Make your own free website on Tripod.com

 “WALTER LEMOS: A MEDIO SIGLO DE SUS HAZAÑAS ATLETICAS”

 

Por  ALFREDO ARMANDO AGUIRRE

 

Fue el día como hoy 15 de diciembre, pero hace medio siglo que Walter Candido Lemos, solo dos décimas de segundo detrás de ese grande del atletismo  argentino  que fue Osvaldo Roberto Suárez, con una marca  de 29 minutos 30 segundos 8 décimas ( y repitiendo el registro que había logrado  el 17 de marzo de ese mismo año) ,en los 10.000 metros llanos y en la pista del Club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, culmino lo que con el correr del tiempo sería su temporada de máximo rendimiento deportivo.

Lemos, oriundo de la ciudad santafesina de Sunchales  comenzó a figurar en el candelero del atletismo nacional con su participación en los 5.000 metros del Campeonato Sudamericano de 1952 realizados en Buenos aires. Eran los tiempos de legendarios maratonistas como Delfo Cabrera, Reynaldo Gorno, Ricardo Bralo,  Corsino Fernández.

Comenzaría a llegar a la consideración popular al ser el ganador de la Maratón de los Barrios de 1954, la tradicional prueba de organizaba la revista el Grafico. La tapa de esa revista, era uno de los premios que se otorgaba al ganador, y era como un pasaporte hacia el Olimpo deportivo

Ganar de la carrera pedestre del 20 de julio de 1955 entre el Obelisco y la Residencia presidencial de Olivos, seria el comienzo de su calvario deportivo. Recibió de manos del mismo Presidente Perón, una motoneta como premio.

Este pináculo de los logros deportivos que hoy evocamos se inicio el  19 de Febrero de 1956, teniendo como perspectiva los Juegos olímpicos de Melbourne, que se realizaron entre noviembre y diciembre de ese año.

Como antesala de sus posibilidades, Walter, marcó un tiempo de 30 minutos (en adelante min.) 24 segundos (en adelante seg), 10.000 metros (En adelante mts.), estableciendo un nuevo record argentino y sudamericano, hasta entonces en poder del recordado entrerriano Raul Ibarra. El 24 de marzo de 1956, volvió a superar su propio record de 10.000 mts,  con un registro de 30 min. 10 seg.

El 7 de de Julio de 1956, Suárez y Lemos en ese orden harían marcas  de 29 minutos 49 segundos una décima y Lemos 3 décimas atrás. Ambos batieron el record sudamericano, estableciendo marcas de nivel mundial, que por ese entonces estaban en manos de Sandor Iharos, Vladimir Kutz y Gordon Pirie.

El 16 de septiembre de 1956,  Lemos en 3.000 metros llanos con un tiempo de 8 min, 15 seg.  9/10, establece en la pista de Villa Dominico un nuevo record argentino y sudamericano

Luego vino la suspensión política que le impidió participar en los Juegos Olímpicos mencionados. La fobia "gorila" demostró también en el sector deportivo, tan caro a los sentimientos del pueblo peronista y del mismísimo general Perón, que había que dar un escarmiento aleccionador. Y así con "la  Revolución Libertadora" apareció la triste intervención Huergo a la Confederación Argentina de Deportes y al Comité Olímpico Argentino. "El libro negro de la Segunda Tiranía" muestra lo que tuvieron que pagar nuestros mejores deportistas por dedicarle sus triunfos internacionales (que nadie les facilitaba) o por percibir el reconocimiento a sus conquistas.

Al respecto vale recordar a la "Comisión Investigadora num. 49, que funcionaba en dependencias de la Vicepresidencia de la Nación, a cargo del Almirante Rojas. Algo de esto se vislumbra en los artículos que en la revista " El Grafico ", de Buenos Aires, del 9 de noviembre de 1956, Num. 1942, firmaron Dante Panzeri y Alberto Salotto

Pero para que el castigo sirviera de ejemplo, se escogió como sanción la no concurrencia a los Juegos de Melbourne de aquellos que tenían verdaderas posibilidades de podio y estaban sindicados como afines al "régimen depuesto".

La decisión se terminó de tomar el 29 de octubre de ese año, y Walter estaba en la lista de los suspendidos.

Establece Lemos el 4 de noviembre de 1956,  en 5.0000 mts. un tiempo 14 min. 26 seg., su mejor marca en esta distancia en pistas argentinas

El 3 de diciembre de 1956, establece en 3.000 metros,  en la pista de césped  de Talleres,  de Remedios de Escalada de 200 metros. (Villa Dominico, un registro), 8 min. 31 seg.; registro que dada las características reducidas de la pista, es igual o quizás superior a su record en la distancia. El 23 de diciembre culmina el año  con una marca de 9 minutos 5 segundos en la distancia de 2 millas terrestres, también récord sudamericano.

Al finalizar los Juegos de Melbourne, perversamente, se levantó la suspensión

.. En la clásica carrera pedestre “San Silvestre”, realizada en San Pablo Brasil, entre los últimos minutos de 1956 y los primeros del 57. Lemos entra  cuarto, en la carrera que Suárez le gano al bicampeón olímpico de Melbourne Vladimir Kutzs, y pocos días después, en el estadio  de Pacaembu, San Pablo, Lemos le gana al subcampeón olímpico Gordon Pirie. Esta perfomance sustenta aquello de las, medallas olímpicas que hizo perder la intervención "Libertadora".

El 17 de marzo de 1957- como mencionamos mas arriba,   en la pista "Prospero Allemandri"    de Gimnasia y Esgrima de  Buenos Aires. Lemos establece un nuevo record sudamericano de 10.000 metros con 29 min. 39 seg 8/10.

El 21 de Abril de 1957, en la Media maratón de Viña del Mar en Chile, de 21.097 mts., establece con una marca de 1 hora 5 min., 15 seg. 8/10;  record sudamericano en la distancia.

El 7 de mayo de 1957, en Villa Dominico, establece para los 30 kilómetros en pista un registro de  una hora 37 min., 50 seg. 5/10, nuevo record argentino y record sudamericano, ¡¡A SOLO once segundos!!! del record mundial del legendario Emil Zatopek. Cuenta la “tradición atlética”, que ese día, a raíz de lo monótono que resultaba dar casi 75 v vueltas a la pista, Lemos le grito al singular dirigente atlético Armando Borsato: “Che Borsato poné a “los Chachaleros”, pidiendo de ese modo que por los altavoces pusieran alguna grabación del popular conjunto folklórico…

 A raíz de este record, el Gobierno de la Unión Soviética, lo invito a visitar ese país,  junto con la actriz Lolita Torres - que como es sabido era muy famosa por allá - pero la Intervención Huergo prohibió ese viaje.

Vale recordar que todos estos registros no se hicieron en pistas de solado sintético, sino en aquellas de polvo de ladrillo o carbonilla.

Se hace esta aclaración para ponderar la calidad de los mismos, teniendo en cuenta el nivel mundial de la época en que fueron hechos

En orden a los registros esa fue la culminación de su trayectoria. Luego Lemos: participo en el Campeonato Sudamericano de Montevideo, en 1958; en los Juegos Panamericanos de Chicago, en  1959 y en los juegos Olímpicos de Roma: Cabe recordar que con motivo de la

Selección de 35 kilómetros en Villa Ballester para ganar en derecho a participar en la participar de esos juegos, el 21 de mayo de 1960, registro una perfomance de nivel mundial con  tiempo 1 hora 56 minutos 01 seg.

Su ultima actuación importante fue el 2 de junio de 1963, donde salio tercero en la selección de 21 kilómetros para el campeonato sudamericano de Cali, con una hora 09 minutos 00 segundos.

Recordamos haberlo acompañado en sus últimas carreras en Balcarce, Tigre  y La Plata en ese mismo año.

 

Si este atleta  de  Sunchales, no alcanzo aun más gloria deportiva, ello debe atribuirse a dos elementos. Uno de tipo institucional que fue la " Revolución Libertadora, que prácticamente troncho la posibilidad de la medalla olímpica y aun del record mundial. El otro factor, que en algún modo opaca la trascendencia de Lemos, fue  que su esplendor deportivo, coincidió con el de uno de las mas grandes atletas que produjo esta tierra: Osvaldo Roberto Suárez, el corredor de Wilde múltiple campeón sudamericano, iberoamericano y panamericano, y triple ganador de la famosa "Corrida de San Silvestre", de Brasil.

Walter siempre vivió de su noble oficio de carpintero. El año pasado (2006) se jubilo como tal en el edificio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde ingresara en 1952. Hombre de carácter recio- le decían “Caldera”-  nunca se prestó a las patéticas miserabilidades que a veces afloran alrededor del deporte

En los últimos tiempos se ha realizado algunos reconocimientos públicos a la trayectoria que hoy evocamos. Así en 1906, la Dirección de  General de Actividades Deportivas, de la ciudad de Buenos Aires, a cargo de Víctor Lupo, lo incluyó entre los galardonados en la primera entrega del premio “Mary Teran de Weiss”; y en el Torneo Internacional Pierre de Coubertin, realizado en la ciudad de Mar del Plata, se le entregó el premio a su trayectoria atlética. En este 2007, Walter fue incluido entre los galardonados con el premio “Delfo Cabrera”, que otorga el Honorable Senado de la Nación.

Vaya pues este recordatoria para quien  viene siendo desde nuestra adolescencia un maestro del deporte y de la vida .

( Buenos Aires, 15 de diciembre de 2007)