Make your own free website on Tripod.com

REMEMORANDO ANIVERSARIOS ESCOLARES

 

Me asiste la duda, si lo que sigue es algo publicable, o si debe ser algo , digno que formar parte de aquellos diarios personales, que parecieran estar pasados de moda, al menos en nuestro entorno.

Me queda claro que lo que sigue, se encuadra en aquella sentencia de Goethe, que "todo escrito es autobiográfico".

Vaya pues transitando esta comunicacion por el sendero de lo testimonial. 

Y de suyo de lo subjetivo.

Frisando los 63 años, uno tiene muchas reservas con esa asepcia que el método experimental matemáticamente formalizado, intentó imponer como monopolico camino hacia el conocimiento.

Resulta que semanas atrás, vino a mi mente la circunstancia de que el 1ero de diciembre del año en curso , se cumplirían cuarenta años de nuestra graduacion universitaria.

Así las cosas,lo primero que se me ocurrió fue  saludar por correo electrónico al compañero con el que compartimos esa graduacion ese dia, a la sazón cumpliendo funciones diplomáticas fuera de Argentina; asi como a otros tres compañeros de Facultad,con los que conservaba algún contacto.

Me  puse luego a meditar sobre esas cuatro décadas, y en el decurso de la meditacion caí en cuenta que ese aniversario,coincidia con otro: el medio siglo de la finalización de mis estudios primarios, en la Escuela Nº 1, de mi natal Ensenada de Barragán.

A esta altura de mi parábola vital, al menos en lo que hace a educación, sea formal o informal, estoy persuadido de que los niveles son iguales en importancia en cuanto a la formación de cada persona. Es más; los niveles últimos, sólo son viables por el completamiento de los anteriores.

Todo se ha ido almacenando en nuestra mente,y se ha integrado dinámicamente,aunque esto recien se esta reconociendo.

Y en ese sentido,ya lanzado a la meditación, caí en cuenta que no podia dejar de lado otro aniversario,tal vez obvio: con diferencia de pocas semanas al medio siglo de la finalización de los estudios primarios, se cumple medio siglo del inicio de los estudios medios, que mi familia decidió que fueran en el Liceo Naval de Río Santiago, instituto entonces "de moda", aunque hoy hasta resulta "politicamente incorrecto" decir que uno completó sus estudios medios alli.

Parece una obviedad,pero caigo en cuenta que salvo alguna otra esporádica incursion; cursé los estudios primarios, medios y universitarios, en una solo institucion educativa en cada ciclo.

Asi transcurrio mi educación formal entre 1954 y 1969.

Con ese bagaje me inserté en el mundo laboral hacia fines de 1968.

Con la jubilación,instalada ya sobre mi horizonte existencial, uno no puede dejar de meditar sobre este tránsito en lo que se conoce, como integante de la "población economicamente activa", inmerso en el acontecer argentino.

Si uno se toma el trabajo de leer la información censal disponible(El ultimo censo es del 2001),  se percata que una pequeña minoria de la franja etaria en la que esta incluido, alcanzó la calificación formal de estudios universitarios completos.

Aveces la pertenencia a ciertos ambitos laborales o localizaciones geograficas, hace perder esta perspectiva. Y eso lleva a confusiones, en la que me esfuerzo en no caer(aunque caiga...).

Y lo primero que me viene a cuenta, es  que ese logro, fue posible porque habia familias que hacian sacrificios, pero en un contexto donde esos sacrificios, tenian traducciones prácticas.

Eso es valido para el grueso de aquellos que pudimos realizar esos trayectos educativos, provenientes de familias humildes, en las que eran frecuentes abuelos analfabetos o que a duras penas habian podido completar algun año del primario.

No se trata de nostalgias de edades doradas; vivimos una realidad distinta, donde estadísticamente es creciente la cantidad de personas con calificaciones formales del sistema educativo, pero donde las posibilidades objetivas y subjetivas de realizacion laboral o profesional, se han achicado en manera ostensible.

Uno podria conjeturar que el proyecto que tenian en mente los que desencadenaron esa oleadas de gente formalente instruida o bien no se pudo plasmar, o bien la estimación fue exagerada.

La gente que se tuvo que exiliar por diversas razones, es una suerte del mecanismo de exclusion que testimonia ese desgarrador desajuste.

Las cuotas de frustracion mutidimensionales, que uno comparte con su franja etaria y las vecinas, es otra de las caras de ese cuadro, que es un componente de este estado de cosas que nos deja con un regusto muy amargo en nuestras sensibilidades.

Tal  vez quien lea esto(si finalmente decido publicarlo) dira que estoy "tirando palidas".

Puede ser.

Lo que yo percibo,considerandome un privilegiado, encuanto a las posiciones laborales que he podido alcanzar con esos niveles de educación fomal, es que en materia de conocimientos percibo un  gran desequilibrio entre lo que he podido aprender y lo que he podido hasta ahora aplicar de lo aprendido.

Ya instalado en el sendero que conduce a la jubilacion, hago explícito mi propósito de volcar en instituciones de bien publico(como en parte ya lo vengo haciendo) todo ese acervo de nociones, que se irá conmigo en el momento que emprenda el viaje hacia lo insondable.Explicit

(02/12/2009)