Make your own free website on Tripod.com

"CAMELLOS BACTRIANOS... PARA EL EXTREMO OESTE PAMPEANO..."

Por el Licenciado Alfredo Armando Aguirre

Descontando que el tema a desarrollar en la presente colaboración, puede generar hilaridad y aun perplejidad, me apresuro a realizar algunas consideraciones previas.
En primer termino, cuando expreso extremo oeste pampeano, me refiero allí donde el caldenar ser termina y mas específicamente a partir de la margen derecha del río Salado- Chadileuvu - Curaco.
La otra consideración que deseo formular, es recordar que hace cinco siglos cuando el español no había llegado a estas latitudes, no había aquí vacas, ovejas, cabras, ni caballos. El único ganado de estos lares era el guanaco, "un camélido sudamericano que pese a la depredación humana aun resiste en ese extremo oeste pampeano.
El tema de esta colaboración, surgió de una primera lectura que hiciera a principios de 1990, de la obra de general José Maria Sarobe "La Patagonia y sus Problemas". Dicha obra, un clásico en su tema, fue publicada en 1935, siendo prologada por Exequiel Ramos Mejia, quien mucho sabía sobre los temas patagónicos, y quien la recomendaba casi como un libro de lectura ineludible. En dicha obra, leí, no sin perplejidad que Sarobe proponía con medulosa fundamentación, la traída de camellos bactrianos para ser utilizados en la región Patagónica. Cabe aclarar, que los bactrianos son los camellos de dos jorobas, para diferenciarlos del dromedario que es el camello de una sola joroba.
Resulta que Sarobe, fue destinado hacia 1931, como agregado militar en Japón, y en tal carácter, estuvo como observador en la Guerra de la Manchuria. Allí observa, que en un hábitat similar al patagónico, el camello bactriano resultaba de suma utilidad.
A raíz de una investigación realizada sobre camélidos sudamericanos y que "La Reforma" publicara el 15 de septiembre de 1991 con el titulo de "alpacas - guanacos - llamas - vicuñas", me encontré con un trabajo de Eduardo Holmberg( hijo) de 1900, titulado "Viaje por la gobernación de los Andes(Puna de Atacama)" En las consideraciones finales de ese trabajo Holmberg dice: "...repitamos el ensayo la primera vez mal hecho, de aclimatar camellos de Asia, con el que tendríamos mejorados los transportes, por la disminución del tiempo y el aumento de las cargas..."" Luego de esta lectura, demostrativa que Sarobe no había sido el único, me queda aun con la inquietud de saber quien o quienes fueron los de la primera experiencia.
En el decurso de la investigación mencionada, nos encontramos en la biblioteca de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Buenos aires, con una tesis doctoral de ese año 1990, de la universidad de Upsala, Suecia, de un profesor somalí, Ali Muctar., que en idioma ingles se titula: "La leche de camello: composición química, caracterización de la caseína y ensayos preliminares sobre la elaboración de quesos"". En este trabajo, se puede apreciar las propiedades de la carne y la lecha de camello, en este caso del dromedario. Además, por tratarse de una tesis doctoral, esta fundamentada por una profusa bibliografía. Esta investigación fue financiada por la Cooperación Técnica de Suecia.
A principios de 1976, recorrí por primera vez, el extremo oeste pampeano con los doctores Ozzan, Romero, Nougues y el Ingeniero Nuevo Freire. Al leer estas noticias sobre el camello, empecé a pensar si no era posible adaptar camellos bactrianos para que incrementen la calidad de vida de los pobladores de aquellos puestos que visite. Persuadido de ello, es que des hace un tiempo vengo promoviendo, entre quienes me escuchan, que se podría intentar una experiencia piloto trayendo un tropilla o como se llame de camellos bactrianos desde China, Rusia o Mongolia
Para desarrollar la iniciativa, habría que acudir a la cooperación técnica internacional, para que financie el flete para el traslado de estos animales la venida de un criador con su correspondiente interprete para enseñar a los paisanos c al manejo de estos animales. Se entiende que los países donde habitan naturalmente los camellos bactrianos, no tendrían inconveniente en donar una partida pequeña de camellos.
Para señalar las características de estos animales consignaremos algunas, que hemos tomado de la página Web que en la red Internet tiene el Gobierno de Mongolia:

"El camello bactriano salvaje de dos jorobas, cuya denominación científica es camelus bactrianos ferus, es original de Mongolia. Fue domesticado por los menos hace tres mil años. Se los encuentra en todo el territorio de Mongolia, pero se los encuentra en las cuatro provincias del sur en el desierto de Gobi.
Como medio de transporte, el camello ha sido por siglos vitales para el comercio a lo largo de los desiertos áridos del país. El camello puede transportar alrededor de doscientos kilos de mercadería a una velocidad de marcha de cinco kilómetros por hora. Su capacidad de carga es tres veces superior al de caballo, y sin carga es más veloz que el caballo. En invierno continúa trabajando a temperaturas inferiores a los treinta grados bajo cero. Gracias a los camellos, los desiertos de Gobi no constituyen una barrera entre Mongolia y el sur. Aun hoy los camellos, transportan el treinta por ciento del trafico de carga en el Gobi
Un camello bebe de 100 a 120 litros por vez, mientras el caballo bebe de 40 a 50 litros. Un camello puede andar nueve días sin agua y treintaitres días sin comer.
Cuando un camello tiene las dos jorobas firmes es porque ha sido recientemente alimentado e hidratado, si una de las jorobas se cae es porque el camello necesita agua o alimento. El camello da entre cinco a ocho kilos de lana por año y más de 600 litros de leche anualmente. Con la leche se hace "hoormog" una suerte de bebida alcohólica tónica, así como manteca y deferentes clases de queso. También su carne se consume, aunque en Mongolia, se combate esa practica, porque vulnera los otros empleos."(Fin de traducción)

Acotamos nosotros, acorde a la tesis de Mudtar, mencionada precedentemente, que las propiedades nutritivas de la leche de camello, son las que mas se aproximan a la lecha de hembra humana y que esa leche no se corta y se guarda en bolsas de cuero de camello.
Además el camello tiene usos recreativos, realizándose en algunas zonas carreras de camellos...
Sabemos que esta inquietud, ha despertado algún interés en Malargüe, cuyo hábitat es similar a de los puestos del extremo oeste pampeano.
No estamos propiciando llenar la Patagonia de Camellos, sino de intentar una experiencia piloto.
En conceptos como la tecnología apropiada o apropiada, encuentran cabida iniciativas como la enunciada precedentemente. Si recordamos que la Argentina continental, solo tiene un tercio de pampa húmeda o zonas de altas precipitaciones, el resto son desiertos con algunos oasis. En ese marco creemos que se puede hacer un aporte a la calidad de vida, de nuestros semejantes que constituyen la población dispersa a lo largo de esos dos tercios desérticos de la geografía continental argentina. (2 de Julio de 1996)

Nota: Publicado en, "La Reforma", de general Pico, La Pampa, Argentina, el 17 de Julio de 1996, Num. 23.486