), se pusieron en marcha y/o se proyectaron todas las alternativas para hacer progresar al país. Lo que vino luego, hasta el advenimiento de la "Menemtroika", esta muy ligado a este tiempo fundacional, aunque esta afirmación pueda hasta resultarle revulsiva a mas de uno.

Pero aquí estamos, ante una nueva etapa de la humanidad que provisoriamente se la denomina como la sociedad del conocimiento y la información. Etapa emblematizada por el fenómeno Internet. Etapa que todo lo indica provocará tantas mutaciones como las que provocó en su momento la conjunción del barco a vapor, el ferrocarril y el telégrafo.

Como algo derivado de los derechos constitucionales de publicar las ideas por la prensa y enseñar, puede concebirse una suerte como de derecho a la imaginación del país del futuro. Mas allá de los intentos oficiales, que puedan hacer su aporte en ese sentido, es desde las individualidades conscientes y comprometidas con el tiempo y el lugar en que viven, desde donde pueden hacerse los aportes, y es allí desde donde intentamos formular el nuestro.

A lo largo del tiempo van apareciendo conceptos que nos pueden resultar de ayuda para la tarea autoasignada, así han ido apareciendo a nuestro conocimiento, conceptos tales como: planificación, postguerra, planeamiento, proyecto nacional, modelo argentino, tecnología apropiada, ingeniería social calidad total, tecnologías de la información, reingeniería. Todos ellos han sido muy fecundos para nuestras meditaciones e investigaciones. Últimamente le hemos sumado el concepto de "reinventar", tomado del inglés "reinventing", en realidad acuñado por los norteamericanos.

Ya estábamos abocados en la tarea de imaginar un país signado por tres características: la participación, la creatividad y la descentralización. Avanzando en el tiempo se nos hizo necesario aclarar que descentralización, significaba desconcentración física, para no confundir a descentralización como delegación de responsabilidades. Creo desde hace tiempo que un modelo de país con esas características, debe implementarse con la optimización creativa de lo existente. Con ello queremos apuntar que armonizados creativamente existen en el seno de la sociedad argentina, el capital humano y los recursos materiales, documentales para generar una alta calidad de vida para todos los argentinos. Para no caer en la ingenuidad, tenemos acabada conciencia, de la existencia de numerosas trabas (en última instancia actitudes humanas egoístas y/o ignorantes), que dificultan la conjunción de los componentes arriba apuntados. Sin embargo, la fuerza de las cosas, va superando y no sin un elevado costo de tiempo y energía, esas " patéticas miserabilidades", que parecen inescindibles de nuestra condición humana.

Acicateados por el cambio de escenario, precedido por la crisis de las estructuras preexistentes, (algunas se remontan a 1853), empezamos a desarrollar un concepto, que dimos en primer término el titulo de RERRURALIZACIÓN. El mismo partía de un inventario previo de la Argentina. En este inventario previo empezábamos por caracterizar su base geográfica a la que asignamos cuatro colores: el verde para la zona de la pampa húmeda y el litoral; el amarillo para los dos tercios del territorio continental; el azul para el Mar epicontinental o Zona Económica Exclusiva, las doscientas millas marinas( 1.852 metros) ,que nos vinculan con el mundo y con nuestras irredentas islas del Atlántico Sur , y con nuestro Sector Antártico, y el color blanco precisamente para el sector antártico argentino.

Partiendo que los componentes verde y amarillo, son bases para la proyección sobre los componentes azul y blanco, empezamos a espigar sobre la parte continental (esto es las Argentinas Verde y Amarilla). En nuestra Argentina continental, vemos que la población se encuentra mayoritariamente distribuida en alrededor de 1610 asentamientos humanos de mas de seiscientos habitantes. Entre esos 1610 asentamientos, sobresale el área metropolitana de Buenos Aires, con sus alrededor de trece (13) millones de almas, sobre un total de 35 millones de habitantes para todo el país, y otros cincuenta y cinco asentamientos de mas de cincuenta mil (50.000) habitantes, entre los que sobresalen, el Gran Córdoba, El Gran Rosario, el Gran Mendoza, el Gran Tucumán.

Luego quedan los restantes mil quinientos cincuenta (1550) asentamientos restantes, entre los que no se cuentan asentamientos menores a los 600 habitantes, que hemos conocido en nuestras travesías por los senderos argentinos. Que existan alrededor de 1700 Municipalidades, da una idea que refuerza la distribución demográfica.

Esos 1550 asentamientos, o el descubrimiento de la existencia de alrededor de 2000 circuitos postales(a efectos de distribución de la correspondencia) fuera de la ciudad de Buenos Aires, nos fueron dando un indicio de como ensayar la ingeniería de detalle de nuestras propuestas. El elemento adicional fueron las alrededor de veinticinco mil escuelas primarias que existen en el país.

Nos sigue pareciendo que el empleo del circuito postal como unidad de acción oficial y/o comunitaria, es una hipótesis fecunda, si se toman como unidad básica de acción al binomio escuela primaria/cooperadora. A partir de allí se visualiza el rol del municipio y del resto de las entidades de bien público de primer grado.

A ello le habíamos dado el marbete de rerruralización, mas en el decurso del análisis, caímos en la cuenta que el "Re", era algo como volver a una situación pasada, y no era eso lo que postulábamos sino algo nuevo y hacia adelante y entonces cambiamos rerruralización por neorruralización.

Y postulamos esta neorruralización pivoteando sobre los asentamientos humanas, menores a 20.000 habitantes, (que serian por lo menos 1.440), por que allí es posible, aplicar el concepto de tecnología apropiada o adecuada, que nos permite redescubrir el viejo concepto de ECONOMIA doméstica, entendido como aquellas prácticas productivas destinadas a satisfacer gran parte de las necesidades materiales de la familias, y que tan bien conocían los abuelos de la actual generación adulta. En la tecnología adecuada de la

Economía Doméstica ya visualizábamos como la neorruralización era un método para la calidad de vida.

Vale reiterar algunos datos distintivos del concepto de economía doméstica: Ella comprende la autoproducción y el autotrabajo para el consumo familiar. Este esquema productivo- laboral, comprende la siembra y cosecha de frutas y verduras, la cría de animales domésticos, la confección y reparación de vestuario y la higiene y la puericultura (incluyendo el amamantamiento). La economía doméstica descarta la comercialización aunque no el trueque con vecinos. En todo esquema productivo, la circulación (transporte y comercio) es algo sumamente complejo y de lo que aquí se trata, es que la gente, que tiene mucho tiempo disponible, encauce sus energías para la satisfacción de sus necesidades inmediatas. En los almanaques del ministerio de Agricultura, que se publicaron en Argentina entre 1925 y 1954, hay innumerables ejemplos de la conjugación de la economía doméstica con tecnologías adecuadas o “caseras". Estamos persuadidos que con los desarrollos tecnológicos actuales y la mayor instrucción de la población existente, en relación a épocas pasadas, la Economía Doméstica, reiteramos es un poderoso agente de calidad de vida, como lo viene demostrando la vigencia del Programa PRO HUERTA del INTA.

Ya confesamos en anteriores desarrollos, todos recogidos por esta pagina amiga, que no teníamos en claro las soluciones que hacían a las áreas metropolitanas, particularmente la porteña, en las que claramente se percibía un deterioro creciente de su calidad de vida, con visos de irreversibilidad.

En un punto, la neorruralización, pivoteando físicamente sobre los asentamientos menores a 20.000 habitantes, sobre el entrecruzamiento institucional de escuela primaria/entidades de bien publico/Municipalidad, y con las practicas productivas y laborales de la Economía doméstica, se encontró con las tecnologías de la información.

Las hipótesis de trabajo que van resultando de ese entrecruzamiento, van resultando sumamente alentadoras.

Y estas posibilidades, como los desarrollos alcanzados están emparentadas con un ingrediente que no podemos dejar de soslayar y es el de la calidad alcanzada por nuestro capital humano, sumamente calificado por el sistema educativo, elemento esto del que debemos enorgullecernos como legado del pasado donde se conjugaron los esfuerzos de los docentes y del alto valor que las familias le dieron a la educación como factor de progreso social y personal.

Como suele suceder, nuevos enfoques o abordajes conceptuales, permiten descubrir o redescubrir nuevas facetas en cosas preexistentes. Además en todo tiempo, ya existen "pródromos", o anticipos(a veces a escala reducida) de los tiempos que vendrán.

Así el concepto de tecnologías de la información, incluye a las bibliotecas populares y escolares, diseminadas por los circuitos postales del interior argentino. Conceptos análogos van para la radiodifusión de onda corta y la actividad de los radioaficionados. Mas reciente es la incorporación a la fluencia vital argentina, de las radioemisoras de frecuencia modulada y los canales de Cable, que justo es reconocerlo fueron precedidos desde muchas décadas atrás por los periódicos locales(tipo "La Voz de Realicó"), por la propaladoras( que aun subsisten en algunos lugares, como en mi natal Ensenada de Barragán).

Vale recordar que las radiodifusoras de amplitud modulada y los canales de aire, salvo excepciones tenían su sede en las grandes ciudades.

Hubo un tiempo en que solo había correo o telégrafo, luego vino el teléfono, en sus crecientes progresos, que llegaron primero al discado directo nacional y actualmente a la fibra óptica.

Casi en simultaneidad con la incorporación del discado directo Nacional, empezaron a difundirse las computadoras personales (las PC), poniéndose crecientemente a disposición del público en general, y saliendo de los ámbitos de las grandes empresas y los organismos estatales nacionales y provinciales, donde operaban las grandes computadoras. En un momento y obedeciendo a una lógica inexorable la computación y la telefonía se empezaron unir. Fue entonces cuando empezó a hacerse evidente que entramos en la sociedad del conocimiento y la información.

Por estos tiempos la telefonía celular va cubriendo todo el territorio argentino, las antenas satelitales, pronto serán algo habitual del paisaje cotidiano como lo eran las antenas de televisión de aire. Y las revistas especializadas, traen una catarata de novedades que parece inagotable. Empieza a quedar en claro aún para el profano, que la información y el conocimiento pasa a ser un elemento productivo clave, y que la misma esta a disposición de aquel que tenga la voluntad de querer acceder a este nuevo tiempo humano y argentino.

Las tecnologías de la información y su veloz y masiva difusión son altamente funcionales a un modelo de país signado por la participación, la creatividad y la desconcentración demográfica. Escapando a los intentos de homogeneidad, aun los realizados con la mejor buena voluntad, cada asentamiento humano puede elaborar su propio perfil, surgido de la interacción fecunda: de las entidades de bien publico, las escuelas primarias (y porque no secundarias) y los Municipios. No estamos idealizando a los pueblos chicos, pero allí hasta las miserias humanas tiene eso, todavía no se han deshumanizado. Tal vez, la difusión de estos estilos de vida alternativos, induzcan a mucha gente a migrar desde las megalópolis con su calidad de vida en creciente deterioro.

El amplio espectro de prestaciones, de las tecnologías de la información, y el consecuente borrado del factor distancia, tiene múltiples consecuencias, algunas solo imaginadas, más no ocurridas. El fluir de la información se ha globalizado y ello va a la médula del fenómeno educativo. Antes uno iba a la escuela. ahora la escuela va a uno. Y va permanentemente...El fluir de toda esa catarata de conocimiento e información, a traves de las individualidades conscientes que animan la vida de nuestros pueblos a traves de las instituciónes de bien público, las escuelas primarias y secundarias y los Municipios, ha de ser sido duda de un alto impacto positivo.

Alguno apuntará que me estoy olvidando de algunas estructuras de otros grados. Algo de eso hay. Me parece que el concepto de organización, presenta dificultades a medida que las organizaciones se hacen complejas. La gran organización termina burocratizándose, y ensimismándose en sus propias dinámicas. Grandes organización publicas y privadas, van demostrando en sus dinámicas que en vez de servir para los objetivos para las que fueron creadas, terminan atendiendo a sus propios requerimientos internos y dejando a planos secundarios sus finalidades explicitas. Este fenómeno hace mucho tiempo que viene siendo denunciado a nivel académico, pero pareciera que en estos tiempos esta haciendo crisis.

De allí que apostemos a todo lo que sea de primer grado, o sea aquello que esta en contacto directo con las personas.

El intento frustrado de Cambiar la Capital Federal a los márgenes del río Negro inferior, nos sirvió como una oportunidad de ejercitar nuestra imaginación materia de ingeniería social y tecnologías apropiadas. allí pude terminar de convencerme que un país, como su ciudad capital, pueden autoconcebirse, autoconstruirse y aun autofinanciarse.

Y así como imagine una ciudad que funcionara a bajo costo y más productivamente, ello se puede extrapolar a un país. Y esto se acentúa con las tecnologías de la información y la aplicación como los términos de "virtualidad". Ya hemos demostrado que es viable " una Capital federal virtual".

Y no se trata que propuestas como estas, tengan el rango de politica pública. Se trata que se las lleve a cabe, allí donde exista la conjunción de voluntades persuadidas de que esquemas como este son deseables. Si hay acompañamiento político, mejor. A esta altura de mi vida, estoy convencido que la gente es mas importante que los políticos. y a los políticos lo único que les pido es que sean elegidos democráticamente y se ajusten a la Constitución.

No se me escapa que la remodelación aquí sugerida tiene obstáculos.

Apuntamos a los intereses creados, a los caprichos y a la neofobia (temor a lo nuevo). Creo en lo personal, que el principal freno para incorporarse protagónica mente a este nuevo tiempo humano son las ideas tomadas de otros tiempos, y que ya no son funcionales. Ello esta muy emparentado con los caprichos y los empecinamientos.

De todos modos cada uno es artífice de su propio destino y, ponderará hasta que punto puede llevar a la practica de su cotidianidad, lo que aquí planteamos con un grado de elaboración que necesita perfeccionarse con otros aportes.

En los documentos que se colocan en Internet, sobre el final hay una dirección de correo electrónico para que el eventual lector pueda comunicarse con el autor, por si quiere hacer algún comentario.

Análogamente, pongo mi dirección de correo electrónico dirección, por si algunos de los que me han honrado con la lectura de este desarrollo, desea hacerme llegar unas líneas sobre el particular, que es:

choloar@rocketmail.com

Nota: Publicado en el diario LA REFORMA, de la ciudad de General Pico, provincia de La Pampa. Argentina, los días 28, 29, 30 y 31 de enero de 1998, Aros. 24.033, 24.034, 24.035 y 24.036