Make your own free website on Tripod.com

DIRIGIBLES / ZEPPELINES: UN ARTÍCULO CANADIENSE COMENTADO EN CLAVE ARGENTINA

 

Por Alfredo Armando Aguirre

http://choloar.tripod.com/choloar.html

 

En su edición de Junio de 2006, la revista Airship, órgano de la Airship Association, con sede en Londres, publicó un articulo del doctor Barry Prentice, cuyo titulo traducido sería: “Panorama para el mercado de  dirigibles en Canadá. Un pronóstico cualitativo”. El doctor Prentice  es profesor de la Universidad de Manitoba y titular de una empresa orientada al empleo de los “Más livianos que el aire”(L.T.A) en las regiones por encima del Círculo Polar Ártico.

En alguna comunicación anterior, realizada a raíz de las conferencias sobre Dirigibles en el Ártico, que viene realizando dicha universidad con sede en Winnipeg, ya habíamos realizados algunas inferencias de las posibilidades de este medio de transporte en áreas como la Patagonia y la Zona económica exclusiva, a la que Argentina accede en plenitud merced a la ratificación parlamentaria  a la Convención sobre Derechos del Mar de 1982.

Es por ello, que realizamos una lectura del reciente trabajo de Prentice, en clave argentina, haciendo extrapolaciones no ya circunscriptas al sector patagónico -atlántico - antártico del patrimonio territorial argentina, sino a todo el territorio argentino.

Al respecto no podemos dejar de consignar que tanto en los inicios de la década del 20, cuando a iniciativa del Barón Antonio de Marchi, se intentó el uso comercial de los dirigibles en Argentina, el piloto italiano GAIO, señalaba que el territorio argentino era muy apto para el empleo de dirigibles. Hacia 1934, con motivo del vuelo que hizo el "Graff Zeppelin", a Buenos Aires, el promotor de esta tecnología, Hugo Heckener, decía en reportaje a Manuel Mujica Lainez -  uno de los pasajeros del periplo de Buenos Aires a Berlín -  conceptos similares a los expresados por Gaio a la revista “Caras y Caretas”.

La comunicación de Prentice, comienza con una sugerente referencia teórica de Kindleberger de 1962, que gruesamente resumida, dice que: Los cambios tecnológicos que reduzcan los costos del transporte pueden crear rápidas tasas de crecimiento en el comercio, debido a un doble estimulo. Los demandantes de cargas se muestran deseosos de usar nuevas alternativas de transporte debido a que los menores costos de los fletes se traducen en subas en la rentabilidad de sus productos. Simultáneamente los consumidores encuentran que el costo de las mercaderías que adquieren decrece debido a la baja en el costo de los fletes y ello hace incrementar sus consumos. Este doble estimulo es la base de una explosiva demanda para un nuevo servicio de transporte. Esas ideas se ven abonadas a nivel experiencias,  tanto por la expansión ferroviaria en el siglo 19,como  en la experiencia reciente en el transporte marítimo. El autor recoge la opinión que los últimos desarrollos tecnológicos  convierten a los dirigibles en el más prometedor medio de transporte de carga para el siglo que recién se inicia.

Tratándose la presente de una comunicación que transita por el camino de la divulgación nos parece redundante recordar que a los efectos de percibir las economías que genera el transporte por dirigible, que: Un caballo de fuerza(H.P.) arrastra 150 kilos en el camino pavimentado; 450 kilos en la vía férrea y cuatro mil (4000) kilos a los vehículos que flotan en el agua o en el aire(como es el caso de los “más livianos que el aire. Adicionalmente los L.T.A. no necesitan puertos, ni vías navegables, ni aeropuertos, ni rutas pavimentadas de acceso...

El autor hace a continuación una acotación muy sugerente, para quienes como nosotros apostamos a la introducción de esta “tecnología disruptiva”, y es la dificultad que la misma encuentra para implantarse allí, donde haya  ya instaladas otras alternativas de transporte, que a pesar de estar en desventajas con los dirigibles, mantienen una ventaja inercial, obviamente  facilitada por los intereses creados, y nosotros agregamos por pautas culturales emergentes de la persistencia en el tiempo de esas alternativas preexistentes.

Luego el autor introduce el concepto de “Pronostico cualitativo”(Qualitative Forecast), con el cual realiza el salto conceptual, que surge no de contar con certificaciones de dirigibles operando en climas árticos. Es decir que para formular el pronostico, se asume  que los nuevos dirigibles han de ser diseñados para operar con seguridad en climas invernales, lluviosos y ventosos(La comparación con la Argentina austral es insoslayable). Se estima que un proceso de certificación(habilitación técnica) para estos requerimientos, lleva alrededor de tres años, por lo que el pronóstico solo puede realizarse para el periodo 2009 al 2015.

Cabe recordar que durante la Segunda Guerra los soviéticos operaron dirigibles por encima del Círculo Polar Ártico, de la misma manera que lo harían los norteamericanos en el curso de la “Guerra fría”, sin olvidar la expedición italiana de Nóbile a la región

Para el estudio se asume como unidad de medida u dirigible híbrido con capacidad de cincuenta (50) toneladas de capacidad de carga. Cabe acotar que los dirigibles híbridos son aquellos que tiene incorporadas tecnologías que son propias de los catamaranes y los vehículos de colchón de aire(hovercraft. De ese modo la operatividad de los dirigibles se optimiza ya que pueden descender y ascender en cualquier superficie, como la de campos nevados o lagos helados: Una ves más queda claro que además de las ventajas en materia de consumo de combustible, el dirigible no necesita las instalaciones que requieren las aeronaves y solo necesitan un buen pronostico meteorológico. Si bien en lo que hace a las condiciones de aterrizaje o equivalente, se aproximan al helicóptero, este medio es de un altísimo costo operativo sea por su mantenimiento  como por el consumo de carburante.

El estudio prevé dos alternativas de demanda para estos dirigibles híbridos de capacidad para cincuenta toneladas de carga. La de baja demanda estima  ciento ochentaicinco (185 vehículos) y la de alta demanda, de seiscientos treintaicinco (635). Todo proyectado para el año 2015.

El estudio identifica los sectores y subsectores  demandantes de estos dirigibles híbridos de carga: Los sectores son (teniendo en cuenta el escenario geográfico al que va dirigido el estudio que son los territorios canadienses  situados al norte del circulo polar ártico): a) Minería, b)Abastecimiento; c) Respuestas a emergencia, y d) Industrias de la energía. Los subsectores de  Minería son: diamantes, oro y minerales básicos. Los subsectores de Abastecimiento de desdoblan en  reabastecimiento en el norte remoto y en el norte cercano. Los subsectores de  Respuestas a emergencia son: Incendios forestales y otros  incidentes(particularmente de tipo ambiental. Y los subsectores correspondientes  a Industrias de la energía son las arenas petrolíferas(que han elevado su cotización atento los precios del petróleo) y los gasoductos y oleoductos.

Aunque no debieran soslayarse las diferencias de desarrollo económico entre Canadá y Argentina, ni tampoco la mayor rigurosidad del clima canadiense con relación a la porción continental del territorio argentino, creemos que este estudio y sus comprobaciones, deberían ser seguidos minuciosamente desde nuestras latitudes, adaptándoselos a la circunstancia propia y haciéndoseles extensivos a los digeribles geoestacionarios  estratosféricos de  telecomunicaciones, los cuales tienen costos irrisorios en relación a la tecnología de los satélites artificiales.

Una vez mas tal como lo visualizaran Gaio y Heckener, salvo la restricción cordillerana(que deberá ser estudiada) el territorio argentino no ofrece  restricciones para la circulación de dirigibles. Ello también es aplicable a las conexiones con Uruguay, Brasil, el oriente Boliviano y Paraguay.

Quizás llame la atención que el autor no maneje la hipótesis del petrocolapso. Esa variante, quizás no tenga relevancia por la razón que el trabajo se sustenta en la explotación de los yacimientos gasíferos y de arenas petrolíferas que como se apunta mas arriba, han subido su cotización en función del agotamiento de  los yacimientos petrolíferos de fácil acceso. En fecha reciente se anunció la futura explotación de yacimientos de gas en Groenlandia en la misma zona ártica, lo que levanta reservas por parte de las ambientalistas, habida cuanta de la fragilidad ambiental de esos ecosistemas.

Es sabido, y ello se realza con hipótesis de tipo petrocolapso, que los dirigibles pueden ser impulsados por energía solar, atento sus voluminosos balones  son aptos para colocar células fotoeléctricas, como se han demostrado a nivel de prototipos, desarrollados también en el Canadá

Todo ello reiteramos amerita ser seguido en su evolución desde argentina. Somos reiterativos en divulgar el carácter disruptivo de esta alternativa para cambiar sustancialmente la irracional matriz de transportes, energía y comunicaciones de la Argentina. Y como manifestamos mas arriba la tecnología dirigible, no solo se aboca a los transportes, sino a las telecomunicaciones. Al respecto llama la atención que tanto el decreto de Política espacial del año 2006,como la creación por ley de una empresa para las comunicaciones satelitales, no considera como alternativa a los dirigibles geoestacionarios.

En este estudio canadiense como en las noticias que llegan desde estados Unidos, Japón, China, Sudáfrica y Alemania, se percibe que en las economías mas avanzadas la tecnología de los más livianos que el aire ha salido de los ámbitos de la ciencia - ficción y de los tableros de diseño, como acacia décadas atrás, cuando a la luz de la crisis petrolera de 1973,se comenzó a estimar que los dirigibles utilizados a nivel comercial hasta 1940 y a nivel militar hasta 1962,tenían un nuevo camino por transitar

Buenos Aires, 1 de agosto de 2006