Make your own free website on Tripod.com

Chimerica: un neologismo acuñado en la COP 15

 

Por Alfredo Armando Aguirre

 

Tal como era previsible, uno de los subproductos de las “cumbres” de la capital danesa sobre cambio climático, tendría como subproducto, una mayor difusión de la problemática ambiental.

Los “habitúes” de estas reuniones y temáticas, no hicieron más que mantenerse en sus posiciones antagónicas. Esos posicionamientos se venían insinuando desde la conferencia de Estocolmo de 1972, se perfilaron en la Eco 92, y confrontaron abiertamente a partir de Seattle en 1999.

El bloque llamémosle hegemónico del g- 8 ampliado, no hizo mas que ratificar lo acordado en L’Aquila en julio de este año.

No se ha dicho o hecho nada nuevo, para los que venimos siguiendo lo más equitativamente posible a los paradigmas encontrados que viene procesando estas cuestiones.

No es fácil, despojarse de las perspectivas ideologizadas que soporta a cada uno que se interesa en estos temas.

 

Particularmente, me ha llamado la atención lo que se dijo en la cumbre paralela de alcaldes (Intendentes Municipales), y mucho sentido común tuvo la alocución de Terminador Swartzenegger, o como se llame, a la sazón gobernador de California.

Lo de China y su peculiar relación con Estados Unidos (ya se ha acuñado el neologismo “Chimerica”, para la simbiosis, articulada con los bonos del tesoro estadounidense en manos de la cúpula pekinesa), no es mas que un paso mas hacia la visibilización, del proceso que arranca con la “liberalización” de la economía china que arranca en 1978. Son conocidas las acerbas críticas que va generando este modelo que combina el disciplinamiento social con la estrategia de las trasnacionales. 

Una vez más queda en claro el alineamiento de Brasil respecto a los intereses norteamericanos. No en vano participaron en la Segunda guerra Mundial en el bando aliado, ni recibieron porque si el marbete de país clave en la era Nixon(El Richard). Hay que recordar que el Lula de Brasil es vocero de las posiciones del MERCOSUR.

Todavía perduran los ecos de la caída del muro de Berlín, y seria bueno, que aun para los más críticos, asumir que eso se produjo.

Los posicionamientos críticos o acríticos deberían asumir que la globalización/mundialización asimétrica es el escenario sobre el que deberían trabajar, los que deseen participar. Los que no lo hagan, sepan que también experimentaran las consecuencias de lo que se haga en sus respectivas cotidianidades. Y esta globalización asimétrica, tiene como componentes de fondo la crisis energética, la emergencia alimentaria y el cambio climático.

Buenos Aires 21 de diciembre de 2009