Make your own free website on Tripod.com

ACERCA DE BARCOS "BASUREROS"

 

http://choloar.tripod.com/choloar.html 

 

Para evitar caer en lo agresivo vamos a emplear el término "bizarro".

Lo que sigue es una muestra de como una actitud "bizarra", puede tener como efectos actitudes creativas o prácticas.

Hace pocas semanas, hemos recordado una comunicación nuestra de 2006, referida a la posibilidad de utilizar ramales ferroviarios desactivados para transportar los residuos domiciliarios- con un mínimo tratado - a zonas desérticas del país para ser depositados con el mínimo impacto ambiental.

 La problemática de los residuos (no a sólo de los domiciliarios, sino de los industriales, los patológicos y los radiactivos) es una característica considerada negativa de las megalópolis modernas. Pareciera que es aun mas grave en las metrópolis empobrecidas del Tercer Mundo.

El área metropolitana de Buenos Aires, no escapa a esas características. La configuración institucional de la misma condiciona el tratamiento de esta como de otras cuestiones, pero en esta se hace, valga la repetición, más flagrante. Y esta como el resto de la problemática metropolitana de la que resulta obviamente inescindible, ha de procesarse en el marco de la plena vigencia del ordenamiento constitucional argentino. Dicha vigencia, no soslaya la lucha permanente por la preeminencia que se da en todo agrupamiento humano; y que el protagonismo de esa lucha sea el de las personas que evidencian vocación política. Está demostrado que la legitimidad que sólo otorga el pronunciamiento ciudadano no es sinónimo de calidad institucional. Y esto genera la posibilidad que un legítimo representante del pueblo, presente proyectos, que respetuosamente no animamos a calificar de "bizarras".Esto demuestra la inescindibilidad de las luchas políticas con la formulación y ejecución de políticas públicas. Colorario de esto es la poca eficacia que tiene proponer políticas publicas sin respaldo político efectivo.

Lo precedente hace a la cuestión que nos ocupa en esta comunicación. Es conocido que el gobierno de la ciudad autónoma de Buenos Aires, tiene en los días que corren un signo político diferente del dominante en los Poderes Ejecutivos y Legislativos, tanto del gobierno Federal, como del gobierno de la Provincia de Buenos aires, y de casi todos los municipios con jurisdicción en el área metropolitana respectiva.

Con esa configuración política, y ya asumido el problema de la "basura", una de cuyas secuela en la resistencia de los vecinos de muchos municipios en recibir la generada en” toda el área"; surge una iniciativa de un diputado provincial del sector actualmente oficialista en esa jurisdicción, tendiente a prohibir la recepción en la provincia de Buenos Aires, de residuos domiciliarios generados en la ciudad autónoma de Buenos Aires.

Esta propuesta, de innegables connotaciones políticas, suscito en nosotros la inquietud que da lugar a la presente. Entrando en un terreno hipotético, uno puede suponer que se prohíba no sola la instalación, sino la circulación de dichos residuos. Atento la casi inexistencia de terrenos en la ciudad autónoma, surge por decantación, la vía aérea o acuática, para extraer los residuos cuya generación es como se sabe permanente. Descartada la vía aérea por onerosa, queda expedito el claro para considerar la vía acuática para transportar la basura domiciliaria generada dentro de la jurisdicción de la ciudad autónoma hacia otras regiones de la Argentina, donde previo tratamiento generaría un mínimo impacto ambiental. De todos modos las consideraciones, adquieren visos de más factibilidad si se considera a TODA el área metropolitana en este que no es nada más que un ejercicio de imaginación, formulado sobre bases reales y no imaginarias.  

Se trata de hacer un esbozo ,con visos de laguna ingeniería de detalle, para establecer : el lugar de acopio, el lugar de embarque, el tipo de embarcación, el lugar de desembarque, el medio de trasbordo, y el lugar de depósito de los residuos. La ciudad de Buenos Aires, tiene una suerte de muelle continuo desde la antigua dársena de hidroaviones, cercana al Aeroparque hasta las inmediaciones del viejo puente Pueyrredón. (Si sumamos como sugiere la racionalidad a toda el área metropolitana. Hay varios puntos de embarque desde el Puerto de Frutos de Tigre, hasta el puerto La Plata (Se incluye el Dock Sud al solo titulo de ejemplo de abanico de posibilidades) no sólo como puntos de embarque sino de acopio.

Para realizar el transporte se requiere un tipo de embarcación que pueda operar con escasas profundidades en los puertos de origen como en el destino (que como veremos mas adelante pueden ser dos).El tipo de embarcación adecuada de alrededor de 10 pies de calado (3 metros de profundidad), se conoce como "barcaza de ultramar". Ya se están fabricando en astilleros argentinos, o eventualmente se puede obtener mediante mecanismos de "charteo" en el mercado internacional.

El lugar de desembarque que se nos ocurre en el actual estados de nuestros conocimientos, es el muelle que existe en Viedma, provincia de Río Negro, y que fuera construido para operaciones del Ferrocarril Patagónico y que no se le conoce uso constante en las últimas décadas, aunque haya sido considerada su utilización en algunos estudios de factibilidad. Atento su diseño, este muelle, tiene acceso al ferrocarril, que desde allí llega hasta San Carlos de Bariloche, pasando por San Antonio Oeste. Precisamente, el pequeño puerto de San Antonio Oeste (no confundirlo con el puerto de San Antonio Este, apto para embarcaciones de mucho porte), podría servir para la operación de estas barcazas, ya que cuenta con alguna suerte de empalme ferroviario.

Sea desde el muelle de Viedma o desde el de San Antonio Oeste, la basura se cargaría en vagones ferroviarios, para llevarle al sitio que se elija, dentro del ramal mencionado.

Cualquier conocedor de lo que se conoce como "La línea Sur", o el tramo previo que va desde Viedma a San Antonio Oeste, tiene sitios donde se podría depositar y tratar los residuos, con mínimo impacto ambiental, y hasta la posibilidad de generar alguna actividad productiva y por ende generadora de puestos de trabajo.

Si desconocer que como todo emprendimiento , y sobre todo no convencional, adquiere viabilidad cuando tiene apoyo político, quedan esbozado; gracias a ese proyecto bizarro, como en Argentina, mediante una movilización creativa de los recursos disponibles, son factibles proyectos que hacen a la elevación de la calidad de vida, el desarrollos sustentable y la descentralización territorial, aun en contextos críticos como son los que desde hace mucho tiempo atraviesa la Argentina, altamente sensible al  acontecer planetario.

 

Buenos Aires, 16 de Marzo de 2009