Make your own free website on Tripod.com

LAS VOCACIONES QUE DESPERTARON ESTAS FIESTAS MAYAS  DEL BICENTENARIO

 

 Por Alfredo Armando Aguirre

 

Estamos en el día posterior a la culminación de los festejos de este 25 de mayo de 2010, y  “en caliente", no quisiéramos dejar de  compartir esta reflexión, que nos acompaña.

Preparado espiritualmente, para vivenciar estos festejos, teniendo en mente, todo lo que nos había suscitado el estudio de la celebración de 1910, cavilaba sobre las vocaciones que se despertaron en  estos días en los niños y en los adolescentes argentinos, que con su prístina inocencia los niños y con su idealismo incontaminado los otros, vivenciaron directa o a través de los medios de comunicación; vivencias   de la que seguramente no pudimos disfrutar los adultos y ancianos por las “sedimentaciones” de distinto tipo, que nos han ido restando candor y  idealismo a lo largo del traumático acontecer argentino que nos toco vivir.

Esta fuera de discusión, que los seis primeros años de vida, son decisivos en la formación de las respectivas personalidades.

No es difícil ponerse de acuerdo en el sentido que es en la adolescencia donde los jóvenes toman sus decisiones acerca de que van a estudiar y con quien  van a constituir una familia.

Que alguien tome estas decisiones mas adelante o que redecida ambas, tiene a ser mas una actitud minoritaria.

Que a veces se tomen decisiones que luego alguien considere equivocadas o dignas de arrepentimiento, no quita que la tendencia es esa  que señalamos.

Lo de estos cuatro días, ha sido algo muy fuerte para las y los argentinos con sensibilidad.

 Los estímulos han sido muy intensos, para que pasen inadvertidos.

Advertidos de que algo así podría suceder, pero no con la magnitud que, fue adquiriendo a medida que la parafernalia de sucesos se iba desenvolviendo, y la gente aportaba una participación que “fagocitaba", toda programación o especulación previa, sugerimos con los medios a nuestro alcance y entre nuestras relaciones, aprovechado las posibilidades que nos brindan las Tecnologías de la Comunicación y la Información; sugerimos, llevar a nuestros niños a los festejos, sobre todo si se hallaban en el área metropolitana, e invitar a los jóvenes a concurrir.

Estoy persuadido, que estos días se despertaron muchas vocaciones.

Muchos niños y adolescentes empezaron a procesar las decisiones de lo que será su futuro.

Los ancianos o quienes transitamos  hacia esa etapa de la vida, es altamente probable que no veamos la cristalización de esas decisiones. Es más probable que lo vean los padres de esos niños y adolescentes.

Y en esta meditación viene a mi mente la decisión que seguramente tomó un adolescente, conmovido por los Festejos del Centenario Argentino. Al año siguiente ese adolescente fascinado por la festividad, ingresó al Colegio Militar de la Nación; se llamaba Juan Domingo Perón.

No se si la motivación fue esa, pero si  los acontecimientos.

Desde que supe esa fecha, y tomé conciencia de los festejos del Centenario y como,  la gente recordaba esos fastos, aun seis o siete décadas luego, se afianzó en mi esa conjetura.

Por eso se me ocurrió que a partir de estos días, muchos niños y jóvenes, han decidido su futuro.

Y eso es lo que quería compartir inmerso en la saludable “resaca” del Bicentenario Argentino

Buenos aires 26/05/2010 17:09:40