Make your own free website on Tripod.com

LOS GLORIOSOS BASTARDOS

Por Alfredo Armando Aguirre

El sentido de las sentencias: "todo escrito es autobiografico", y de "describe tu aldea y seras universal", integra lo que denomino "articulos moños", que son aquellas elaboraciones, con las que pretendo condensar mis estudios, vivencias y elaboraciones precedentes, para avanzar en una nueva etapa del discurso en el que voy plasmando imperfectamente mi aventura existencial.

Tal vez desde mis 53 anhos, que discurren en la Argentina, en la ciudad de Buenos Aires, en el invierno austral del anho 2000 de la era cristiana, sea el momento adecuado, para discursear sobre una gloriosa bastardia, desde mis propias bastardias.

No puedo continuar avanzando mas en este polisilogismo, si no asigno al termino de bastardia, un juicio de valor afirmativo, en el sentido de ligarlo a los mas profundos jugos nutricios que alimentan "la fluencia vital" o "continuum cultural " argentina, teluricamente inescindible con la "Patria Grande " de "Nuestra" América "Profunda"

Seducidos por la barbarie de nuestro continente mestizo, esbozaremos una suerte de analisis herético, y en las ultimas palabras precedentes, estoy usando las que uso hacia 1953, Rodolfo Kusch para titular su primera obra senhera.

Este abordaje meztizo, demuestra las limitaciones de una historia que apela a lo notarial. Como si solo pudiera avanzarse en el campo del conocimiento, si no es mediante pruebas fehacientes, que podran ser validas para pleitos tribunalicios, codificados por el derecho positivo escrito, pero que muestran su superficialidad, cuando uno quiere ir mas halla de lo que se puedan captar de modo diverso nuestras respectivas individualidades.

Tal vez sea una ayuda, para nuestra aventura, el andamiaje provisto por la antropología cultural ,al estilo de Malinowsky, Radcliff Brown o Herkowitzs, y digo ayuda porque ella merece tambien cuestionamientos, como los que recientemente he leído del argentino Colombres, en el evento de celebración de los 10 anhos de " Argentina con tonada" , una sublime quijotada, que desde el conurbano bonaerense alientan voluntades como las de Alejandro Simonetti.

Quienes, aprendimos de jóvenes, que hay una técnica como "la observación participante", estamos habituados a escuchar en la gente alejadas de los aparatos formales que por aquí hegemonizan los sectores medios de las grandes ciudades que tienen como referencia a las universidades, que a su vez los vinculan acriticamente con los variopintos contenidos que llegan desde los distintos fanales de occidente, estamos habituados - repito - a escuchar otros testimonios, donde naufraga el lecho de Procusto, del método hipotético deductiva, y se agigantan concepciones como las del "realismo magico latinoamericano".

El estado actual de las investigaciones cerebrales, confirman aquello, que "el universo mismo no existe independientemente del observador", ya que cada uno reflexiona, siente, percibe y/o intuye a su modo. Lo que vamos absorbiendo y acumulando en nuestra sesera, pasa a formar parte del bagaje nocional previo y a su vez lo modifica.

En el area de las ciencias de la conducta, hay consenso que los primeros cinco anhos de vida son determinantes en la formación de nuestras respectivas personalidades. Y yo naci en Argentina, en 1947, en un humilde hogar de laburantes y mis primeros cinco anhos discurrieron, en una etapa dorada para los humildes de mi tierra: "La Nueva Argentina de Evita y de Peron".

Mi quinto cumpleaños, fue coincidente, con la muerte y los funerales de Evita, los que obrarían casi como un rito de pasaje en la conformacion de mi persona.

Pero como no nací de un repollo, habia tras de mi una convergencia de trayectorias personales, que me ligan a lo telúrico y lo popular.

Yo tuve y conocí ocho abuelos. Alguien me ha dicho que esa circunstancia merece un culebrón especifico. En realidad antes o después mis abuelos biológicos o se juntaron o casaron y luego se separaron y se volvieron o a casar o a "juntar", como entonces en el lenguaje de la gente sencilla se decía cuando un hombre y una mujer de amaban o se desamaban.

Tan solo mi abuela biológica paterna, venia de un hogar, constituido de acuerdo a las reglas de juego formales. Tan solo a ella es aplicable, y no sé hasta donde, la genealogía, a la que son tan afectos los que tienen ancestros en Europa o Cercano Oriente.

Hasta donde se: mi bisabuela paterna, era una india paraguaya, que se escapo de su país a la Argentina, para que no le quitasen, el ninho, que el hijo de algún patrón le habia hecho .

Mi bisabuela materna, también le dio su apellido a su "gurí", y en ella habia rasgos guaraníes y hasta negroides, alla en el norte entrerriano junto al Parana. Como era común oírlo a los abuelos criollos de nuestra generación, el mío también fantaseaba con ser el hijo de algún hijo de personaje famoso de la comarca.

Con mi abuela materna, directamente no sabemos de donde venia, pero algo sospechamos. Que era hija de una mujer o bien polaca o bien eslovena, de las que trabajaban en los famosos prostibulos de la calle Pichincha de Rosario. Algunas de ellas, y ese pareciera ser el caso de la madre de mi entrañable Abuela Amalia, cuyas cenizas conservo junto a mi PC, lograban casarse con alguno de los clientes, y entonces si estas mujeres, como mi presunta bisabuela, tenían alguna cría, la llevaban como "criadita" a la casa decente en la que su madre pasaba a ser la "mama de casa", de acuerdo a la moralina victoriana, a que adscribían quienes se habían ganado un lugar en las formalidades occcidentalizadas de la Argentina de las primeras décadas del siglo XX.

Y esas eran las historias comunes, de quienes de mi generación, tenían abuelos laburantes, "obreros rurales", estibadores, "trabajadores de los frigoríficos.

Claro que en esos lugares se trabajo, se fueron mixturando muchos con los inmigrantes europeos, comenzando una amalgama que aun no terminamos de digerir. Pero muchos no quiere decir mayoría.

Y por eso cuando hablamos de grasitas, no hablamos desde la asepcia o la curiosidad de algun antropologo estadounidense, aleman, canadiense o escandinavo, sino lo hacemos desde el "hedor", que alguna vez nos fue familiar, aunque ahora estemos bastante desodorizados.

Que individuos como yo hayamos adscripto al fenómeno peronista es casi como seminal. Y desde esa seminalidad amamos y analizamos el fenómeno y particularmente las trayectorias de sus maximos referentes: Evita y Perón.

Aunque un libro, reciente, haya, dado categoría mediatica a la condición de meztizo - aborigen e hijo natural(bastardo) de Peron, eso es algo que formaba parte de nuestros estudios, que incluyen recorridas por los rincones de nuestro país y complementados por visitas a archivos y bibliotecas.

Una vez en la ciudad de Roque Perez, uno de esos historiadores locales que nunca llegaran a las Academias, me contó parte de la historia. Luego alguien me acerco la fotocopia del acta de bautismo de Perón (como Juan Domingo Sosa)en la Parroquia de Lobos.

Juan Domingo, habia sido hijo de la hija de la cocinera del campo de la familia Peron ( una combinación de sardo con escocesa), con uno de los hijos de la familia. Un hecho casi ineluctable en las comarcas rurales argentinas, que algunos dicen que persiste en las mas alejadas.

Tal vez para que se cumpla su destino, al ninho hijo de la mestiza de origen araucano o techuelche, le paso lo que también le solía pasar a los mas "afortunados": la familia del padre, tomaba al ninho e intentaba "occidedantalizarlo", aveces haciéndolo estudiar, a muchos de ellos cura o militar.

Como Peron nació aproximadamente en 1895(ahora se dice que dos anhos antes)en el Pago de lobos, y el gaucho legendario Juan Moreyra, fue muerto por una partida policial, en ese mismo pago 20 anhos antes, me ha pasado por el caletre que bien podia ser Juan Domingo Sosa, el mismísimo nieto de Juan Moreyra. Y porque no ?" .Desde lo que ahora se llama perspectiva holística o "sincronía", en el contexto en que realizamos este desarrollo, no resulta un delirio decir que Peron era nieto cultural de Juan Moreyra.

Has testimonios que Peron no desoyo el llamado de la madre Tierra. Ya hacia 1935, publico su libro "Toponimia Araucana". Y tanto en la creacion de la Secretaria de Trabajo y Prevision en 1943; como en la Constitucion de 1949, como en la formalizacion de la Doctrina Justicialista en 1954, hubo cabida para el respeto a la vertiente aborigen de la argentinidad, mucho antes de que se "redescubrieran" , casi recientemente las bases prelocombinas de nuestras mayorias Grasitas, temporariamente ocultadas tras el masivo flujo migratorio , preponderantemente europeo de fines del siglo XIX y princios del XX

Luego de la batalla de Pavón, donde se produjo un punto de inflexión en el devenir de la Argentina formal, los indios de la tribu araucana del Cacique Coliqueo, por haber peleado del lado del vencedor( Mitre), recibieron en "recompensa" la titularidad de tierras, en sus tolderías, que paso por la toponimia occidental a identificarse como "Los Toldos", a unos trescientos kilómetros del Pago de Lobos.

En un campo cercano a esas tolderías, un cuarto de siglo después de la llegada al mundo de Juan Domingo, llegaba al mundo una ninha, producto del amor de otro patrón de estancia con una de las mujeres que trabajaban en el, y que obviamente no era su esposa ante la ley.

Cuenta la leyenda popular, que una vieja india que atendió el alumbramiento, predijo a la recién nacida un gran destino.

Cuenta también la leyenda popular, y con bastantes testigos, que una noche de 1944 aquel hijo de la mestiza y el estanciero, devenido en Coronel del Ejercito Argentino, y comenzando a encabezar una transformación de los mas postergados de su tierra, y aquella hija del estanciero con la empleada de su campo, ahora devenida en actriz de radioteatro. Cuenta la leyenda y también una parte de esa leyenda - Roberto Galan ( a la fecha aun entre nosotros)-, que los presento en un festival artistico benefico, en el estadio Luna Park de Buenos Aires.

Desde ese entonces ni la muerte los habría de separar.

Porque desde entonces comenzaron a ser esperanzas para los pauperizados, en medio de la moralina burguesa, que se regodeaba de sus bastardos orígenes, a lo que atribuían toda la perfidia, perfidia que era traducida por entrega para "sus queridos grasitas".

Por eso lo de los "glorioso bastardos", nuestros "gloriosos bastardos". Y recordando un film que llevaba ese titulo.

Su bastardía es lo que los religo a los descamisados argentinos, porque su historia era la de ellos. Y quienes los denostaban, ante sus seguidores, no hacían mas que estrechar esa comunión de estos con sus lideres, porque con su maravillosa intuición habrían de sentirlos como uno de ellos, conscientes que sus historias les eran familiares y reflejaban las suyas

Claro es, que este es deliberadamente un analisis heretico, hecho desde la seduccion barbara del mestizaje que nos hace hervir la sangre, como un grito testimonial a los que aun no pueden y/o no quiren reconocer el telurico silencio, la resistencia silenciosa o la creativa fagocitacion de nuestra América Profunda.

Buenos Aires, 23 de Julio de 2000

6:14 p.m.

 

.