Make your own free website on Tripod.com

       “DEL PACHAKUTI - TSUNAMI GLOBAL EN CURSO”

Por Alfredo Armando Aguirre

 

Incluido en la edición de "Inventiva Social"  del sábado, 11 de octubre de 2008, 08:44 am que lleva como titulo ERA LA VIDA VESTIDA DE VIDA Y TIEMPO...

 

Tengo la propensión a estudiar las líneas de continuidad y rupturas del acontecer argentino, observando lo que pasa a mí alrededor y teniendo como marco el acontecer mundial, particularmente el de los epicentros que parecieran tener mas influencia sobre ese acontecer. Semanas atrás rememorábamos los cuarenta años de la aparición del libro de Perón “La hora de los Pueblos”. Atento pasamos la barrera de los sesenta, vivimos con intensidad los “Setentas”. En medio de las convulsiones de la época, no leímos con detenimiento este libro (hay que recordar que a la época de su aparición, el peronismo aun estaba proscripto). Cuando uno lo lee con detenimiento, ve que ese libro, era la plataforma desde donde Perón hizo sus últimos mensajes. Él preveía la caída del imperialismo soviético y la caída del imperialismo yanki. El primero “implotó” en 1989, y el segundo se estaría fragmentando ahora…Somos hijos de la Conferencia de Medio Ambiente de Estocolmo de 1972.Y desde ese evento y la liberación del precio del petróleo de 1973, precedida un año antes por la liberación de la cotización del oro; venimos estudiando y predicando acerca de la necesidad de pensar que era casi insoslayable empezar a pensar a vivir de una manera radicalmente diferente a la que preconizaba el “american way of life”, por estas tierras absorbido acríticamente por nuestra peculiar clase media (tan estigmatizada por Jauretche y Kusch) pero que aun en su empobrecimiento sigue “dictando” las pautas al grueso de la población argentina. En ese camino no nos sentimos solos. Nos respaldaba aquel mensaje casi profético de Perón de febrero de 1972. O autores o activistas como Brice Lalonde o Schumacher (“El de lo pequeño es hermoso”). Fue gracias a una cadena de buenas voluntades, catalizadas por la Internet, entre las que menciono la de Fernando Flores Morador (que mora en Suecia) y “Pachita” Austerlic (que tuvo que exiliarse en California por el macartismo- estalinista que campea en determinados cenáculos académicos de Argentina), que llegué a Ivan Ilich, por intermedio del emprendimiento Coalition For Autolearning, que anima Bill Ellis desde Maine, en Estados Unidos. A Partir del grupo Yahoo de Ellis, se fueron diversificando los accesos a un flujo de informaciones, que tomaban como un dato natural, el que pasarían cosas, como las que nos trasmiten los medios por estos días. Y en todas esas informaciones, nos sentíamos en sintonía, porque decían en ingles cosas que aquí veníamos diciendo “entre la cargada de todo el café”, como reza el tango. Por esos días, estoy preparando una charla, a la que me ha convocado una buena voluntad. Tomo como “motto” para mi eventual exposición, un marbete acuñado por Carlos Astrada, hacia 1964, en la segunda edición de su “Mito Gaucho”. Alli basándose en los contenidos de la “vuelta” del “Martín Fierro”, Astrada proponía una “gauchocracia comunitaria”. Tomando ese marbete creativa, heterodoxa e irreverentemente, esbozamos lo que queremos trasmitir: POR UNA GAUCHOCRACIA COMUNITARIA: RESISTIENDO DESORGANIZADAMENTE. En otras ocasiones, se ha dicho aquello que: “Crisis es oportunidad”. Antes alguien dijo: “Que en las circunstancias limite, esta el origen del filosofar”. Anda revoloteando el “Pensar afuera de la caja”.  No sé si Ghandi o Einstein dijeron que: No se puede resolver problemas con la mentalidad que los creo”. Y en esa "Vuelta” ya citada, José “matraca” Hernández”, escribió: “Hasta el pelo mas delgado/ hace su sombra en el suelo” Bueno, ahora que contamos con el concepto de “red”, y se esta dando el escenario, para arremeterlas con soluciones distintas a la que la “corriente principal “de los medios y las industrias culturales, nos han querido imponer.  Es hora de la  organización libre del pueblo” y del “uso intensivo de la inteligencia”.

De seguir el ejemplo de los cartoneros con sus “tecnologías apropiadas”; de multiplicar descentralizadamente emprendimientos artísticos como los de “Culebrón Timbal”. De considerar que las tribus urbanas, o rurales, se encuadren en expresiones como las murgas o se contengan en las entidades de bien publico de primer grado (“cara a cara"), a las que no les haya contaminado la burocratización. Nuestros enemigos, hablando de burocratización, son los comportamientos burocráticos, monopólicos y caprichosos.

Los propios y los ajenos.

Lo que ha sobrevenido sobre nuestras existencias concretas no se resuelve con las tecnologías que crearon este problema, sino con repuestas culturales propias y locales.

Si los gobiernos ayudan mejor. Pero no se puede esperar mucho de ellos, porque la burocratización ha esterilizado gran parte de su capacidad operativa. Arreglémonos entre nosotros.  A pie o en bicicleta.

Si esta como se asume es una gran crisis, es también una gran oportunidad. Y es ahora. Ya…

Buenos Aires, Viernes, 10 de Octubre de 2008