Make your own free website on Tripod.com

"El iceberg TICs"

Por Alfredo Armando Aguirre

 

En el continuo flujo de información, que circula por la Internet, me ha llegado últimamente la foto de un iceberg. Se ha llegado a decir que la foto esta trucada, pero a mis propósitos, esa presunta adulteración, no hace más que "agregar valor" a la imagen.

Una vez más cuadra el apotegma oriental, acerca que: "una imagen vale más que 10.000 palabras", como instrumento para continuar analizando nuestras intensas vivencias en el plexo TICs.

Cuando me refiero a la noción de TICs( Tecnologías de la Información y la Comunicación), lo hago en un sentido lato. Ello implica que la noción no se agota a la computadora conectada de algún modo a otra computadora, sino abarca al escanner, a la videocámara, al fax, a la cinematografía, a la televisión en sus modalidades abierta o de cable, a la radiodifusión en todas sus modalidades incluyendo la radioafición y las propaladoras fijas y móviles, y a las bibliotecas populares y/o escolares.

Es innnegable que muchas de estas herramientas comunicacionales, preexistían a las computadoras intercomunicadas, pero se nos hace, que con la aparición de estas sus posibilidades se resignifican y se repotencian.

Las TICs en sentido lato utilizadas intensamente, generan una poderosa sinergia.

Estamos viviendo, en estas horas de octubre del 2002 de la era Cristiana, momentos que se nos ocurren de honda conmoción. Pareciera como si muchos acontecimientos preexistentes hubieran eclosionado los últimos tiempos, particularmente a partir de lo que simboliza la caída del muro de Berlín en 1989.

Sin pretender dar primacía al desarrollo tecnológico, como principal dimensión de los cambios que venimos vivenciando, podemos asumir al mero título de hipótesis que las tecnologías y particularmente las TICs, catalizan muchas posibilidades, inherentes a la misma condición humana.

Hace un tiempo, se me ocurre pensar,que los espiritus inquietos, que frisamos los cincuenta años, por estos dias, y por las costas del Río de la Plata, no captamos en su momento que la vecindad de Palo Alto con el Sylicon Valley; entre hippies, tecnólogos y estudiosos de la conducta humana, estaba generando la sinergia,que habría de liberarse tras el fin de la "Guerra fría".

No es redundante recordar que las TICs en su actual version, tienen su génesis, en la conmoción que provoco al complejo militar - industrial norteamericano, el hecho que los soviéticos pusieran un ser vivo a orbitar a bordo de un satélite articial, en 1957.

La maxima: "La invención es hija de la necesidad", le cabe al protocolo TCP/IP, que es el ingenio sobre el que se soporta toda esta masa cuanticamente creciente e inabordable de "relaciones humanas telematizadas".

Desde las vivencias intensas con las TICs, se percibe el ancance de la tesis formulada por aquellos discipulos de Bateson que desde Palo Alto, sostenían: que : "toda conducta es comunicación", o de aquel Eric Berne, que desde el mismo sitio, en la misma época(mediados de los sesenta), sostenía que las computadoras nos estaban enseñando mucho sobre el funcionamiento del cerebro humano.

Uno no puede menos que acordar con Adler, cuando hacia 1937, sostenía que "los genios y los artistas son los autenticos conductores de la humanidad", cuando recuerda haber leido a autores como Malitza, Toffler y Servan Scheirwer, que anticipaban los tiempos que hoy se nos han caido sobre nuestras existencia.

Todo lo predecentemente expresado a manera de preámbulo, recae en la imagen del iceberg, como alegoría para intentar un abordaje al fenómeno TICs y al impacto que su empleo genera en los alrededor de 6.200.000.000 tripulantes de la nave Tierra.

 

Creo que hay tantas formas de aproximación a este complejo fenómeno, como personas que se propongan hacerlo. En esta aproximación, es bueno recordar al Jung, que en sus "Tipos psicologicos", sostenía que: " es imposible encerrar la realidad en una fórmula".

Si partimos de una concepción de lo real como: "un océano de campos de energía interactuando aparentemente caóticamente", evitaremos caer en posiciones onmipotentes, asaz totalitarias, pero no estaremos exentos de padecer situaciones rayanas con la impotencia, tan peligrosa como el otro polo del espectro de posibilidades humanas.

 

Ya hace un tiempo, vengo compartiendo con algunos cyberinterlocutores la percepción acerca que el fenómeno TICs, alberga simultáneamente liberalismos como el de Adan Smith, anarquismos como los de Kropotkin y libertinajes como el del Marques de Sade. Toda una madeja de incertidumbre, de complejidad, de diversidad y de contradicción.

Por esa avidez de conceptualizar y medir lo que nos rodea, tal vez un reflejo de la cultura Occidental o "euroamericana", van apareciendo nuevos conceptos para categorizar los abordajes a la inconmensurable masa de interacciones en curso, por supuesto enmarcadas en las respectivas geoculturas preexistentes.

De entre dicha "neopalrla", destacamos la de los terabyts, la de los petaflops, y aun no hay nuevas palabras para la velocidad de la luz y para el ancho de banda.

El petaflop es la palabra que se acuñó,para dimensionar las crecientes magnitudes de operaciones por segundo que puede realizar una computadora. Hay en diseño maquinas capaces de hacer decenas de trillones de operaciones por segundo. Suelo decir a eventuales interlocutores que hagan una simple operacion mental de suma, o resta o multiplicación o división, y luego le recuerdo que en ese lapso de tiempo, se han realizado trillones de operaciones medidas en petaflops.

El terabys alude a la capacidad de almacenamiento de información creciente, que ocupa espacios ínfimos en relacion a las grandes bibliotecas que conocemos,y que hasta pueden prescindir del papel.

Esa velocidad de procesamiento, medida en petaflops, y esa capacidad de almacenamiento medida en terabyts, puede generar flujos de información que actualmente pueden circular a la velocidad de la luz( 300.000 kilometros por segundo),y esos flujos de para discurrir valga la redundancia más fluidamente. necesitan de cada vez más anchos canales de circulación y a eso se lo denomina "ancho de banda".

Soy de los que cree, que la sinergia que generan la interacción de los fenómenos que conceptualizamos provisionalmente como petaflops, terabyts, velocidad de la luz y ancho de banda, están abriendo traumáticamente un nuevo tiempo humano, que no cambiara las invariantes de la condición humana, pero que nos brinda la posibilidad de ser más cooperativos y/o más conflictivos en nuestras irrepetibles y finitas parábolas vitales.

Soy de los que cree que esta sinergia, esta dejando sin validez mucho de los supuestos sobre los que la humanidad venia organizando su traumática convivencia.

Se me hace que esa sinergia esta haciendo volar por el aire, muchos presupuestos, explícitos o implícitos, y que tamaña situación, no es percibida masivamente, cabiéndonos a quiénes entendemos que la cultura individual tiene una funcion social, procurar hacer un aporte acerca del nuevo tiempo humano que como un cataclismo se abate sobre nuestras vidas cotidianas.

 

El mundo de nuestros días es un mundo de inequidades. Si así no fuera, no tendrían sentido nociones como "desarrollo " y "subdesarrolo", "Norte" y Sur".

Desde donde se la contemple toda inequidad, implica un juicio de valor negativo. Cosa diferente sucede con la diversidad, noción que por no haber sido asumida por poderosos, aunque minoritarios sectores del planeta, realimenta las inequidades.Es en ese contexto de inequidades ha surgido el concepto de "brecha digital". No se necesita andar mucho camino para colegir que la Brecha digital( establecida entre quienes ya accedieron al fenómeno TICs y quienes no accedieron), no es más que un colorario de la brecha entre desarrollo y subsesarrollo,o un capítulo adicional de la brecha tecnológica.

Como toda conceptualización, el de "brecha digital", no deja de ser un producto surgido de la permanente lucha por la preeminencia que caracteriza la aventura humana. E interesado por añadidura.

Al insinuar hasta que punto la "brecha digital" lo es, uno apunta a poner en duda cierta creencia del fenómeno Tics como panacea de la cuestion social del planeta.

No puede dejar de reconocerse, que intensas vivencias en el mundillo TICS, permiten escalar a enfoques, que antes no se percibian de ese modo. Pero tambien esas vivencias intensas, permiten barruntar que desde cada parabola existencial uno podría haber llegado a las mismas conclusiones, prescindiendo de las TICs y partcularmente de las computadoras e Internet. De este modo, uno puede concluir al menos provisoriamente, que se puede relativizar a las Tics. Son herramientas comunicacionales, pero no las unicas. No son excluyentes. Reiteramos lo que ya hemos manifestado con anterioridad: "Tambien se puede vivir sin Internet".

Ello no obsta, para que hecha esa aseveración, uno no se tienta tentado a seguir intentando una aproximación a un fenómeno que ciertamente trastoca los parámetros preexistentes sobre los que venían discurriendo nuestras respectivas parábolas vitales.

Entre las conclusiones que se hacian hacia fin del milenio concluido( dicho sea de paso, otra de las convenciones que los humanos utilizados para comunicarnos), alguien decia: que: "todo lo que existe, preexiste, subsiste y coexiste". Al respecto, cabe enfatizar, que con las Tics en funcionamiento, ese apotegma disemina exponencialmente, una tesis que venía del presocrático Anaximandro que decia "todo esta en todo y se refleja en todo", de la que se haria eco Nicolas de Cusa, y que esta en los entresijos de la física cuantica, que aunque formulada hacia principio del siglo que finalizó, está eclosionando en fecunda sinergia con las Tics, particularmente cuando desde el campo de las "ciencias duras" pasó al campo de las humanidades y particularmente a los territorios estéticos.

Hoy ya no asombra a muchos:" el todo esta conectado con todo" o los paradigimas holísticos , Gaia o similares.

Claro, que hay estructuras de pensamiento,enmarcadas en instituciones que fueron diseñadas cuando nociones como las de petaflops, terabyts, ancho de banda y velocidad de la luz, tan solo eran vislumbradas por artistas o filósofos. Una relectura desde este nuevo tiempo de la pieza "Los intereses creados" de Jacinto Benavente, nos sugeriria mucho de la "neofobia"(temor a lo nuevo, Pareto dixit), que genera el fenómeno Tics.

El mismo, arroja nuevas luces, sobre las vulnerabilidades, de la organización como uno de los productos de la modernidad(que muchos consideran inserta en la occidentalidad).Esto ya habia sido visto desde la novela de anticipacion, como desde críticas como las de Max Weber, Roberto Michels, Norkotte Parkinson y Djilas. La organización, como idea pura propia del iluminismo europeo, se tradujo en concretas burocracias. Estas burocracias, en todos los ambitos donde se prentedió organizar el quehacer humano, terminaron ensimismándose y captando recursos y energías para beneficio de los que las fueron dominando sucesivamente. Y este fenómeno, del que abominamos, se viene dando allí donde se viene pretendiendo "organizar".

El fenómeno Tics pone a prueba a las burocracias públicas y privadas. Resulta coherente la actitud de apropiación que las mismas vienen emprendiendo con el fenómeno. Ello dá lugar a una contienda en curso de ejecución, porque como esto está en simultaneidad y sinergia, con la creciente toma de conciencia de aquello que sintetizara José Hernández :"Hasta el pelo más delgado /hace su sombra en el suelo"; las TICS posibilitan que, aun a pesar de una "brecha digital" que consideramos circunstancial, juntamente con el bagage conceptual, que hemos venido delineando precedentemente, de minima, relativizaran la capacidad neutralizadora de las burocracias.

Lo más sugerente de las Tics, es la capacidad de relacionamiento interpersonal, en tiempo real y/o diferido.

Entre las reservas que genera el fenómeno, estan las denuncias de manipulación o hegemonismo, lo que implica restricciones a ciertos tipo de libertades. Se nos hace, que la posibilidad de manipulacion en las interacciones que se puedan generar en 6200 millones de personas(guarismo ovbiamente creciente), se licuará en la inmensurable masa de intercambios.

Cierto, y recordando a Emerson, que:"Solo podemos ver afuera, lo que tenemos adentro", con lo cual estamos reconociendo que "todo es posible para el que cree". Mas aquello "numinoso"( Rudolph Otto), que nos sugiere la sinergia de petaflops, terabytes, velocidad de la luz y ancho de banda, nos invita a protagonizar y/o a presenciar nuevas maneras de procesar las invariantes de nuestra respectiva condición humana. (Buenos Aires, 10 de Octubre de 2002)